Voz y memoria: testimonio de la brigadista afroamericana Salaria Kea

Voz y memoria: testimonio de la brigadista afroamericana Salaria Kea

Etiquetas: 
Escritores, Fundación Nicolás Guillén, testimonio, crítica e investigación
  • Carmen Cañete, profesora de Florida Atlantic University. Foto: Cortesía de la entrevistada
    Carmen Cañete, profesora de Florida Atlantic University. Foto: Cortesía de la entrevistada

Salaria Kea constituye un referente para entender los sucesos de la guerra civil española desde el contexto en que los escribe: en su tierra natal, Estados Unidos. La historia de vida de esta brigadista negra y sus principios de justicia social y racial fueron el asidero ideal para que la investigadora española radicada en Estados Unidos, Carmen Cañete Quesada, realizara estudios sobre el tema.

Cañete Quesada, profesora asociada de Florida Atlantic University, visitó recientemente la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC) donde ofreció una conferencia sobre el testimonio de Salaria Kea y otros afroamericanos que apoyaron el bando republicano en España. Esta investigación representa una vía para preservar la memoria histórica y supone un baluarte significativo de un testimonio que ha permanecido prácticamente inédito hasta nuestros días.

¿Cuándo comenzó sus estudios sobre Salaria Kea?

Hace cerca de cinco años, manejando material de archivo mientras investigaba sobre la presencia del exilio republicano español en el Caribe1.Langston Hughes trabajó como corresponsal para el Baltimore Afro-American durante la guerra civil en España. Allí publicó una nota sobre las nupcias de Salaria Kea con el brigadista irlandés John Patrick O’Reilly, a quien la enfermera conoció como herido de guerra en Villa Paz, una antigua residencia en Cuenca del rey Alfonso XIII que los brigadistas habilitaron como hospital2. De primeras me interesó esa conexión Salaria-España, y el interés de una mujer negra por un conflicto bélico en un país remoto, ajeno a su entorno. Se trata de un caso tremendamente sugerente para investigadores con intereses en conflictos sobre raza y género desde los márgenes discursivos. Con aquel viaje a España, Salaria mostraba su resistencia a las fuerzas hegemónicas del fascismo en Occidente. Pero su participación en el conflicto también supuso un grito de protesta a la situación en su propio país. Esto es precisamente lo que más me seduce del testimonio de Kea y otros brigadistas negros. La reivindicación de los valores democráticos fuera del territorio nacional, basados en principios de justicia social y racial vedados en su país.

¿Ha publicado algo sobre el tema?

Una vez salió en imprenta el libro sobre el exilio, me dediqué a explorar la vida de esta mujer a mi modo de ver excepcional. Con la ayuda del equipo de la biblioteca Tamiment, localizada en la Universidad de Nueva York, pude acceder a los textos autobiográficos, epistolario, y otros manuscritos de la brigadista afroamericana. También me comuniqué con expertos en las brigadas internacionales, en particular me interesaba la Abraham Lincoln, en la que se embarcaron cerca de noventa afroamericanos para la lucha antifascista. Fui recabando material de archivo en relación a este contingente de voluntarios a la vez que intercambiaba información con estudiosos del tema. Sebastiaan Faber y Alan Warren son cómplices de mis averiguaciones sobre Salaria y han estado en contacto y dispuestos a cualquier consulta en todo este tiempo.

En el 2012 salió a la luz la traducción al español de un panfleto propagandístico, de corte autobiográfico, que circuló en Nueva York al regreso de Salaria, y que llevaba por nombre, A Negro Nurse in Republican Spain3. Mi propósito en su momento era contribuir con un enfoque transnacional a la labor de recuperación de la memoria histórica, teniendo en mente las circunstancias que llevaron a la victoria de Franco, pero sin perder de vista la crisis de Estados Unidos desde el crac de la bolsa en Nueva York, y que llevaría a los Lincoln a embarcarse en aquella aventura transatlántica involucrándose en una causa puramente altruista.

