Ya es cierta la muestra Aponte Visionario

Artes Plásticas

Ya es cierta la muestra Aponte Visionario

Etiquetas: 
artes plásticas, Aponte, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales
  • De derecha a izquierda, Édouard Duval Carrié, Ada Ferrer –curadores dela muestra—, el artista cubano norteamericano Emilio Adán Martínez y Norma Rodríguez Derivet, presidenta CNAP. Foto del autor
    De derecha a izquierda, Édouard Duval Carrié, Ada Ferrer –curadores dela muestra—, el artista cubano norteamericano Emilio Adán Martínez y Norma Rodríguez Derivet, presidenta CNAP. Foto del autor
  • Obras de la muestra Aponte visionario: arte y libertad negra. Foto del autor
    Obras de la muestra Aponte visionario: arte y libertad negra. Foto del autor
  • Escultura El roble noble, autoría del artista cubano norteamericano Emilio Adán Martínez. Foto del autor
    Escultura El roble noble, autoría del artista cubano norteamericano Emilio Adán Martínez. Foto del autor

Con la presencia del ministro de cultura, Alpidio Alonso, quedó inaugurada este viernes 20 de agosto la exposición itinerante Aponte visionario: arte y libertad negra, en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, Habana Vieja.

Al inaugurarse, se abre un capítulo importante, no solo en el conocimiento de José Antonio Aponte, figura vilipendiada por la historia, sino, en la ejecución, proyección y puesta en práctica de todo un programa necesario para la implementación y concientización del viejo problema racial. 

Noble gesta la del Programa de Iniciativas Visuales de New York University y su Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, junto al Haitian Cultural Arts Alliance y la Fundación Knight, principales gestores de la muestra. Allí nació la preocupación por ese vetusto fenómeno de la racialidad. Es importante que un organismo como este lo haya asumido.

En los Estados Unidos, un grupo de intelectuales valiosos, encabezados por la historiado cubana-norteamericana Ada Ferrer y el artista y curador haitiano Édouard Duval Carrié, emprendieron la tarea de desacralizar desde las artes plásticas, el lugar desplazado del negro en la sociedad, de inobjetable vigencia.

La Comisión Aponte de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en su constante parecer contra el flagelo del desprecio racial, asumió el reto de darle continuidad en nuestro país y expandir su mensaje emancipador. Está claro la inmersión de la institucionalidad local en el asunto. Se sumó el Consejo Nacional de Artes Plásticas (CNAP), la Fundación Caguayo y la Casa del Caribe.

La integración ha versado en Aponte visionario… los 20 artistas convocados de Haití, EE.UU. y Cuba –en este último, acertada y válida la participación de su diáspora—, han tenido el albedrío de interpretar el famoso libro de Aponte. La conexión sobre el tema de la raza los ha conmovido y es visible en las piezas exhibidas desde las más diversas maneras de la creación plástica, algunas ortodoxas y otras trasgresoras.

De una idea abstracta y lo bidimensional, los creadores deslizaron su pincel por el lienzo; o desde lo tridimensional –la escultura— dieron cuerpo a un objeto; incluso desde el audiovisual, las líneas discursivas afianzan el trazo mayor de esta exposición: la reinterpretación gráfica de un texto.

A muchos no les resultó fácil, era un desafío. Un sinnúmero de veces tuvieron que partir de cero y analizar otras perspectivas de las varias láminas abstractas del libro de Aponte. Pero lo lograron.

Satisfechos los curadores

La propuesta de esta exposición, ideada por Édouard Duval Carrié, fructifica en las piezas. Impresionado por la figura de Aponte y su libro de pintura –el cual desconocía— en lectura de un texto de Ada Ferrer, se dio a la tarea de redimensionar la trágica historia del asunto del negro en el Caribe.

En entrevista realizada comentó sobre las motivaciones que lo llevaron a gestar este proyecto: “Lo primero que me fijé en Aponte es que era un artista, y un artista de gran valor. Además, era historiógrafo, quiso hacer una recopilación de la historia del mundo en un libro de pinturas con sujetos negros y eso para mí era algo primogénito en la historia universal que alguien pensase por primera vez en ese tipo de tema y de proyecto”, dijo.  

Duval Carrié, desde su condición de negro, caribeño y haitiano, trata de incorporar su país al mundo, “estamos muy aislados”, señaló. Al descubrir que Cuba, siendo pequeña, tenía la historia de un hombre como Aponte, le resultó interesante que este artista, hace más de 200 años atrás, luchase también por lo mismo.

“Aponte, no es solamente precursor a nivel de Cuba, sino, es precursor en mí; provoca que un negro como yo trate de dar una explicación y esclarecimiento a nivel del mundo negro, eso es muy importante. Seguiré hablando de él. Su libro es algo muy particular y necesario. De los libros que hablan de los vencidos, el de Aponte es único”, admitió.

Desde la curaduría Édouard se dispuso que el libro se reinterpretara contemporáneamente en los sitios que tengan puntos de convergencia con este, “decidimos que para sacar esa historia afuera, había que rehacer el libro. Vamos a seguir, a cada punto que lleguemos donde la historia del lugar sea similar, convocaremos a artistas para que consulten los archivos e interpreten como lo vean”.

Ubicó primeramente a artistas del Caribe y, en segundo lugar, de los Estados Unidos, “allí hay negros, ellos debían saber que esto es un problema viejo y no del hoy. Algunos artistas creen que son generaciones espontáneas y que nadie ha hecho lo que ellos abordan. Deben saber que hubo alguien que los hizo antes que ellos”, refirió.

Manifestó placer por los resultados y la expresión de los creadores participantes respecto al arte en el mundo negro, “eso, hasta hace muy poco, no era reconocido en la historia”, afirma. Queda convencido que la principal motivación de estos es “la historia de una persona que quiso probar al mundo entero que su propio mundo tenía valor como otro cualquiera”, subrayó.

Igualmente resalta la aceptación global de la muestra, “ha tocado a mucha gente, no solo del Caribe, sino del mundo. No me sorprendería que Europa y África sean los siguientes puertos”, concluyó.

Por su parte Ada manifestó que era “un honor, después de haber estado en Miami, New York y Carolina del Norte, tener la posibilidad en Cuba de mostrar la exposición. Agradezco también a los artistas, trabajar con ellos ha sido una revelación, me han ayudado a comprender a Aponte de una manera distinta”.

Su libro combustionó el pensamiento en Édouard. En este texto combina la rebelión que llevó el líder negro y su libro de pinturas, “era una visión que comprendía el arte, la política y el activismo. Esto es parte de lo que queremos recuperar aquí: la figura de Aponte, no solo como guerrero, sino, como pensador, creador, autodidacta, erudito; un Aponte más humano y universal”, concluyó.

El sábado 21, también en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, sesionó un coloquio sobre la muestra, en la que participaron varios de los artistas, además se presentaron libros. Un intenso debate sobre la racialidad concluyó la jornada.

A la inauguración asistieron Luis Morlote, presidente de la UNEAC; Pedro de la Hoz, vicepresidente primero de esa organización y presidente de la Comisión Aponte; Zuleica Romay, directora del Programa de Estudios Afroamericanos de la Casa de las Américas; Norma Rodríguez Derivet, presidenta del CNAP; artistas, intelectuales y público en general.