Gloria Rolando: “Puedo hablar del presente desde el pasado”

38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Gloria Rolando: “Puedo hablar del presente desde el pasado”

  • La realizadora Gloria Rolando.
    La realizadora Gloria Rolando.

La voz de la abuela reproducida por la grabadora en la quietud del hogar, fue el mejor refugio que encontró Gloria Rolando, durante la difícil etapa que antecedió a la pérdida materna.

En las imágenes que evocaba la voz queda de la anciana en aquella íntima conversación sostenida en 1993, la cineasta fue armando la historia de la familia y de parte de la nación: la de las mujeres pobres, la de las mujeres negras, antes de enero de 1959.

“Es la vida la que te va llevando y el cine documental tiene mucho que ver con la vida que uno hace, el barrio en que uno vive, la clase social a la que pertenece, la historia familiar”, me comentó la realizadora en mayo pasado, días antes de la premier de Diálogo con mi abuela, obra resultante de aquellas horas de dolor y nostalgia.

En fecha reciente, el filme obtuvo el Gran Premio Caracol en el concurso que anualmente realiza la UNEAC y, actualmente, se encuentra entre las cintas cubanas aspirantes a los premios Coral en el 38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que se desarrolla hasta el próximo día 18.

Supongo que estés feliz con el recorrido que está haciendo el documental (le digo retomando la entrevista que iniciamos meses atrás).

“Lo del Caracol fue una gran sorpresa. Me enteré por mi hermana que llegó a la casa llorando de la alegría, porque este fue un proyecto familiar. Por lo tanto, fue un premio de la familia.

“En el caso del Festival del Nuevo Cine, es la primera vez que un material mío está en competición. Estoy muy contenta. Vamos a ver cuáles son los resultados, porque aquí los temas generalmente están muy relacionados con la problemática terrible de abuso, migraciones y violencia que se vive en América Latina”.

¿Después de su premieren Cuba qué camino ha seguido este documental?

“En los meses de septiembre y octubre se puso en varias Universidades de los Estados Unidos.

“Quedé sorprendida con la reacción, con las lágrimas de los jóvenes latinos, de los afroamericanos y también de los anglosajones. Todo el mundo pensaba en su abuela, en la conversación que no tuvieron, en la lejanía.

“Los debates fueron también muy profundos. Donde tuve que explicar un poco fue en la parte del espiritismo. Se sorprendían cuando les decía que esa doctrina surgió en Francia y llegó a Cuba a través de los Estados Unidos. Eso los motivaba a buscar información.

“En Ecuador también estuve con el documental en un taller. Allí la reacción fue la misma. Todo el mundo lo asume desde el recuerdo familiar y hace su propia película.

“En internet se han publicado muchos artículos sobre el documental, lo cual habla de la repercusión que ha tenido”.

Cuando en mayo te pregunté si trabajabas en algún nuevo proyecto me dijiste que tenías que reconstruirte. Era muy reciente la pérdida de tu mamá. ¿Te sientes ya con ánimo para volver tras las cámaras?

“Ya puedo ver el documental sin llorar tanto. Aunque no haya conformidad, con el paso del tiempo una entra en otra etapa. Cada vez que se pone es como una alegría.

“Estoy estudiando la etapa de la República para ver por donde me encamino y puedo proponerle al ICAIC un tema que le interese, pues no puedo asumir sola la producción.

“Estoy investigando la historia que se vincula con la población negra en Cuba. Pienso continuar la temática de la relación de la mujer negra y la sociedad, antes de la revolución. Tampoco me quiero repetir. Creo que puedo hablar del presente desde el pasado.

“Lo que quisiera es ver cómo se les pone el documental a los jóvenes para llevarlos a esa sensibilidad de querer saber, de dialogar, de aprender de sus mayores. Creo que este proceso revolucionario lo necesita.

“Que sepan por qué el viejito tiene esas medallas y no lo vean solo como alguien que molesta porque no les permite poner la música alta.

Si no se empieza por la casa, no van a entender este proceso nacional, el legado de Fidel. Eso hay que promoverlo desde la familia”.