Una historia mal contada

Una historia mal contada

Etiquetas: 
Plásticos, Galería Villa Manuela, UNEAC, Humberto Díaz
  • La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.
    La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.
  • La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.
    La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.
  • La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.
    La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras de Humberto Díaz.

¿Qué haces si un simple día cuando estas caminando, te encuentras una bicicleta tirada? ¿En qué piensas?, o mejor ¿Qué es lo primero que piensas? Y ese primer impulso de pasar la línea cuando hay una señal de peligro. Así de inquietante reacciona nuestra mente ante sucesos inusuales y es la propuesta de la exposición HISTORIAS mal CONTADAS por el artista Humberto Díaz que se encuentra en la Galería Villa Manuela de la UNEAC recién inaugurada el pasado sábado.

La muestra posee ese ambiente de misterio, donde no se sabe si los objetos fueron olvidados o son producto de alguna fatalidad del destino. Espejuelos, chancletas, muñecos, una bicicleta, tienen la capacidad de construir historias, según la mente e imaginación del espectador y tal parece que están a tono con el ambiente húmedo que se vive por estos días en la Capital, pues el agua es un recurso constante que se exhibe, hasta de manera inconsciente se percibe la sensación de humedad, de olvido, de abandono.

Tales objetos según la posición, el lugar y el momento van recreando sucesos y para esta ocasión, mal contados como indica su nombre, pues la impresión de desenlaces no precisamente felices resulta una deducción certera; también ofrecen la posibilidad de identificarte con algún hecho similar en tu vida y aun más esos pensamientos rebeldes que viene a la mente cuando existe la precaución del no pasar, la posibilidad de que a mí “eso” no me sucede, la necesidad de ayudar cuando lo requiere el momento. Meras emociones, pero el más común de los mortales alguna vez las ha sentido.

La experiencia de lo sensorial es perceptible en todas las obras, la mente busca un orden lógico a todo, revuelve pasado y presente, trata de armar un rompecabezas y ese impulso —a partir de una historia original— de querer contar y decir ¡Viste lo que pasó! ¡Increíble! 

Revela lo simbólico de cada pieza, es totalmente perceptible lo natural, la espontaneidad del momento y sobretodo la relatividad de las cosas. La interpretación es única y distinta para cada sujeto.

La naturaleza es pluri al igual que los hombres. Para unos, pueden ser simples objetos descuidados, para otros algo más. La impresión, a partir de lo observado es que los acontecimientos pudieron haber sucedido hace años, mes, días, un minuto o simplemente no haber pasado. Es la alterativa de cada cual. La dimensión de múltiples perspectivas es infinita al igual que las historias que se pueden construir a partir de simples objetos.