Tony Ávila: La música y la cosquilla de la vida

Tony Ávila: La música y la cosquilla de la vida

«Voy a cambiar los muebles de mi casa / le cambiaré el color a las paredes /
restauraré las puertas, las ventanas / y el viejo dominó sin doble nueve»…suena la melodía de la guitarra en sus manos negras, cubanas, patrias. Vuelve a aparecer en la cabeza el plano de aquella maqueta de casa criolla en trasformación, esa que Alfredo Uretra le ayudó a concebir a Tony Ávila en el 2018.

«Le canto a la Cuba en que vivo, con sus virtudes y defectos. Y sueño con una Cuba mejor, pero que no pierda su esencia, porque entonces seríamos cualquier lugar del mundo. Sueño con un país que cambie lo mal hecho, que lo erradique ya, que abra todas las puertas necesarias y vaya adelante. Nos lo merecemos», le decía al periodista Andy Jorge Blanco el compositor y trovador cubano, fundador de agrupaciones como el cuarteto Clave Cuarta y los quintetos Agua Tibia y Con Clave.  

Pareciera que aquel retrato de la realidad quedara atrapado en el preciso instante de la actualización del modelo económico del país, los debates previos al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba o incluso en las discusiones en torno al entonces proyecto constitucional. Sin embargo, todavía Cuba sigue siendo nuestra Casa.cu, corononavírica, pero intentando salir a flote en su constante reinvención y supervivencia.

Aquel tema ganador del Video del año en los Premios Lucas 2018, Mejor dirección de arte, Mejor producción y Mejor video de trova, constituye una de las más de 30 canciones de Antonio Ávila Bacas, Tony, nacido un 13 de agosto de 1970 en esta Isla caribeña a la que se ha dedicado a caracterizar y desestereotipar a través de las cuerdas de su guitarra.

«Me gusta la trova inquieta, me meto en camisas de 11 varas porque me gusta hacer música sobre lo que somos, los cambios que están ocurriendo en el país, la emigración, el racismo, nuestras propias desigualdades… haciéndolo de una manera muy positiva, porque siempre creo que mañana será mejor», así le explicaba a la revista digital Cuba Sí en el año 2012.

De la misma manera en que el etnólogo e investigador cubano Fernando Ortiz definió a Cuba como un ajiaco en todos los aspectos posibles, Tony aprovecha la mixtura musical de la Mayor de las Antillas para incursionar en los géneros de la trova, la guaracha, el bossa nova, el regué, entre otros.

«A Chacho/ lo que más le gusta de Chicha/ es que/ siempre tiene limpia la Choza» …Desde los 15 años Tony, nacido en municipio de Marianao de la capital cubana, comenzó a componer. En ese entonces la guitarra todavía no formaba parte de sí mismo y se dedicaba a golpear con las manos cualquier superficie a la que pudiera sacarle una melodía de percusionista. Aquella vocación se enriquecería tiempo después con la Licenciatura en Marxismo, Leninismo e Historia en el Instituto Juan Marinello de Matanzas.

«Si yo no hubiera estudiado Filosofía mi comprensión del mundo sería otra y mis canciones distintas. Haberme empapado de la Historia me ha ayudado a entender a la gente más cercana a mí, a tener una visión más integradora de la sociedad, incluso, la carrera me dio herramientas de comunicación, sicología y pedagogía, que las empleo mucho en mis conciertos y a la hora de sintetizar las letras que escribo», recordaba en la misma entrevista del 2012.

«Cubano, abre tus puertas y tus ventanas /Que no te muerda el aroma de esa manzana/ No dejes que te consuma la competencia/ Y a tu timbirichi, cógelo con paciencia»… Sus canciones han sido interpretadas por las voces de los grupos Manguaré y Nuestra América, por Carmen Lidia Maden, el Grupo Mezcla, Ray Fernández, La Lira Matancera, Antolín “El Pichón” y Kike Quiñones. Inclusive, en el 2016, formó parte de la delegación que representó a Cuba en la 17ma. ceremonia de entrega de los Grammy Latinos en Las Vegas, Estados Unidos.

Afirma que para componer temas no existe un plan quinquenal, la llamada musa puede llegar mientras duerme y entonces se levanta a mover las cuerdas. A sus 50 años Tony sigue caracterizando y desestereotipando a esta, su Casa.cu, convirtiéndola en notas musicales, porque como él mismo dice su mente siempre está buscándole la cosquilla a la vida.