¿Existe una publicación sobre la vida y obra de Salaria Kea?

El referente, quizás, más temprano y directo en relación al contingente de brigadistas negros es el trabajo que Danny Duncan Collum y Victor A. Bertch prepararon allá por los noventa, y que incluye algunas memorias de Salaria junto a otras voces de afroamericanos4. De Salaria en particular hay una tesis de maestría, la de Catherine Elizabeth Wigginton, que ha sido subestimada u olvidada por no encontrarse publicada5. En un artículo relativamente reciente publicado en The Volunteer, vocero de los archivos de ALBA (Abraham Lincoln Brigade Archives), Emily Robins Sharpe presentaba ciertos enigmas e interrogantes de los textos autobiográficos de la enfermera6. Esto, junto a lo que se encuentra en la página de ALBA, es lo que se sabe sobre ella, aunque su nombre se menciona con frecuencia por la excepcionalidad del caso. Se cree que fue la única enfermera afroamericana que participó en la guerra de España.

¿Y en España?

Tanto Salaria como James Yeats, Tom Page, Paul Robeson y otros testigos del combate bélico de mayor impacto en nuestra historia contemporánea son completos desconocidos. Otros afroamericanos como Alonzo Watson y Oliver Law murieron en las trincheras, defendiendo la causa republicana. Pero en España aquellos visitantes apenas han despertado interés, a excepción de la encomiable labor de Mireia Sentís, como editora y traductora de algunos de estos textos. Gracias a la BAAM (Biblioteca Afro Americana Madrid) que ella misma fundó contamos con la lectura en español de los escritos más destacados que Langston Hughes dedicó a España. También la BAAM editó, por primera vez, el testimonio del brigadista negro James Yeats en español7.Pero junto al necesario ejercicio de traducción, para que estas voces lleguen al conocimiento de un público español, necesitarían ser incorporadas en la historiografía oficial, bien en los libros de textos de las escuelas, en las librerías más comerciales de nuestro país, o en los reportajes históricos sobre la guerra. Eso difícilmente ocurrirá.

¿Qué temas faltan por abordar de la brigadista afroamericana?

En realidad falta por contar prácticamente todo. Sus memorias, dispersas en archivos y bibliotecas, han permanecido inéditas hasta hoy. Los testimonios, su anecdotario bélico en España, así como su lucha contra el racismo y la opresión antes y después de aquel viaje, han pasado prácticamente desapercibidos. Y muchas de las entrevistas y noticias relacionadas con su participación en la guerra se encuentran dispersas en periódicos y revistas de Europa y América. Se pide a gritos reorganizar este material.

Hubo, no obstante, intentos de escribir una biografía de este personaje o de editar sus memorias en el pasado, pero ninguno de aquellos proyectos llegó a cristalizar. A través de los archivos de la Tamiment, he podido seguir el rastro de ciertos biógrafos entusiastas de Salaria que con el tiempo mostraron su desconcierto ante la presencia de múltiples variantes y contradicciones en las memorias, así como anécdotas inverosímiles que por alguna razón Salaria quiso atribuirse en algún momento de su vida. Entre otros estudiosos destacaron, Walter J. Lear, antiguo médico del Institute of Social Medicine and Community Health de Filadelfia, y Frances Patai, quien para entonces enseñaba en la CUNY (City University of New York). Lear, Patai y otros investigadores de Kea terminaron cuestionando la validez de sus memorias como “documento histórico” y esto les llevó a desistir de su empresa.

¿Qué impacto entonces cree que puede tener esta investigación si no contamos con un testimonio fidedigno de la realidad histórica?

