Voces de la República. Un necesario espacio de reflexión

Voces de la República. Un necesario espacio de reflexión

  • Eduardo Bernal Echemendía, presidente de la Sociedad Cultural José Martí en Santi Spíritus.
    Eduardo Bernal Echemendía, presidente de la Sociedad Cultural José Martí en Sancti Spíritus.

Entre los días 12 y 14 del próximo mes de mayo se desarrollará por decimoctavo año consecutivo en la ciudad de Sancti Spíritus el Coloquio Voces de la República, el cual es auspiciado por la filial provincial de la Sociedad Cultural José Martí, con el apoyo de varios organismos e instituciones de ese territorio.

Para conocer detalles de la próxima edición de un evento que ha ido ganando en alcance nacional, el Sitio de la UNEAC conversó con el poeta y ensayista Juan Eduardo Bernal Echemendía, presidente allí de la mencionada organización martiana.

¿Qué particularidades tendrá este año el Coloquio?

Esta convocatoria está dedicada a algunos aniversarios importantes como es el 90 cumpleaños de Fidel.

También abordaremos los centenarios de La clave a Martí y de que la Virgen de la Caridad fuera aprobada como Patrona de Cuba, por iniciativa de los mambises.

Este año se presentarán unas 70 investigaciones sobre temas muy diversos en la vida de la República. Participarán estudiosos de casi todas las provincias, sin que llegue a ser un evento de carácter nacional.

Este es un evento de carácter provincial, lo que su convocatoria tiene alcance nacional.

Hemos dicho que si no viene nadie de otras provincias lo hacemos solo con espirituanos, aunque dure solo un día. Lo que sí es un principio es que el evento no se puede suspender.

Este evento existe porque es una necesidad, de la República se dejó de trabajar con sistematicidad.

Los estudios sobre la República eran infrecuentes. Obedecían tal vez a determinada línea que apareciera en alguna institución. Y no existía en Cuba, hasta ese momento, un evento que sistemáticamente convocara cada año a investigadores de todo el país.

¿Por qué vías tratan de que los debates, las reflexiones que emanan del Coloquio tengan un mayor alcance?

La socialización de los aportes del evento, de sus reflexiones, está muy vinculada con el modo en que se va a desarrollar el programa.

Aunque la mayoría de las sesiones se efectuarán en la Biblioteca Provincial, a la que no todas las personas acostumbran a ir, habrá otras que se realizarán en diversos puntos de la ciudad.

Por ejemplo, el panel sobre los 90 años de Fidel se va a desarrollar en el Boulevard y el relacionado con el centenario de la Virgen de la Caridad, en la iglesia que le está dedicada a ella en la ciudad de Sancti Spíritus.

También se impartirán conferencias en la Universidad, en el Museo Provincial de Historia y en el Archivo Histórico. Este año se suma por vez primera al Coloquio el Teatro Principal, donde haremos la gala artística.

Otra forma de socializar los resultados es a través de los libros que publicamos, de los cuales saldrá en esta ocasión el número once con los trabajos de las dos ediciones anteriores.

Es difícil mantener un evento como este, de forma ininterrumpida y a lo largo de dieciocho años. Debe haber tenido frutos muy alentadores en este tiempo.

Creo que si no hubiera tenido frutos iba a insistir, pero la perspectiva del análisis que tuvimos para que el evento ingresara en la agenda de la cultura cubana desde la Sociedad José Martí, hace también que pensemos que por su productividad teníamos que hacerlo y teníamos que mantenerlo.

Hay eventos que crecen y luego desaparecen. Es normal, como toda producción viva, orgánica. Este, no. Ha tenido un crecimiento, una multiplicación y una atención desde todas las partes de Cuba. Eso acrecienta la motivación de seguirlo trabajando todos los años.