Un acercamiento a Mirta Cerra en la UNEAC de Mayabeque

Un acercamiento a Mirta Cerra en la UNEAC de Mayabeque

Etiquetas: 
Mayabeque
  • Tolentino Hevia destacó que fue una pintura inicial marcada por la impronta impresionista y la academia, al cubismo y la abstracción. Foto del autor
    Tolentino Hevia destacó que fue una pintura inicial marcada por la impronta impresionista y la academia, al cubismo y la abstracción. Foto del autor

Como parte de su programa de celebraciones con motivo del Día de la Cultura Cubana la sede del Comité Provincial de la UNEAC de Mayabeque, ubicada en el municipio de Bejucal realizó el Primer Coloquio “Mirta Cerra” dedicado a exaltar la vida y la obra de esta destacada figura de la plástica en el territorio y el país.

La Licenciada Yuray Tolentino Hevia, Guionista del programa Signos de la Televisión Cubana manifestó que esta mujer que cursó estudios en la Academia San Alejandro, donde recibió clases de Leopoldo Romañach nació en la Ciudad de las Charangas en 1904, donde residió hasta 1936, por eso cree que el ambiente campesino que la rodeó durante su niñez dejó una marcada huella en toda su obra.

Añadió que la artista se dedicó fundamentalmente a la pintura y la escultura. Realizó a lo largo de su prolífera carrera más de treinta exposiciones tanto en Cuba como en el exterior y fue acreedora de importantes premios y reconocimientos nacionales e internacionales.

“La obra de Mirta Cerra Herrera ha sido durante años motivos de desavenencias entre estudiosos, pues algunos la consideran como una figura menor; si se tiene en cuenta que vivió en la época de oro de la pintura cubana. Aún así su aporte y lugar en la historiografía del arte cubano es incuestionable. Los fondos organizados, el dibujo limpio, la firmeza de los trazos y la acabada técnica, unida a la ternura y hondura de las composiciones de colores tierra administrados según su propio temperamento le dieron el pasaportea la posteridad”.

Tolentino Hevia destacó que fue una pintura inicial marcada por la impronta impresionista y la academia, al cubismo y la abstracción. “Varios fueron los motivos cubanos, casi constantes, de su pintura: “la mujer, los niños, los campesinos, La Habana, hasta llegar a las piedras y bloques constructivistas. Pintó sin afiliarse a un solo estilo y técnica. Entre lo clásico y lo moderno quedó la huella de Mirta Cerra llena de ritmo y poesía”.

Teresita Gómez Acosta directora del espacio televisivo Signos señaló que acercarse a la obra de la pintora Mirta Cerra Herrera fue muy impresionante. “Yo no les puedo describir lo que para mí significó llegar a los almacenes del Museo Nacional de Bellas Artes y filmar una parte de las obras, hechas por Mirta Cerra, que posee la institución en su patrimonio. La vida y la obra de esta artista todavía puede ser investigada por cuanta persona quiera acercarse a ella”.

Resaltó que próximamente la Academia Nacional de Artes Plásticas San Alejandro cumplirá 200 años de fundada y uno de sus anhelos es investigar allí también acerca de la obra de Mirta y llevar a los estudiantes que hoy se forman en ese centro una muestra del trabajo de esta mujer que aconsejó siempre a los jóvenes: “Pinten lo que quieran pintar”.

Como cierre del coloquio se presentó el programa Signos, que trasmite el Canal Educativo 2 dedicado a la vida y obra de Mirta Cerra, quien falleció en La Habana a los 82 años de edad el 26 de diciembre de 1986.