Mi trabajo no tiene tanto que ver con el cuestionamiento del grado de historicidad del testimonio; o con el esclarecimiento de la verdad histórica per se, si es que es posible reconstruir tal “verdad”. Lo que sí me interesa es el compromiso histórico a través del ejercicio de la memoria, los factores que contribuyen a recrear ese pasado, visto desde el presente, y de qué manera las circunstancias en el momento de la descripción de los hechos condicionan el discurso. En ese sentido, mi interpretación de las variantes en las memorias de Salaria durante un período de cerca de cincuenta años —desde su regreso de España en mayo del 1938 hasta su muerte en 1990—, encuentra su fundamento en la teoría de James Olney conocida como “ontology of autobiography”. Al margen de que Salaria se atribuyera como propio cierto anecdotario bélico que esta debió leer o escuchar, sus memorias suponen, a mi modo de ver, una contribución importante para la reconstrucción del pasado histórico.

Pero no solo de España. También las circunstancias en el momento de la narración, ya de vuelta a casa,  se encuentran inmersas en el imaginario bélico de la enfermera. Para mí esas variantes del discurso de Salaria son también “historia” y una fuente de información importante, pues informan de la situación de Salaria y otros brigadistas tras su regreso de España.

¿Puede poner un ejemplo de esto último?

Bueno, un ejemplo de esta trasposición, en tiempo y espacio, son los silencios que encontramos en los testimonios, entrevistas o discursos tardíos de Salaria, sobre todo desde finales de los años sesenta. Su vinculación con el partido comunista en los años treinta y cuarenta, por ejemplo, se hizo patente con su participación en centros y asociaciones reivindicativos de los derechos civiles del negro, como la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP). En la década de los cincuenta, en pleno macartismo, existe un silenciamiento en Salaria. No sabemos nada de ella. Los brigadistas no fueron precisamente tratados como héroes de guerra al regresar de España, sino como traidores, por apoyar a la izquierda. A muchos les fue difícil encontrar trabajo, otros fueron perseguidos, interrogados e incluso encarcelados por el FBI. Salaria vivió siempre con la duda, digamos, de que su nombre estuviera en la lista de Nixon, y este miedo ocupa un papel fundamental en el ejercicio de la memoria. No solo en la selección de lo que se informa, sino en las variantes y omisiones.

La palabra comunismo es reemplazada en la mayoría de los casos por la causa “antifascista”, pretendiendo borrar, o al menos suavizar, el discurso revolucionario que arrastró a aquellos brigadistas a la lucha en España. Es decir, en la mente de Salaria dentro del contexto estadounidense, ella no luchó con los comunistas sino contra “los nazis”, a quienes menciona constantemente. Su discurso religioso cobra además protagonismo en los últimos años. Encontramos incluso una interpretación espiritual de la guerra, con la presencia de un ente místico, una especie de Cristo en forma de sacerdote que ayuda a la enfermera a encontrar su unidad médica en Teruel, cerca del río Ebro. Otras anécdotas bélicas cuestionables, como haber sido confundida por marroquí, o por los republicanos, o haber sido capturada por soldados alemanes pro-franquistas, podrían interpretarse como parte de la memoria colectiva, pues realmente ocurrió. Todo esto lo tengo que investigar más, pero son muchas las variantes e interrogantes.

¿De qué manera podría incluir en la enseñanza el testimonio de este grupo de afroamericanos?

En los dos últimos años he tenido la suerte de ofrecer a los estudiantes un seminario sobre la guerra civil española como parte del programa de verano de FAU en la Universidad Complutense de Madrid. El propósito era utilizar los recursos existentes en la capital e incorporarlos como parte de las lecciones de clase. Contamos con presentaciones de expertos en el tema, como Almudena Cros, presidenta de la AABI (Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales). Ernesto Viñas nos habló de la batalla de Brunete, y nos desplazamos hasta Quijorna para ver su pequeño museo de artefactos de guerra. Con Sergio Escalante visitamos el Valle de los Caídos, monumento que Franco dedicó a las víctimas de la guerra. Mireia Sentís nos mostró el documental que esta acaba de producir, Héroes invisibles,8 dedicado a los afroamericanos en la guerra de España. Leímos en clase manuscritos de Salaria, las memorias de Yeats, los poemas de Guillén, Neruda y Vallejo, aprendimos de Orwell y Hemingway. Apreciamos la magnitud del Guernica en el Reina Sofía. Recordamos a Lorca, y vimos la obra de La casa de Bernarda Alba representada por una pequeña compañía en Madrid, Teatro Estudio 2. Fue una experiencia reveladora. Un curso poco convencional en muchos sentidos que de seguro los estudiantes no olvidarán.

