Sonia Amelio: el mensaje de paz de sus manos

Sonia Amelio: el mensaje de paz de sus manos

  • Sonia Amelio en su visita a la UNEAC.
    Sonia Amelio en su visita a la UNEAC.

La danza como arte ineludible ha llegado para quedarse. En ella se combinan talento y entrega para ofrecer una muestra de lo que es capaz una mujer cuando tiene por bandera la pasión hacia el baile como principio imperioso. Bajo tales fundamentos pudiera definirse la personalidad de la bailarina y actriz Sonia Amelio, quien visitó recientemente la Capital, a propósito de la Gira por el Aniversario XXI de su cruzada por la Paz. La mexicana universal, como se le conoce internacionalmente, ofreció a este medio detalles sobre el estado actual de su carrera como bailarina.

¿Qué significa para usted haber recibido el premio internacional Josefina Méndez que otorga la Asociación de Escénicos de la UNEAC?

Fascinada, para mí es un reto más de mi carrera viniendo de un pueblo tan culto y con un amor entrañable que le tengo al pueblo de Cuba. Es doble la emoción. Venir aquí significa mucho para mí porque estoy en el festejo de mi gira internacional por la paz.

Es conocida como la Mexicana Universal. ¿Por qué?

Será porque me faltan menos países por visitar que los que he estado en los cinco continentes; se dice fácil pero estamos hablando de más de 390 premios en todo el mundo, es algo tremendo, no por los premios sino por la disciplina y la entrega a lo que más amo que es el arte. Yo vivo para y por el arte.

¿Cómo describiría cada función en el proscenio?

La entrega en alma, cuerpo y corazón de Sonia Amelio. El público cubano podrá ver obras muy complejas, es un programa difícil que incluye obras de Frank Liszt, Tchaikovski, Korsakov y Vivaldi.

¿Cómo es el trabajo en México?

Trabajo de seis a ocho horas diarias, esa es mi rutina: dos horas de ballet clásico, una más de coreografía, memorizar las partituras, si tengo algún programa como directora de orquesta, ver las cosas escenográficas y de luminotecnia. Es mi lucha, mi reto y mi mística; lo fundamental es la disciplina que conlleva a la tecnificación, se puede tener talento y temperamento y muchas cosas, pero sin la técnica eso no sirve; entonces esa es mi base, creo firmemente en ello y por eso vivo entregada. No me alcanzan las horas del día para lograr todo lo que quisiera, pero sigo insistiendo.

Su opinión respecto a las compañías cubanas de danza.

He visto el ballet clásico y admiro profundamente a doña Alicia Alonso, todas las bailarinas tienen un nivel altísimo en el ballet, así que mis respetos.

¿Algún proyecto inmediato?

De aquí parto a México para cambiar del calor al frío tremendo que me espera en Europa, voy a Palestina, Kazajstán y después a Alemania. Es una gira larga y esta es Sonia Amelio en esta cosa del arte por la paz. Ya estuve en Israel, eso da una idea de que para mí son seres humanos, nada más. El arte es fantástico porque da el privilegio de vivir a los seres. A través de él se brinda un mensaje de amor, paz, concordia y unión entre todos los pueblos.

Si tuviera que definir su vida es una palabra. ¿Cuál sería?

Trabajo, entrega, pasión y disciplina, es más de una pero así lo siento. Sin embargo la palabra que embarga todo lo que hago es amor.