Parroquia camagüeyana Nuestra Señora de La Soledad: inspiración y leyenda

Parroquia camagüeyana Nuestra Señora de La Soledad: inspiración y leyenda

  • Parroquia Nuestra Señora de La Soledad. Foto del autor
    Parroquia Nuestra Señora de La Soledad. Foto del autor

La parroquia Nuestra Señora de La Soledad es fuente de inspiración de creadores cubanos y de otras latitudes. Además, en torno a cómo y por qué se erigió existe una leyenda que se transmite de generación en generación.

La Soledad  es una edificación de valor arquitectónico e histórico,  construida entre los años 1733 al 1736. Exponente del barroco colonial cubano, se encuentra ubicada en el centro histórico de la ciudad de Camagüey, Patrimonio Cultural de la Humanidad, a unos 570 kilómetros al este de La Habana, (fundada el 2 de febrero de 1514, según la tradición).

Explica el licenciado Julio Hernández, especialista del proyecto cultural Ejo, que habitantes de la comarca defienden la leyenda de que un carricoche se atascó en el lugar donde está la iglesia, en el camino que conducía de la villa a los embarcaderos de la costa norte, y los carreteros comenzaron a descargar.

Según la leyenda, “inesperadamente se descubrió que el excesivo peso se debía a una pequeña caja. Abierta ésta, se encontró una imagen de Nuestra Señora de La Soledad, por lo que se interpretó el hecho como indicación para que se erigiera allí de un templo. Ya desde 1697 existía una ermita de mampostería”.

Consta en la historia que, en la Iglesia de La Soledad, el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz fue bautizado el 6 de enero de 1842 y en el propio templo contrajo matrimonio con la patriota Margarita Amalia Simoni Argilagos, el 1 de agosto de 1868.

La Soledad se levanta en una de las doce plazas históricas de la villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, y forma parte del segmento declarado por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La Soledad inspiración de artistas

Pero la leyenda está reflejada en varios proyectos de creadores cubanos, especialmente en las artes visuales, en los que se expresan las más disímiles técnicas y numerosos discursos expresivos.

Una veintena de obras de artistas consagrados de la plástica camagüeyana y de su vanguardia, entre los que están Joel Jover, Ileana Sánchez, Rodrick Dixón, Nelson Miranda, Osmany Varona, Emilio Womg, Ali Hamouni, Pablo Sedré y Osmany Soler, recrean la leyenda.

Los artistas, explicó el especialista Julio Hernández, plasman la riqueza expresiva del quehacer de esta ciudad de Camagüey, para interpretar una de las tantas leyendas de la villa.

Consideró que “visiones diferentes en momentos escondidos en algunos de los discursos expresivos, nos llevan de la mano a reflexionar ante la obra para poder compenetrarnos en este mundo tan rico que es el imaginario popular…”