UNEAC: 50 años premiando en la dimensión de la literatura

Momentos significativos de la UNEAC en el 2015

UNEAC: 50 años premiando en la dimensión de la literatura

Etiquetas: 
Escritores, Premios UNEAC de Literatura, premio David, poesía, novela, ciencia ficción, testimonio, Ediciones UNIÓN
  • Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo
    Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo
  • Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo
    Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo
  • Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo
    Momentos del homenaje por los 50 años del Premio. Fotos: Camilo García López-Trigo

El aniversario 50 de los Premios UNEAC de Literatura fue celebrado en la sala Rubén Martínez Villena, escenario habitual de sus entregas, en la mañana del sábado 19 de diciembre. Reconocido como uno de los premios literarios más importantes del país, y el más antiguo de los que se crearon después del triunfo de la Revolución, el homenaje se inició con la presentación del programa Hurón Azul que fuera preparado especialmente para esta ocasión.

Alberto Marrero, actual Presidente de la Sección de Poesía de la Asociación de Escritores y Premio UNEAC 2009 de Poesía, hizo la presentación del encuentro y destacó el alto valor del documental presentado, pues en pocos minutos recoge este medio siglo con sus aciertos y desaciertos de forma desprejuiciada y merecida, en lo que valoró como una muestra de “evolución fecunda”.

El escritor Julio Travieso consideró importante volver a la historia pues, aunque los premios van y vienen, lo cierto es que por el UNEAC han pasado los más valiosos escritores de las últimas cuatro generaciones, lo mismo como ganadores que como jurados —desde los que empezaron a escribir con la Revolución hasta los más nuevos— para ser el premio cubano en que “los escritores nos hemos visto más reflejados”.

Esa es la razón por la que “se mantiene y se mantendrá vigoroso”, reafirmó, considerándolo un “premio de lujo” que, si ahora lo vemos como “un señor maduro, en el futuro será un anciano venerado”.

Indicó que “el premio no son solo los ganadores”, para destacar la importancia en la diversidad de géneros que ha promovido en competencia —incluyendo la biografía, el testimonio, la ciencia-ficción— además del excelente diseño que lo ha sustentado —que ha incluido a Portocarrero, los hermanos Oraa, Dario Moya, etc. — y los importantes escritores que lo han organizado, desde Nicolás Guillén hasta Alex Pausides en la actualidad.

Como toda obra humana, “no ha estado exento de escándalos, chismes y controversias”, recalcó, para recordar las dificultades del premio en 1968 que marcó el inicio del período que se ha conocido como Quinquenio Gris. Al respecto, el poeta Alex Pausides en el programa Hurón Azul indicaba que “el Premio se ha propuesto pasar esa página” y lo que ha sucedido en los últimos 25 años es una expresión de que “nuestra literatura y nuestro proceso literario de algún modo ha subsanado esos silencios, esas marcas”.

El editor de Ediciones Unión Ibrahím Hernández se refirió a Reina María Rodríguez, Premio Nacional de Literatura 2013 y una de las más galardonadas en el Premio UNEAC, como muestra representativa de la significación del Premio para los escritores cubanos y como contribución a la auto exploración de los escritores y al movimiento e interacción entre las diferentes generaciones por las que ha transcurrido el Premio.

El escritor Francisco López Sacha, al hacer las conclusiones del homenaje, destacó que el Premio UNEAC, por encima de todo, ha brindado la posibilidad de seguir teniendo libros cubanos para lectores cubanos y valoró que lo más auténtico es que se ha convertido en un “reservorio cultural”, pues “un libro premiado es un libro editado y defendido por un jurado que le da un valor esencial y lo acompañará para siempre”.

Consideró que “más que un premio ha sido un movimiento, tal vez comparable al de Casa de las Américas, que se ha ido dividiendo y multiplicando” para cubrir todas las áreas de pensamiento y creación que tiene Cuba y abarcar a todos los grupos literarios de las últimas décadas. “La dimensión que premia el UNEAC es la dimensión de la literatura”, destacó, pues como idea fundadora de Guillén – quien defendió los derechos de los escritores – y a pesar de las vicisitudes ha preservado el principio sagrado de que la decisión es únicamente del jurado que se designe, lo que le ha ganado el respeto de los escritores cubanos.

“Debemos sentirnos orgullosos de tener un premio resistente al tiempo”, resaltó, “donde los escritores preservamos la posibilidad de decidir, a partir de un derecho reivindicado por la propia Revolución cubana”.

Además, en el encuentro se dieron a conocer las bases de los premios organizados por la Asociación de Escritores para 2016. En el caso del Premio UNEAC se ha convocado a todos los escritores residentes en Cuba para participar en los géneros de poesía, ensayo artístico-literario y biografía. Las obras deberán ser entregadas en la sede de la Asociación antes del 1ro de junio de 2016 y, como es habitual, el premio consistirá en la entrega de 10 mil pesos y la publicación de la obra premiada por Ediciones Unión.

El Premio David, para escritores residentes en Cuba que no han tenido aún su primera publicación, se ha convocado para los géneros de novela y poesía y las obras deben entregarse antes del 5 de mayo de 2016, con el beneficio de 5 mil pesos para las obras ganadoras y su publicación también por Ediciones Unión.

La Beca de Creación Literaria Cintio Vitier 2016 se convocó para escritores miembros de la UNEAC que presenten proyectos de libros sobre estudios críticos y libros de cuento, con la retribución de 10 mil pesos y fecha de entrega de la propuesta hasta el 26 de junio de 2016 en la propia oficina de la Asociación de Escritores.