Un brindis por la poesía

Un brindis por la poesía

Etiquetas: 
Escritores, Waldo Leyva, Alex Pausides, Alpidio Alonso, Aitana Alberti
  • El poeta cubano Waldo Leyva.
    El poeta cubano Waldo Leyva.
  • La jornada se inició con la lectura de Los estatutos del hombre, de Thiago de Mello, en voz de la también poeta y su amiga personal Aitana Alberti. Foto: Verónica Núñez.
    La jornada se inició con la lectura de Los estatutos del hombre, de Thiago de Mello, en voz de la también poeta y su amiga personal Aitana Alberti. Foto: Verónica Núñez.
  • Posteriomente, Alex Pausides, amigo y colega de Waldo, hizo una semblanza sobre la vida y obra de este poeta.Foto: Verónica Núñez.
    Posteriomente, Alex Pausides, amigo y colega de Waldo, hizo una semblanza sobre la vida y obra de este poeta.Foto: Verónica Núñez.

El espacio Jueves Literario de la Asociación de Escritores de la UNEAC estuvo dedicado a Waldo Leyva, un poeta nacido en Remate de Ariosa, poblado de la antigua provincia de Las Villas, pero considerado por muchos como un santiaguero de pura cepa. Precisamente su poema Para una definición de la ciudad junto a los conocidos por “…no os asombréis de nada: es Santiago de Cuba”  de Manuel Navarro Luna e  “…iré a Santiago” de Federico García Lorca, forman la trilogía de poemas emblemáticos dedicados a la hermosa villa caribeña.

La jornada se inició con la lectura de “Los estatutos del hombre” del poeta Thiago de Mello       en voz de la también poeta y su amiga personal Aitana Alberti. Thiago, quien vive en el corazón de la selva amazónica y amigo de Cuba, acaba de cumplir 90 años “sin corazas de silencio”. Y hasta allá lleguen nuestros parabienes.

Alex Pausides, amigo y colega de Waldo en los avatares de la creación, hizo una semblanza sobre la vida y obra de este poeta a lo que sucedió la lectura de sus textos a cargo de varios participantes, entre ellos la propia Aitana. A su vez, el poeta Alpidio Alonso quien en su condición de director de la revista Amnios entrevistara al poeta recientemente  ponderó el lirismo, el sentido filosófico y la predilección por el tema de la memoria en su obra.

Lo sui géneris de este espacio fue la ausencia del poeta Waldo Leyva , aquejado de una repentina y transitoria indisposición, lo que no impidió que sus amigos y sus lectores hiciesen el merecido brindis de poesía a su salud prometiendo volver apenas mejore, a una segunda parte del homenaje.