Volver a la obra de José Soler Puig

Volver a la obra de José Soler Puig

Etiquetas: 
Escritores, José Soler Puig, Santiago de Cuba, literatura cubana
  • Durante la conferencia de prensa en la sala Villena de la UNEAC.
    Durante la conferencia de prensa en la sala Villena de la UNEAC.

El próximo 10 de noviembre se conmemora el centenario del natalicio del escritor santiaguero José Soler Puig, a quien la Historia de Cuba le debe mucho, pues rescató en sus novelas elementos identitarios que nos caracteriza y distingue como nación. Con motivo de celebrar esta fecha, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en conjunto con el Instituto Cubano del Libro (ICL) y la Asociación Hermanoz Saíz (AHS) ha preparado un cúmulo de actividades a desarrollarse en Santiago de Cuba, lugar donde el escritor permaneció gran parte de su vida.

El evento se efectuará los días 8, 9 y 10 de noviembre. Tiene como sedes principales el Teatro Heredia, la plaza Antonio Maceo y el Teatro Martí.

El primer día tendrá lugar la conferencia José Soler Puig y la cultura cubana, a cargo del crítico Luis Álvarez Álvarez. Posteriormente seguirá un ciclo de conferencias impartidas por especialistas y estudioso que analizarán —desde diferentes aristas— el universo literario del escritor santiaguero. Aquí se encuentran “Ética literaria en cinco cartas solerianas”, de Rosa Rodríguez Miniet; “José Soler Puig, el radialista”, de Eric Caraballoso; “¿Quién creo a quién? La imagen de Dios y la religiosidad en la narrativa de Soler Puig” a cargo de la escritora Aida Bahr y “Una relectura de El Caserón”, ponencia del escritor Víctor Fowler”. En la tarde se inaugurará la exposición Paisajes de Santiago en la Galería La Confronta de la UNEAC.

El día 9, en la sesión matutina, se realizarán cuatro conferencias entre las que se destacan “Los negros no se meten con Batista. La presencia de los negros en la novelística de José Soler Puig por Yaima Bermúdez y Yadán Galañena y “Ese ojo que no se ve: masculinidades y feminidades en una novela de Soler Puig”.

Para la tarde está reservado un panel que profundizará en las novelas de mayor factura de Soler Puig, las cuales son El pan dormido, El caserón y Un mundo de cosas. La ensayista Olga García Yero impartirá “El tratamiento de la violencia en El pan dormido”, mientras que Ángel Pérez Velázquez profundizará en “Carnavalización y parodia en El pan dormido”. Por su parte Zaida Soto y Lauren López analizarán cómo se comporta y funcionan las voces narrativas en  El Caserón y por último Nadiezda Proenza Ruig estará a cargo de “La construcción de una imagen en Un mundo de cosas”. Culminan las actividades del segundo día con la gala artística en el Teatro Martí donde participarán el Ballet Santiago y el grupo teatral A dos manos, entre otras agrupaciones.

El acto de clausura comenzará la mañana del día 10 primeramente con una tarja en homenaje a esta figura. En un segundo momento se presentarán títulos del propio autor, así como publicaciones de otros escritores sobre la obra de Soler Puig. También se darán a conocer las obras ganadoras del Premio Especial de Novela José Soler Puig, convocado por el Centro Provincial de Libro en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución en Santiago de Cuba.

Ese mismo día, en la sala Villena de la UNEAC, se presentará la novela Un mundo de Cosas, edición especial con motivo de estas celebraciones.

Adentrarse en Un mundo de cosas

Muchos críticos sitúan a Soler Puig como exponente del neobarroco, pues en su obra predomina un caos narrativo, categoría que define el crítico de arte italiano Omar Calabrese como fundamental en este estilo. Y es cierto. El aparente caos de Un mundo de cosas es una técnica que utiliza el autor para manipular datos y hechos a su antojo. Tal parece que existen distintos narradores en el texto, pero en realidad solamente hay uno. La historia de una familia burguesa que ha dado fama a la región oriental, brinda una visión profunda sobre el panorama social que presenta. Aquí el autor sale del contexto insular y recrea en la novela otras regiones de Latinoamérica como México y Chile.

Para el lector más simple o el más avezado la obra constituye una especie de travesía donde por momentos no conoces el rumbo; pero en eso consiste la buena literatura, en inquietar la mente del lector, llevarlo al caos, al éxtasis, al frenesí, para al final descubrir, con cautela absoluta, que la vida se puede resumir en Un mundo de cosas.