Somos privilegiados, las experiencias de la Asociación GRECAM

Somos privilegiados, las experiencias de la Asociación GRECAM

Etiquetas: 
Escritores, Festival Internacional de Poesía de La Habana, sala Villena
  • Desde el Festival Internacional de Poesía de La Habana la Asociación GRECAM en intercambio de experiencias y saberes. Fotos: Héctor Navarro
    Desde el Festival Internacional de Poesía de La Habana la Asociación GRECAM en intercambio de experiencias y saberes. Fotos: Héctor Navarro

Las artes han sido siempre un modo de expresión, una forma para comunicar sentimientos, reflexiones o posturas sobre determinados temas. Pero antes, el artista debe conocerse bien, tener momentos de introspección para poder ser sincero con su obra y con el público a quien la dirige. Ese es el caso de la Asociación GRECAM, un grupo italiano que como parte del Festival Internacional de Poesía de La Habana compartieron su historia en la sala Villena de la UNEAC.

Carla, una de las integrantes del grupo, contó al público que todo comenzó cuando el poeta uruguayo Norberto Silva fue invitado a Roma como psicólogo de la Escuela de Fonoaudiología. Con él, trajo un trabajo psicoterapéutico que no existía en Italia, en el cual se le daba valor al cuerpo y al movimiento. Quienes se entusiasmaron con esta nueva terapia se agruparon, de allí finalmente salió un solo grupo, el que hoy se conoce como Asociación GRECAM y que tiene ya 30 años.

La historia

En momentos difíciles para Italia se reunieron muchachos diferentes entre sí, con distintas profesiones y experiencias quienes buscaban un lugar dónde sentirse cómodos. Carla asegura que escogieron a Norberto como psicoterapeuta porque proponía jugar con lo que era cada uno pero no hacerlo por separados. Fue entonces cuando aprendieron a estar juntos y a la vez a reconocerse en su individualidad.

Comenzaron entonces a trabajar, contando y reconociendo sus historias desde una perspectiva distinta, lo hacían ahora a través de la música y la danza. Crearon entonces los primeros espectáculos del grupo a partir de las propias historias de cada uno de ellos. Habían decidido contarlo todo utilizando el teatro y junto con Norberto decidieron dejar la psicoterapia y pasar a esta nueva etapa. En el proceso rompieron la regla establecida de que los miembros de estos grupos deben terminar luego de un tiempo, ellos por el contrario, continuaron juntos.

Cualquier cosa que creamos en el GRECAM, explicó Norberto Silva, está unido a nuestro mundo psíquico y a nuestra historia. En los inicios asistían pocas personas a los espectáculos y los llamaban locos. Hoy, aseguró Norberto, si son 3 o 4 días de funciones el teatro siempre está lleno. Los locos contagiaron a todos dijo sonriendo.

Las experiencias

Caterina fue otra de las integrantes del grupo que compartió sus experiencias con GRECAM en la sala Villena. Ella explicó que el trabajo del grupo comienza con el cuerpo, moverse permite buscar quién eres. Así el espacio interno, cerrado, puede empezar a abrirse, a respirar.

Obras como No conozco el mar, pero lo sueño o Relojes de arena han sido representadas por el grupo, donde ellos mismos, que no son actores, ni bailarines ni técnicos preparan todo. Según Catarina trabajan mucho en cada puesta y cada uno usa sus capacidades para enriquecer el espectáculo. Es una creación colectiva, afirma Catarina.

“Durante años he atravesado muchos grupos sociales para detenerme al final en el GRECAM. En este espacio he encontrado la vida, y aquí me he quedado. En el GRECAM he aprendido que puedo no sentirme solo, y he descubierto que con mis compañeros puedo compartir mis ideas sobre la vida y el mundo, mis emociones y sensaciones, los miedos y las fragilidades, sin deber dividir las pasiones de la razón, ni poner las primeras bajo el control de la segunda. En el GRECAM el análisis de mí mismo ha sido el punto de partida y la condición para permitirme leer el mundo en una manera más concreta, menos abstracta; aprendiendo a reconocer y contrastar las convenciones familiares y sociales que nos envuelve”, contó Gianni otro de los integrantes del GRECAM que vino a La Habana como parte del Festival Internacional de Poesía.

La poesía, entre ellas las de Norberto Silva, se ha incorporado también a las puestas teatrales, pero además ha ganado un espacio propio en el grupo GRECAM. Franco, uno de los integrantes involucrados en esta parte dedicada a la palabra, contó que solían reunirse a leer poesía por dos horas y que salían de allí renovados. No obstante más adelante fueron incorporando actrices que leyeran los textos, luego videos, música e incluso han viajado a los lugares donde determinados poetas escribieron sus obras, para así comprender mucho mejor sus palabras. Planean ahora dedicar una sala de la sede del GRECAM en Roma a la poesía.

Un grupo multicultural

Teatro, música, poesía, instalaciones, videos son algunas de las manifestaciones artísticas que cultiva la Asociación GRECAM, en la que no solo participan sus integrantes, sino que van incorporando a otros artistas y sobre todo a quien llegue a sus sedes interesado en estos procesos creativos que además de vía de expresión, son formas de llegar a conocerse mejor, de conectar también hacia el interior.