Y el dibujo sigue caminando

Y el dibujo sigue caminando

Etiquetas: 
Plásticos, Holguín, dibujo, exposición
  • El dibujo tiene una alta representación en el arte contemporáneo. Fotos de la autora
    El dibujo tiene una alta representación en el arte contemporáneo. Fotos de la autora
  • El dibujo tiene una alta representación en el arte contemporáneo. Fotos de la autora
    El dibujo tiene una alta representación en el arte contemporáneo. Fotos de la autora

Después de un recorrido por los centros de arte de Sancti Spíritus y las Tunas, y la inauguración ayer de la muestra colectiva Con D' Dibujo en la galería del Centro Provincial de Artes Visuales de Holguín. Se confirma que dentro del arte cubano contemporáneo, tan plural y dinámico, los artistas de estos territorios tienen la osadía de apostar por el dibujo. La selección, implica un diálogo intergeneracional, donde cada uno expresa su circunstancia desde su propia experiencia o universo de vivencia. Carlos René Aguilera, Gertrudis Rivalta, Marcos Alba Rodríguez, Alexander Lobaina, Daniel D. Madruga, Yunier Figueredo Lora y Jeosviel Abstengo, han sido los convocados y en su caso, el dibujo es herramienta, arma y camino. La historia es analizada, en aspectos de la vida social contemporánea, desde ecos y hechos del pasado o en tenebrosas representaciones futuristas. La historia anterior, reciente, el temido futuro, está contenida en esta exposición.  

A través de teatrillos que agrupan múltiples personajes, Gertrudis Rivalta, lleva a cabo una interpretación muy personal de la historia de la nación. Disímiles son los recursos visuales de los que se vale para jerarquizar a los personajes que presenta, entre ellos: las dimensiones, la iluminación, la ubicación en planos dentro de la composición y la caricaturización. Cuquita incita a mantener la memoria, a contemplar el presente desde una perspectiva analítica; mientras el Pato Donald, Pluto y demás personajes animados refuerzan el carácter teatral de la composición y anuncian la entrada en escena de otra cultura nueva: la norteamericana.

Carlos René Aguilera, retoma fragmentos de pasajes míticos y traza nuevas historias a partir de su puesta en diálogo con la figura del oso, distintiva de su poética. Antífates derribado es una de las piezas mejor concebidas, donde el artista apela también a los juegos de sentidos y a un humor refinado.

En el caso de Marcos Alba Rodríguez, su trabajo está centrado en el reflejo de diversos estados emocionales y sicológicos. Por lo tanto, cada obra presenta un espacio de su existencia en relación con el entorno y personas que lo rodean. Representaciones oníricas, cargadas de confusión y psicosis afloran, también como resultado de sus indagaciones por el futuro de la nación. Alba, crea con un impulso sanguíneo, casi demencial, y sus trabajos presentan rasgos escultóricos.

“La opción de Alexander Lobaina es, sin embargo, otra. En él la deconstrucción de los sofismas políticos aparece muy lejos de pretender una repostulación desocializadora y nuevamente interesada en la precisión de lo paradigmático. La estrategia de Alexander pareciera una revisión crítica de las neoutopías de las emancipaciones virtuales del discurso opositor, pues en la medida que resignifica la emblemática, aventurando asociaciones que revelan intencionadas manipulaciones de la historia, de hecho designifica todo un aparato legitimador que es finalmente mostrado en todo lo que tiene de hueco, de resonante, de subterfugio, de espejismo”.[1]

“El cartel, de tan marcada presencia en lo mejor de la cultura visual de los sesenta, y con larga historia de clamor y entropía en nuestra vida social, deviene en su hacer terreno de combinaciones que resucitan la iconografía pop, y convierten sus visiones en claves para una serie de composiciones, carteles “ descartelizados”, que enlazan varios complejos sígnicos: la publicidad comercial, la ilustración de comics y revistas, los modos indirectos de la comunicación no-verbal, los sistemas metafóricos y los símbolos de la existencia política”.[2]

Por su parte, Daniel D. Madruga continuamente se ha interesado por proponer en sus obras una mirada crítica del universo social. Escudriñar en el ser social para entenderlo y cuestionarlo en busca de imágenes que delaten sentimientos extraviados, contenedores de una realidad casi nunca mostrada que resulta el espejo interior de la conciencia humana, símil de la conciencia y comportamiento social, es su objetivo.  

Madruga, se apropia de la ironía y del chiste, de la violencia y del amor como su contrapartida, del deseo devenido en sueño, del miedo y sus metáforas y de las ansias de poder, para elaborar su discurso. Provoca así una duda, desde el absurdo o lo caótico, al abusar del símil y la metáfora y asumir lo mitológico. Mientras Yunier Figueredo Lora nos invita a relacionarnos con los espacios a partir de la memoria.

Finalmente, la serie Mecánica Popular, de Jeosviel Abstengo, resulta una reflexión sobre la tan mencionada ´inventiva´ que forma ya parte de la cotidianidad del cubano. Las artimañas, modos y medios que se emplean para “resolver” la vida. Un fenómeno que ha sido motivo de múltiples teorías de los sociólogos, plasmado desde la feliz correspondencia entre los objetos cotidianos y el subterfugio de la metáfora. 

El tiempo, el deseo, el poder, la muerte, la duda, el error, el caos, el miedo, el absurdo y el olvido se asoman en varias de las piezas. Todos sentimientos, acciones y sensaciones que tocan, rozan y se dan cita en estas piezas, bajo el manto descomunal de nuestra historia, de la isla eterna. Todo, desde esta visión osada, desprejuiciada y sanguínea, que la creación artística permite y demanda si de hablar del reino de este mundo se trata.

Notas:

[1] Caballero, Rufo: Eros, Thanatos y la Filantropía. (Catálogo). Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, 1995, La Habana.

[2] López Oliva, Manuel: Eros, Thanatos y la Filantropía. (Catálogo). Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, 1995, La Habana.