Todas y todos somos Camilo

Mayo Teatral 2016

Todas y todos somos Camilo

Etiquetas: 
Escénicos, Mayo Teatral 2016
  • El grupo teatral La Candelaria se fundó en Colombia en 1966.
    El grupo teatral La Candelaria se fundó en Colombia en 1966.

Para los amantes del teatro el mes de mayo es una fiesta. La Temporada de Teatro Latinoamericano y Caribeño trae al país cada año lo mejor de lo que se presenta en los escenarios de la región. Entre los grupos que visitan la Isla en esta ocasión se encuentra La Candelaria, fundado en Colombia en el año 1966 por artistas e intelectuales que se propusieron desde el inicio contribuir a la creación de un movimiento teatral independiente.

“Una constante preocupación de este grupo, gracias a la tenacidad del maestro fundador Santiago García y a la permanencia de sus integrantes, es el trabajo de investigación y la creación de obras propias de dramaturgia nacional, así como la metodología de la Creación Colectiva. La Candelaria no es solo un grupo creador de obras de teatro sino también un grupo de investigación sistemática del teatro y del contexto social”, así se presenta el grupo en el programa que acompaña al público durante la obra y que resume su trayectoria.

Con la dirección de Patricia Ariza La Candelaria pone a consideración del público cubano la obra Camilo que estrenaron en Colombia el año pasado, la cual toma como personaje central a Camilo Torres un intelectual colombiano que fue sacerdote, profesor universitario y rebelde. Como es costumbre de La Candelaria antes de comenzar la función la directora saludó al público reunido en la Sala Tito Junco del Complejo Cultural Bertolt Brecht y comentó que la obra utiliza como pretexto los 50 años de la muerte de Camilo Torres y también el medio siglo de La Candelaria.

Ariza comentó que después de investigar sobre la vida de Camilo Torres, sus discursos, de conversar con personas que lo conocieron buscando saber cómo pensaba, como se movía, como hablaba los integrantes de La Candelaria decidieron no caer en la tentación de representar su biografía, sino que resolvieron que cada actor abriría sus poros para dejar entrar a Camilo. Patricia Ariza aclaró al público que en la iglesia católica a las mujeres no les está permitido el sacerdocio pero en La Candelaria todas y todos son Camilo, una sentencia que se reitera durante la obra.

Desde el inicio de Camilo el espectador puede escuchar música en vivo interpretada por los propios actores, una característica que se mantiene en gran parte de la obra siempre en función de contar la historia. Son usuales también los cambios de vestuario para mostrar las diferentes etapas de la vida de Camilo Torres, al mismo tiempo que algunos personajes utilizan máscaras para su caracterización.

“El teatro está para suscitar sentimientos, emociones, deseos, evocaciones y mucho más. Hemos construido un ejercicio singular de abordar a Camilo, desde nosotros y nosotras. Y, desde se lugar, viajar con él por la fe, la rebeldía y el amor eficaz. Camilo llegó a La Candelaria para pasar por el alma y los cuerpos de los actores y actrices, y de ahí llegar al público”´, explica el programa de la obra.

A sus 50 años La Candelaria sigue proponiendo un teatro construido en colectivo y el cual es capaz de despertar diversas emociones en el público. Una audiencia que no fue capaz de quedarse sentada y agradeció al grupo su interpretación con prolongados aplausos.