Tarde para celebrar la diversidad

Tarde para celebrar la diversidad

Etiquetas: 
Escritores, sala Villena, homofobia, transfobia, teatro
  • Estudiantes de la Escuela de Wu Shu bailaron la Danza Mula-San, en honor a la heroína del gigante asiático. Fotos Héctor Navarro
    Estudiantes de la Escuela de Wu Shu bailaron la Danza Mula-San, en honor a la heroína del gigante asiático. Fotos Héctor Navarro
  • El travestismo se remonta a épocas pasadas, explicó el actor Rolando Núñez, conductor de la actividad. Fotos: Héctor Navarro
    El travestismo se remonta a épocas pasadas, explicó el actor Rolando Núñez, conductor de la actividad. Fotos: Héctor Navarro

La sala Villena de la UNEAC se convirtió este miércoles, como cada año, en el escenario donde los escritores y artistas cubanos reafirmaron su apoyo a la lucha contra la homofobia y la transfobia. Como parte de la Jornada Cubana que se dedica a crear conciencia sobre la importancia de respetar al otro y de celebrar la diversidad se realizó una actividad cultural que contó con la presencia de la Doctora Mariela Castro y el escritor y presidente de la UNEAC Miguel Barnet.

El primer invitado en compartir su arte ante una sala Villena abarrotada fue el escritor Miguel Mejídes, autor de una extensa obra narrativa y quien recibiera el Premio Juan Rulfo por su cuento “Rumba Palas”. Mejídes leyó a los presentes fragmentos de su cuento “Mi prima Amanda” escrito en 1978. Pero esto fue solo el principio.

La siguiente sorpresa de la tarde fue la actuación de la actriz de teatro chino Ana Lee, quien junto a la Escuela Cubana de Wu Shu, la cual dirige su hijo el maestro Roberto Vargas Lee, interpretaron la Danza del León, más tarde Ana Lee regresó vestida de hombre para ofrecer un pequeño monólogo del teatro chino. Los alumnos de la Escuela de Wu Shu bailaron además la Danza de Mula-San y al terminar una de las alumnas recordó a Mulan, esa joven china que se vistió de hombre por 12 años para tomar el lugar de su padre en la guerra, período en el cual participó en innumerables batallas.

El travestismo se remonta a épocas pasadas, explicó el actor Rolando Núñez, conductor de la actividad, quien dialogó con el teatrólogo y filólogo Roberto Gacio sobre esta tendencia en la historia del teatro universal y en  particular en la escena cubana.

Roberto Gacio comentó que para él la persona que se trasviste es un artista porque entrega su alma para encarnar un personaje. En el teatro existe desde los griegos y los romanos, pues en aquella época no se aceptaban a las mujeres en escena. Fue solo a partir del siglo XVI que las féminas comienzan a incorporarse al teatro profesionalmente.

Además del teatro, otras artes escénicas como en los carnavales y más recientemente, en el humorismo, existe también el travestismo, explicó Roberto Gacio, quien aclaró que siempre ha sido menos frecuente las mujeres que se visten como hombres. Rolando Núñez añadió que el travestismo es un hecho artístico estrechamente ligado al teatro y un difícil reto para los actores.

Casi al final de este diálogo el escritor y etnólogo Miguel Barnet lanzó una pregunta: ¿Qué escritor no se trasviste y se convierte en sus personajes? Y recordó aquella frase de Gustave Flaubert, autor de la conocida novela “Madam Bovary” quien dijo “Madam Bovary soy yo”. Barnet explicó que mientras escribía “Canción de Rachel” tuvo que convertirse en su personaje para poder saber cómo ella se desarrollaba.

La tarde terminó con música gracias al actor Yunier Díaz quien travestido como mujer cantó, hizo chistes y conversó con el público; además recibió la ovación de los presentes en la Villena quienes no dudaron en ponerse de pie para aplaudirlo en varias oportunidades. Música, literatura y artes escénicas, manifestaciones de nuestra cultura permitieron a los escritores y artistas de la UNEAC reafirmar su apoyo a la lucha contra la homofobia y la transfobia.