Vuelos prohibidos o ¿encuentro casual?

37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Vuelos prohibidos o ¿encuentro casual?

Etiquetas: 
cine, Radio y Televisión, Festival del Nuevo Cine Latinoamericano
  • El elenco que se destaca en la película esta conformado por Paulo Fernández Gallo y Sanáa Alaoui, Daysi Granados, Mario Balmaseda y Manuel Porto.
    El elenco que se destaca en la película esta conformado por Paulo Fernández Gallo y Sanáa Alaoui, Daysi Granados, Mario Balmaseda y Manuel Porto.

Vuelos prohibidos, del cineasta Rigoberto López Pego, director de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe, es el título del filme presentado en el 37 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.  

La trama de ese largometraje gira alrededor de un ¿encuentro casual? entre Mario (Paulo Fernández Gallo) y Monique (Sanáa Alaoui), como consecuencia de la suspensión de los vuelos desde París, por la presencia de un inesperado fenómeno atmosférico; lo cual propiciara que el popular cantante cubano y la actriz francesa de origen marroquí, protagonistas de la película, se conocieran en la terminal aérea de la «Ciudad Luz».

Completan el elenco, los primerísimos actores Daysi Granados, Mario Balmaseda y Manuel Porto, entre otros(as), quienes confirmaron en la praxis cinematográfica que, cuando en un filme —cualquiera que sea— participan artistas de su talla excepcional no existen papeles menores, por insignificantes o irrelevantes que pudieran parecer.

Si bien la mayor parte de la acción dramática se desarrolla en París, el proceso de filmación en esa urbe europea solo duró algo más de dos semanas, mientras que el ambiente habanero e insular —que le sirve de telón de fondo al largometraje— muestra las huellas indelebles que han dejado en la ciudad y en sus habitantes el dios Cronos y los procesos socio-económicos que han tenido —y tienen lugar— en la Ciudad de las Columnas.

Paulito FG (su nombre artístico) enfrentó tal desafío por ser el primer trabajo que realizara como actor. Según mi apreciación muy personal, el director de la agrupación musical que lleva sus iniciales, sigue y seguirá siendo uno de los mejores cultores de la salsa y el bolero caribeños, pero —en el campo de la actuación— se percibe —con meridiana claridad— que ese no es, en modo alguno, el plato fuerte que a él le agrada degustar (y eso lo reveló el propio artista en una entrevista concedida a la prensa local).

No obstante, estableció una aceptable interacción con los indicadores básicos indispensables en que se estructura esa cinta y con la forma sui generis en que se enfocan los problemas planteados, porque se trata de una obra de reflexión, de análisis, que le abre las puertas al diálogo sobre el pasado reciente de nuestra nación; compleja situación con la cual el novel actor se sintió identificado como cubano ciento por ciento.

Compartir el set de filmación con el versátil vocalista y compositor representó para la actriz Sanáa Alaoui encarar un gran reto, sobre todo desde el punto de vista lingüístico, porque ella no hablaba la lengua cervantina. Sin embargo, salió airosa de esa prueba de fuego, que la obligó no solo a aprender a hablar correctamente el idioma español, sino también a desenvolverse con fluidez en locaciones tropicales, donde —que este cronista conozca— nunca había actuado…, hasta ahora.

El hecho de prestarle piel y alma al personaje de Monique demostró, con creces, que un(a) verdadero(a) actor o actriz es bueno/a en cualquier medio (cine, teatro, radio, televisión), y en cualquier lugar del orbe.  

La historia que se narra en Vuelos prohibidos trata de mostrar —desde una óptica eminentemente objetivo-subjetiva— los contrastes que presenta un país: desde la relativa modernidad del Vedado hasta «la otra Habana», ya que no es el objetivo del filme edulcorar la realidad, sino —sencillamente— ser honestos con la ciudad y con los problemas que afrontamos quienes en ella vivimos, amamos, creamos y soñamos.