Cultura en el Hotel Sevilla: más allá de la rutina. Parte I

Cultura en el Hotel Sevilla: más allá de la rutina. Parte I

  • Se deben trazar estrategias que eleven nuestra riqueza artística, principalmente en hoteles, como el Sevilla.
    Se deben trazar estrategias que eleven nuestra riqueza artística, principalmente en hoteles, como el Sevilla.

Mucho se habla de la animación cultural en los centros turísticos, sobre todo, en los hoteles. El término es mal interpretado a la hora de ejecutarse. Con opiniones a favor y en contra —de las últimas, las más prolíferas—, no goza de un concepto que promueva y enaltezca en su dimensión justa, el rico y variado panorama artístico-cultural de Cuba y el mundo; a mi modo de ver, es fundamental en primer instancia, la cultura cubana.

A falta de una apreciación y especialización profunda en el legado cultural de la Isla por parte de los encargados de promover y divulgar este capítulo de la nación en los infinitos centros hoteleros del país, se cae en una seudocultura y folclorismo, la mayoría de las veces banal y poco dérmico, que demerita nuestra riqueza artística, en detrimento y credibilidad de nuestra realidad e idiosincrasia.

Pero no todos dan gato por liebre. El hotel Sevilla, fundado el 22 de marzo de 1908 y uno de los más viejos de la ciudad, perteneciente al Grupo empresarial Gran Caribe —de administración conjunta Cuba Francia—, se empeña en ofrecer un producto cultural distinto —particularmente rehúso ese término comercial— en su programación regular, fuera del divorcio generalizado que existe en ese sentido en la programación de muchos hoteles.

Para ver qué sucede en esta dirección nos llegamos al hotel.

Solucionar el divorcio

Por una necesidad cultural del lugar, que subraya en primer lugar la promoción de una cultura que vitalice el reconocimiento pleno de los valores de la cultura cubana y universal, la administración decide recabar la asistencia de Pebeco Producciones (Por un bien común), productora multifacética de RTV Comercial que incluye servicios de animación, gastronomía y audiovisuales.

Pebeco elaboró un diseño de animación que imbrica varias manifestaciones: música, danza, artes plásticas, literatura, etc., para lograr la atención de los turistas y de todo el que circule por el lugar, sea nacional o foráneo, y, principalmente, las personas de los alrededores, distinguiendo en primer punto, el acceso a la instalación gratuitamente.

A partir de aquí, realizaron una maquetación de las posibilidades artísticas del hotel desde una mirada multidisciplinaria (arquitectura; sonido —incluyó un estudio de la acústica del lugar para ajustar los tipos de género y agrupaciones—; tipo de cliente, etc.) que dio como resultante espacios caracterizados por la música instrumental (cuerdas y vientos), popular (tríos, cuartetos y septetos), exposiciones transitorias, promoción de la literatura, charlas y conferencias, entre otras.   

De esta manera han logrado espacios regulares que distribuyen en diferentes horarios del día, de manera que esté presente el arte en todo momento y que brinde un conocimiento aproximado de su amplio diapasón.

En particular, es logro positivo los espacios caracterizados, obedecen, precisamente, a esa necesidad de brindar un conocimiento del amplio diapasón de la cultura. Las Noches del son, muy aceptadas por los clientes y el público circulante, ocurre todos los jueves de 8:30 p.m. a 10:30 p.m. y son animadas por un grupo de son, además de parejas de baile. Los viernes lo dedican a las Noches de lírico, en donde alternan varios grupos de ese género. Los domingos, uno de los días más ansiados por los que llegan al Sevilla, corresponden a las Noches del Jazz; el próximo 30 de abril, Día Internacional del Jazz, estará cumpliendo dos años de fundado, lo festejarán con un concierto especial. Pero no olvidan la cultura universal y los sábados alternan las Noches de novedad; incluyen la promoción y divulgación de géneros de todo el mundo, entre ellos el flamenco, la música mexicana y mariachis, variedades del teatro musical, grupos de cuerdas, etcétera.

No están satisfechos y la búsqueda de las posibilidades artísticas es una constante en Pebeco y el hotel. Prevén una noche de música afrocubana, otra de música campesina, otra de variedad general; todas con el concepto de brindar un espectáculo desde la vindicación de la cultura, a tono con las necesidades del turista y, sobre todo, la población de la comunidad. En próxima nota profundizaremos sobre este aspecto.