Irreverente soñador de las campiñas

Irreverente soñador de las campiñas

  • Cuando lo conocí no sabía que fuera pintor. Sus maneras son las de un hombre “de campo”. Foto: Cortesía del autor
    Cuando lo conocí no sabía que fuera pintor. Sus maneras son las de un hombre “de campo”. Foto: Cortesía del autor

Cuando lo conocí no sabía que fuera pintor. Sus maneras son las de un hombre “de campo”. Hablador y risueño, le gusta conversar y ser escuchado. Hay un destello de nobleza en sus ojos y algo cristalino que le brota desde lo interno.

Llegué a su obra casi demasiado tarde, y me fue presentada como por casualidad mientras organizábamos los expedientes de la membresía de la UNEAC avileña. A su alrededor se tejía un prestigio de buen pintor con ideas novedosas. Por eso me quedé maravillado cuando vi la serie Ecología de 2009. Y supe que en Leonides Lazo Bernal estaba el pintor comprometido con su arte y con su tiempo.

El juego con el elemento “paisaje” es más que importante en esta serie. Y se vuelve, más que un reflejo de una cultura, de una manera de ser, la fantasía de alguien que siempre ha pretendido realzar lo bello poderosamente. Y sí que son bellos cada uno de estos cuadros. Bellos en su forma, y en lo que cuentan. Porque es la campiña cubana desbordándolo todo.

Y en efecto, es un hombre de su tierra.

En cada reunión de la UNEAC lo veo discutir y ayudar a sus coterráneos. No tiene reparos cuando tiene que fustigar a quien sea con tal de que las cosas se hagan y se hagan bien. Por eso en el Comité Municipal de la UNEAC en Morón, donde trabaja, lo respetan tanto. Da el ejemplo, cumple, jaranea y batalla contras los molinos de vientos propios y los ajenos.

Es disciplinado y prefiere que la “musa lo agarre trabajando” como siempre me dice parafraseando a Picasso. Y su obra lo agradece porque se perfila en ella a un buscador de formas y pretextos para seguir pintando.

¿De dónde sacará tantas ideas? ¿Cómo llegó al Cubismo, al abstraccionismo, al paisaje sobre el óleo o cualquier otra superficie? Son algunas de las preguntas que nunca quise hacerle, porque prefiero verlo así como es, el pintor paisajista, el irreverente soñador de las campiñas.

¿El paisajismo es más que una forma de vida?

A mi modo de ver  entiendo que todo lo que nos rodea es paisaje, alguno de ellos arruinado por el transitar del hombre, otros permanecen con todo su esplendor y pienso que no solo es un modo de vida, el paisaje es vida.

¿Qué crees de las artes plásticas contemporáneas y sus distintos soportes?

No podemos estar en contra de lo moderno y novedoso, en el caso de las artes plásticas contemporáneas y sus diferentes soportes, pienso que hay artistas que han logrado hacer obras maravillosas con materiales disimiles que brindan lecturas diferentes a cadaespectador. También considero que hay algunos artistas que con el afán de estar al día han hecho obras con poca laboriosidad llenas de facilismo y que no dicen nada, también puedo expresar la inconformidad de visitar una galería dos o tres días después de inaugurada y no poder ver el gran premio porque la obra o bien agredía la institución o porque ya se habían llevado el soporte en que se podía apreciar.Los artistas tenemos la posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías y aprovecharlas incluso para realizar lo tradicional, no hacerlo sería estar en contra del desarrollo tecnológico.

Algunos consideran que el arte tradicional está por desaparecer en Cuba, ¿crees que sea cierto?

No creo que el arte tradicional desaparezca, como no ha desaparecido lo tradicional en la música y en otras cosas importante de la cultura cubana, así permanecerá en las artes plásticas a pesar de sus detractores.

Los problemas de la cotidianidad, ¿tienen lugar en tu obra?

Uno de los grandes problemas que afrontamos en la actualidad es la destrucción del medio ambiente dentro del que se encuentra nuestra variedad de paisajes, es por lo que creo que dejar plasmado en un soporte lo que quizás en años ya no exista, es como enviar un SOS a todo ser humano y así defender lo que nos rodea.

¿Te interesa más denunciar o reflejar lo que vives a diario?

Quizás en alguna de mis obras se denuncie la indiferencia de algunos hombres a lo que acontece a su alrededor y no protegen el medio donde se desarrollan.Es lo que traigo arraigado desde que nací en medio de palmares arroyuelos y montañas del municipio Sibanicú, Camagüey y que solo existen en mis recuerdos.

Nacer en Camagüey y vivir en Morón, ¿cómo te define en tu obra?

En una ocasión en 1972 y pasando el Servicio Militar Obligatorio juré nunca más volver a Morón, pero como las artes todo lo acomoda, un día del año 1982 estando en el movimiento de artistas aficionados recibí un premio en la provincia de Camagüey, esto me dio la oportunidad que viera a Morón de forma diferente, aquí conocí artistas como: El chino Wong, Noel Buchillón, Eduardo Vázquez y Alfredo Abreu (Pucho), desde ese momento quedé ligado a este municipio al que le he dedicado casi veintidós años de mi vida. Creo que nacer en Camagüey y vivir en Morón me ha dado la posibilidad de conocer un poco más de las artes plásticas.

Le has pintado a diferentes temas, ¿te queda algo por decir?

En realidad aunque he tratado diferentes temas en mi obra, es más lo por decir que lo dicho.

¿Cómo se mezclan en tu vida, la presidencia del comité municipal de la Uneac y el pintor?

Mi vida y el  pintor es lo mismo, la mezcla es con la UNEAC a la cual nunca pretendí ser el presidente, la he asumido con todo amor. Aunque esté convencido de que muchos de los artistas de Morón lo hubieran conducido mucho mejor.

Si tuvieras que cambiar algo significativo de estos tiempos actuales, ¿qué cambiarías?

Si me dieran la oportunidad de cambiar algo de estos  tiempos cambiaría todo lo que se relacione con la palabra “indolencia”.

¿Es bueno vivir en una era tecnológica?

Es muy bueno vivir en una era tecnológica, pero la misma tiene dos caras, y una de ellas se utiliza para fabricar la muerte. Si el hombre quisiera se podría dejar una sola en la cual viviríamos un poco más libres y felices.

¿Por qué aún pintas paisajes en pleno siglo XXI?

Aún en este siglo pinto paisajes también lo hice en el siglo pasado y si pudiera lo seguiría haciendo en el venidero.