La Feria estuvo mejor pero…

La Feria estuvo mejor pero…

  • 26 Feria Internacional del Libro en Santa Clara. Foto del autor
    26 Feria Internacional del Libro en Santa Clara. Foto del autor

Se dice que toda obra humana es perfectible y la reciente 26 Feria Internacional del Libro en Santa Clara lo vuelve a demostrar porque si bien las Ferias anteriores tuvieron luces las de este año brillaron más aunque alguna que otra aún tiene intermitencias.

No voy a entrar en detalles de cifras porque a veces esconden por igual manquedades que éxitos cualitativos pero es bueno decir que según las autoridades del Centro del Libro al cerrar el segundo de los cinco días de Feria ya se había “vendido todo lo que se vendió en toda la edición anterior”

En ese logro indiscutible tiene mucho que ver la mejorada oferta de libros destinados a los niños, los diccionarios en dos formatos y los textos dedicados al líder revolucionario Fidel Castro Ruz.

Las cifras de asistencia del público a las actividades estuvieron a muy buen nivel en la generalidad de los 16 programas de la Feria pero aquí afloró lo que encuentro como la principal deficiencia presente aún, porque es algo que se arrastra hace años.

Me refiero a la simultaneidad de una o más acciones de alta incidencia popular o exquisitez literaria lo que pone a la gente en una disyuntiva cuya solución siempre afectará la asistencia a una o más actividades de gran valía cultural.

Esa es una problemática que no es de difícil solución porque la experiencia y sensibilidad de los organizadores es suficiente para detectar con anticipación aquello que más vale y gusta a la población.

Se mantuvo la Feria Santaclareña como un espacio donde participar en lanzamiento de novedades editoriales de excelente calidad y compartir de cerca con importantes protagonistas de la literatura cubana.

También causa problemas la fecha en que se ubicó la feria, lo que se repite en los últimos años, y es que entre el 29 de marzo y el 2 de abril la inmensa mayoría de los villaclareños aún no ha cobrado su salario lo que ocurre generalmente a partir del 5 de cada mes.

Es un asunto fácil de resolver porque las autoridades de la provincia tienen la facultad de ponerle fecha a la Feria y han manifestado comprensión sobre el caso que prometen resolver.

Creo que los villaclareños tuvimos una Feria mejor que la anterior porque se compraron más libros que son tesoros de conocimientos que se llevan a la familia para compartir y también porque una vez escritores, investigadores y personalidades intercambiaron cara a cara con sus lectores lo que también es un tesoro para el saber y el alma.

Por lo tanto a mantener e intensificar las luces logradas y a eliminar las intermitencias que se manifiestan. Vendrán nuevas Ferias del Libro y esperemos que sigan mejorando y aunque sabemos que como toda obra humana habrá alguna que otra mácula esperemos que no sean las mismas, bien puede ser.