Un café para J. D. Salinger

Un café para J. D. Salinger

Etiquetas: 
: Escritores, UNEAC de Holguín, Holguín
  • El Café Literario de la UNEAC holguinera recordó a D. J. Salinger en su centenario. Fotos: Adrián Aguilera
    El Café Literario de la UNEAC holguinera recordó a D. J. Salinger en su centenario. Fotos: Adrián Aguilera
  • El Café Literario de la UNEAC holguinera recordó a D. J. Salinger en su centenario. Fotos: Adrián Aguilera
    El Café Literario de la UNEAC holguinera recordó a D. J. Salinger en su centenario. Fotos: Adrián Aguilera

Las especulaciones sobre qué tipo de obra dejó el escritor J. D. Salinger, qué personajes recuperó durante su vida apartada en Cornish, New Hampshire, y cuánto dejó escrito, han sido variadas en los últimos años. En 2013, un libro y un documental elaborados por Shane Salerno y David Shields, aseguraban que “dos fuentes independientes y no relacionadas” predecían que llegarían cinco nuevos libros del famoso escritor estadounidense. Uno de ellos devolvería a la vida a Holden Caulfield, el joven protagonista de la paradigmática novela El guardián entre el centeno, y su familia, mientras que otros tratarían sobre el breve matrimonio del escritor con Sylvia Louise Welter, una colaboradora de los nazis, a quien Salinger conoció en los años de su servicio con el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, o su inmersión en el budismo.

Varias personas, entre ellas su hija Margaret Salinger, negaron que el autor de Levanten, carpinteros, las vigas del tejado siguiera escribiendo en su retiro voluntario. Ahora, casi sesenta años después de su entrega editorial, Matt Salinger, también hijo del escritor, ha dado la primicia: “Sí, Salinger escribió el resto de sus días y esta obra inédita saldrá a la luz”, apunta una noticia del diario español ABC. Según la nota publicada por el periódico madrileño, el hijo de Salinger no dio fecha para su publicación, pero aseguró: “Todo lo que escribió estará disponible con el tiempo”, pero añadió que tardarán años en alistar la obra desconocida, pero espera que sea menos de una década.

Hasta el momento una “obra escuálida” pero “conmovedora” había dejado J. D. Salinger entre sus seguidores esparcidos por todo el mundo y que, en contra de los deseos del propio autor, continúan generando ruido hoy. Salinger, celosamente obsesionado con su vida privada, huyó de la fama y la exposición pública, pero, sin duda, se convirtió en una de las voces de la literatura más míticas e hizo de sí toda una leyenda.

Cuba no queda exenta de la larga lista de los seguidores de Salinger, por eso se celebró su obra en el sitio donde los sentimientos y el saber se dan la mano en Holguín cada jueves a las cinco de la tarde en el patio de la UNEAC, el Café Literario, organizado por el escritor Manuel García Verdecia. Esta vez, la narradora Mariela Varona volvió sobre el cuento “Un día perfecto para el pez plátano”, y el también narrador Agustín Mulet recordó a Salinger como prosista excepcional, con grandes dotes para la escritura y la creación de personajes, capaz, además, de combinar la introspección con el humor y el absurdo. Asimismo relacionó su obra con la del escritor británico William Somerset Maugham.

Además, fue recordado el escritor holguinero Orestes González Garayalde, al presentarse, por la poeta Belkis Méndez, una compilación de su obra lírica titulada Ladran lejos los perros en el viento, bajo el sello de Ediciones Holguín. A su vez, los escritores Luis Caissés y Moisés Mayán compartieron una lectura de poesía; este último ofreció los versos de su libro El factor discriminante, ganador del Premio Calendario 2018.