Tijera y ratón: un solo pensamiento

Tijera y ratón: un solo pensamiento

Etiquetas: 
Escritores, Plásticos, sala Villena, UNEAC, Instituto Cubano del Libro, arte cubano
  • Imágenes de la exposición Una cosa fue con tijera y la misma con ratón. Fotos del autor
    Imágenes de la exposición Una cosa fue con tijera y la misma con ratón. Fotos del autor
  • Imágenes de la exposición Una cosa fue con tijera y la misma con ratón. Fotos del autor
    Imágenes de la exposición Una cosa fue con tijera y la misma con ratón. Fotos del autor

Del desafío en asumir el arte, en este caso el diseño, ante el impulso de las nuevas tecnologías, trata la exposición Una cosa fue con tijera y la misma con ratón, inaugurada recientemente en la sala Villena de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Convocada por la sección de Diseño de la Asociación de Artes Plásticas de esta institución la muestra rinde  homenaje a los 50 años del Instituto Cubano del Libro (ICL).

En palabras introductorias, Jorge Martell, diseñador de lujo y presidente de esa sección, dejó entender que la muestra “es algo cercano a un manifiesto artístico de gran envergadura y con logradas satisfacciones, resultado de una gran Revolución que removió los viejos cimientos para hacerlos nuevos y mejores”.

Se refirió además a varios creadores que insuflaron energía al diseño gráfico en el país: los de antes de 1959, quienes dieron “su excelso talento y experiencia a disposición de todos y los posteriores formados por la joven nación de entonces, conscientes del  importante protagonismo que la sociedad les daba para que supieran cómo gritarle al mundo los logros sociales de la Revolución”, subrayó.

Sesenta y cinco cubiertas diseñadas por 13 diseñadores están agrupadas aquí, entre ellos: Eladio Rivadulla, Raúl Martínez, José Manuel Villa, Enrique Martínez y Francisco Masvidal; en estas, según Martell, “la idea o el concepto es lo más importante, premisa de nuestro arte (…) grito de alerta para los estudiantes de diseño y las instituciones que lo forman”.

En este sentido es importante para el versado en diseño, advirtió el especialista, fundamentar la idea más allá de las bondades de las tecnologías contemporáneas: “no tiene nada que ver con la razón de ser de nuestra maravillosa profesión”, concluyó.