Si tuviera que definir en una frase el testimonio de esta mujer, ¿cuál sería?

Difícil lo que me pides, pero me vienen a la mente sentimientos encontrados: desafío y temor, coraje y templanza, ilusión y memoria, voz y silencio. Todo esto y más se encuentra inmerso en la escritura de Salaria.

¿Alguna declaración que le gustaría añadir a esta entrevista?

Me gustaría dar las gracias al equipo de la Fundación Nicolás Guillén, Vilma, Ileana, Orlando, etc., por el recibimiento cordial. Al presidente de la Fundación, Nicolás Hernández Guillen, mi mayor gratitud por la invitación e interés en el tema de mi presentación; y a los viejos amigos, Jorge Domingo Cuadriello y Marta Lemes, por hacer de anfitriones y hacer posible mi visita a Cuba después de doce largos años.


1 Carmen Cañete Quesada: El exilio español ante los programas de identidad cultural en el Caribe insular (1934-1956). Frankfurt/Madrid: Vervuert/Iberoamericana, 2011.

2 Langston Hughes: “NY Nurse Weds Irish Fighter in Spain’s War”. BaltimoreAfro-American 11 dic., 1937. Reproducido en The Collected Works of Langston Hughes. Christopher C. De Santi, ed. Ed. Vol. 9. Columbia, Missouri: University of Missouri Press, 2002. 177-78.

3 Carmen Cañete Quesada y Mauricio Almonte: “’A Negro Nurse in Republican Spain’: Salaria Kea y la Guerra Civil Española.” PALARA: Publication of the Afro-Latin/Romance Association 16 (Fall 2012): 95-111. El panfleto original se publicó en 1938 con la ayuda de algunos comités en defensa de la República española, como The Negro Committee to Aid Spain, el Medical Bureau y el North American Committee to Aid Spain Democracy.

4 Danny Duncan Collum y Victor A. Berch, eds.:African-Americans in the Spanish Civil War: “This Ain’t Ethiopia, But It’ll Do”.Nueva York: G.K. Hall, 1992.

5 Wigginton, Catherine Elizabeth: “‘Where History Turned Another Page:’” Salaria Kee, An African American Woman in the Spanish Civil War”. Tesis M.A. Coe College, 1999.

6 Robins Sharpe, Emily: “Salaria Kea’s Spanish Memoirs”. The Volunteer. Web. 4 Dec. 2011.  <http://www.albavolunteer.org/2011/12/salaria-keas-spanish-memoirs/>.

7 Véanse Langston Hughes, Escritos sobre España (1937-1956), pról. Maribel Cruzado Soria y trad. Javier Lucini;  y James Yeats, De Misisipi a Madrid: Memorias de un afroamericano de la Brigada Lincoln, pról. Mireia Sentís y trad. Dídac P. Larriaga; ambos publicados en Madrid por La Oficina/BAAM en 2011.

8 Alfonso Domingo y Jordi Torrent, dirs. Invisible Heroes: African-Americans in the Spanish Civil War. España: Argonauta Producciones SL y Duende Pictures Inc, 2015. El documental producido por Mireia Sentís junto a Domingo y Torrent está teniendo gran difusión.Se ha subtitulado en francés y ahora la Filmoteca de Barcelona lo está haciendo en catalán.