Un amigo Leal prendido de nuestras almas

Feria Internacional del Libro 2018

Un amigo Leal prendido de nuestras almas

Etiquetas: 
: Escritores, Feria del Libro, Eusebio Leal Spengler
  • “Le ha sobrado el placer del sacrificio y lo ha mordido la ingratitud muchas veces pero este libro lo redime definitivamente”, dijo Abel Prieto, ministro de Cultura y presentador de Nuestro amigo Leal. Foto del autor
    “Le ha sobrado el placer del sacrificio y lo ha mordido la ingratitud muchas veces pero este libro lo redime definitivamente”, dijo Abel Prieto, ministro de Cultura y presentador de Nuestro amigo Leal. Foto del autor
  • Para Cuba, dijo Eusebio, “hacen falta todas las manos y todos los corazones; por su amor y su salida adelante, prosperidad, memoria, hemos vivido todos”. Foto del autor
    Para Cuba, dijo Eusebio, “hacen falta todas las manos y todos los corazones; por su amor y su salida adelante, prosperidad, memoria, hemos vivido todos”. Foto del autor

Personalidades, intelectuales, amigos, y público en general, acudió a la presentación de los libros Cuba prendida del alma, del Dr. Eusebio Leal y Nuestro amigo Leal, del periodista Mario Cremata, ambos títulos de Ediciones Boloña y presentados en el Pabellón Cuba como parte de la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH), 2018.

No se podía esperar otra cosa: Eusebio es imán de múltiple polaridad, los opuestos y a favor de él, son atraídos por el magnetismo de un hombre que ha sabido, sobre todo, comprometerse con su tiempo y practicar una filosofía que acentúa radicalidad en sus pensamientos y principios.

Por esto le ha tocado la alabanza pero también la ingratitud, “le ha sobrado el placer del sacrificio y lo ha mordido la ingratitud muchas veces pero este libro lo redime definitivamente”, decía Abel Prieto, ministro de Cultura y presentador del título.

Para suerte de él y de todos los cubanos que lo siguen, por que Leal es Cuba en su más raigal esencia, hay muchos que los abrazan desde esa impresionante magnitud de hombre, profesional y ser social.

Esas personas dialogan sin remilgos, sin obligado compromiso, de manera totalmente espontánea en el libro Nuestro amigo Leal, “es una abrazo múltiple que admira y quiere a Eusebio”, como pronunció Abel.

Valorado por este como un libro original, varios artistas, literatos, especialistas; dialogan desde el respeto, el impacto, la dimensión e inspiración que la obra y persona del homenajeado provoca sobre ellos.

En esta compilación de testimonios, tienen motivación principal la de festejar el onomástico 75 de Leal y los 50 de este al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad, “para él no ha sido un cargo ni un puesto, ha sido una misión un sacerdocio, un destino”, según Abel; por lo tanto, no hay margen para la duda, en cada uno de los testimoniantes está presente esta y otras tantas motivaciones.

“Si algún día lo olvidaran los hombres, lo recordarán las piedras”, citaba el Ministro a la poetiza Fina García Marrúz como muestra del afecto hacia Eusebio, evocada en este libro por su hijo, el músico José María Vitier y su esposa, la artista de plástica Silvia Rodríguez, quienes afirman que su labor de restauración en la parte vieja de la ciudad “merece un lugar entre las grandes gestas de nuestra patria…ha repensado la ciudad como un organismo vivo”.

O el de Claudia Gómez, restauradora mexicana que, de manera categórica, expresó que el trabajo desarrollado por el Historiador de la Ciudad ha logrado que “La Habana sea una joya única y peculiar…ha demostrado que se puede realizar una inversión de esta índole sin vender, sin privatizar; hace una inversión de carácter espiritual y moral a largo plazo”.

De esa manera, personas de aquí y allá, dan fervientes palabras: la italiana Alexandra Ripiolli, el escritor y diácono brasilero Frei Betto, la Dra. Graziela Pogolotti, el trovador Silvio Rodríguez, la escritora e investigadora Natalia Bolívar; nuestra Diva Omara Portuondo, el compositor y músico Leo Brower, la Dra. Aracely García Carranza, el poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar y otros tantos.

“Mientras uno va leyendo un libro como este, el lector va armando un rompecabezas  con los distinto pasajes que nos devuelven una imagen cercana y mítica de este hombre ejemplar”, concluyó.

En excepcional expresión de modestia y sinceridad, Eusebio declaró no haber leído el libro, “hasta el último momento me resistí a no entregarlo a la imprenta por razones diversas”, no por ingratitud, sino, que prefirió reconocer y elogiar a sus antecesores, o a los que junto a él, silenciosamente han trabajado a pie de obra en la restauración de la Habana Vieja.

Destacó la necesidad de restituir los valores de la cultura, “la cultura es la fuente salvadora, no el conocimiento”, aseguró.

Mientras, un canto a la madre grande de todos los cubanos, Cuba, constituye Cuba prendida en mí, según palabras del Dr. Eduardo Torres Cuevas, presentador de ese título. Valora que el nombre del libro va en correspondencia con la persona de Eusebio, “es pasional, refleja quién es Leal y lo que lleva por dentro”, afirmó.

Aquí se muestra al Eusebio humanista. Atesora en cuatro secciones discursos e intervenciones del intelectual en diversos instantes de su vida, desde el 2015 hasta la actualidad. La primera de ellas se titula El señorío fundador, de aquí recomendó Asuntos para la epopeya, “toca las esencias y la comprensión de los momentos y figuras fundadoras”, dijo.

Una llama inextinguible, segunda de las partes, en la que uno vibra, según el presentador, no con la gesta del 68, sino, con la consecuencia de esta en el tiempo. Aquí están Chávez y Fidel, “es una lectura y acercamiento a la formación revolucionaria del pueblo de Cuba”.

La tercera de las piezas que dividen el libro, Elogio de la perseverancia, es esencialmente ética, a lo largo de todos los trabajos concentrados aquí, emerge la condición ética, refirió.

Un último grupo trabajos, La esperanza y la ilusión, es recomendada por Torres-Cuevas como de necesaria lectura, de corte interior, profundo y que brota desde Eusebio para ser leído, “excelente información, cuidadoso estudio de documentos, relatos, mitos, leyendas, que han conformado el imaginario colectivo…contribuye de una manera esencial con este libro a ese imaginario”, concluyó.

A la madre grande, la patria, dedicó Cuba prendida en el alma, para ella, dijo, “hacen falta todas las manos y todos los corazones; por su amor y su salida adelante, prosperidad, memoria, hemos vivido todos”, concluyó.

Con este Eusebio, eres Leal a tu Cuba y ya estas prendido de nuestras almas.