Una obra rotunda

Una obra rotunda

Etiquetas: 
17 Festival de Teatro de La Habana
  • Incendios la más reciente entrega escénica de Ludi Teatro. Foto tomada de Trabajadores
    Incendios la más reciente entrega escénica de Ludi Teatro. Foto tomada de Trabajadores

Para comprender en toda su complejidad los procesos culturales, estos han de ser estudiados a través de la comunicación. Incendios la más reciente entrega escénica de Ludi Teatro es un ejemplo de lo anterior. Escrita por Wajdi Mouwad, nacido en el Líbano en 1968, y dirigida por Miguel Abreu, la obra cuenta con el siguiente elenco: Nawal Marwan/Guiselle González y  Merli Cantoni; Boxeador amateur, Wahab, soldado, Nihad/ Andros Perugorría; Simón/ Francisco López Ruiz; Julia/ Grisell de las Nieves; Hermille Lebell/ Evelio Ferrer Rojas; Nazira, Abdessamad, conserje, Chanseddine/ Yoelvis Lobaina; Sawda/ Alina Castillo y Claudia Tomás; Antonia/ Claudia Alonso; Médico, fotógrafo, guía de la prisión/ Alina Castillo y Homero Saker. Esta puesta en escena estuvo a disposición del público en la sede de la agrupación de Ludi Teatro, sita en calle I entre 9 y 11, Vedado, en horarios habituales.

En notas al programa encontramos ideas como: Incendios, obra rotunda que cruza tres historias: la de Nawal  desde que quedó embarazada muy joven hasta su muerte; la historia de ese primer hijo de quien la separaron nada más al nacer y a quien buscó durante toda su vida para reencontrarlo en circunstancias límite; y la historia de la nueva búsqueda emprendida por sus gemelos .Incendios se abre a nosotros como un grito desesperado de unidad, no hay nada más bello que estar juntos. Un canto de amor y de perdón. Única posibilidad de salvación ante los horrores de la guerra que vive la humanidad. La familia-país como núcleo, tierra donde se nace, se funda y reposan nuestros muertos. Wajdi nos cuenta que el origen de estas obras está en el acto de reencontrarse con su pasado.

Estamos en presencia de una de las más significativas agrupaciones teatrales de la escena cubana actual. Su director Miguel Abreu, ha sido reconocido por su notable labor artística tanto nacional como internacionalmente. Incendios es justamente un resumen de su experiencia artística y práctica teatral. Aquí confluye tres historias, pero todas responden a un objetivo: reflexionar sobre la sociedad contemporánea, llamar la atención acerca de valores éticos, filosóficos y estéticos que debemos tener siempre presente; y en general es una invitación a ser mejores seres humanos en la vida cotidiana.

La obra tiene una estructura narrativa fragmentada, nos aproxima a la comprensión de las contracciones de diferentes sociedades, estableciendo una especie de “teatralidad comparada” al contrastar elementos de la cultura cubana, con las costumbres y hábitos de otras naciones. En síntesis, tanto en esta como en muchas otras puestas en escena, Abreu realiza un profundo análisis de la práctica teatral actual.

En este sentido, la adopción realizada, por Miguel, es acertada puesto que responde al propósito artístico. El diseño de maquillaje y el diseño de vestuario nos sitúan en un contexto, profundiza en diversas situaciones y caracteriza de modo efectivo a los personajes. La iluminación escénica apoya las acciones físicas de los intérpretes y refuerza una cierta atmósfera de dramatismo. El diseño sonoro y la música en vivo, es el complemento necesario, ya que unido a los restantes elementos de la puesta en escena atrapan la atención del público durante el tiempo de duración de la función. Sólo nos queda agradecer una vez más al director por proponernos siempre un buen teatro, hecho por las más jóvenes generaciones de creadores. Quizás en próximos montajes sería prudente valorar la permanencia o no, la adición o simplemente retirar algunos elementos escenográficos, incluso es posible que estudien la posibilidad de usar otros materiales u objetos en el diseño escenográfico.

Toda cultura es  comunicación. Existe humanidad y sociabilidad cuando hay  relaciones comunicativas. Todos  los aspectos de la cultura pueden ser estudiados como contenidos de la comunicación. Trasmitir información sobre el conocimiento adquirido es una manera de reafirmar que existe cultura. Y esto está presente en las más recientes entregas escénicas de Miguel Abreu, incluyendo Incendios.