Bajo el mar… no todo es azul

Bajo el mar… no todo es azul

  • Hasta el 30 de agosto próximo podrá disfrutarse esta virtuosa exposición en la martiana institución de la Plaza de la Revolución. Foto del autor
    Hasta el 30 de agosto próximo podrá disfrutarse esta virtuosa exposición en la martiana institución de la Plaza de la Revolución. Foto del autor

Con este título quedó inaugurado el pasado 5 de junio la exposición personal de del pintor cubano Silvio Martínez Cabrera, en la sala transitoria del Memorial José Martí.
La mitad azul de la muestra es una denuncia del caos creado por el hombre por su desenfrenado consumismo y la otra, una esperanzadora invitación a encontrar en los detalles de la naturaleza la actitud salvadora. Se integra por 12 lienzos de mediano y gran formato, más una instalación “Contaminación”. Realizadas todas de enero para acá, a solicitud de la institución martiana.
Son obras que acarician la vista y agitan el cerebro. Con dominio técnico multifacético; factura hiperrealista de reflejos, transparencias y difuminados; uso intencional de planos y ángulos, típicos en la fotografía contemporánea; más el minimalismo simbólico que evidencia su formación cartelística.
Signos y códigos sutiles interconectan las piezas entre sí y con el discurso central de la muestra. Organizados armónicamente en tres niveles de codificación.
Cualidades que descubrimos en los paisajes martianos que integraron la personal “Bajo la mirada de José Martí”, expuestas en mayo pasado en esta misma institución.
Bajo el mar… no todo es azul es la primera exposición totalmente centrada en el tema ambientalista. Con ella, el pinareño regresa a sus orígenes naturalistas, su sensibilidad y destreza técnica que le valieron el título de “pintor del agua”.
El pintor, diseñador, fotógrafo y escultor Silvio Martínez Cabrera (Pinar del Rio, 1952) se graduó en la Escuela Nacional de Arte (1968) y en la Escuela Nacional de Diseño (1973). Es miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. Ha realizado 14 exposiciones personales en Cuba y 15 en el exterior, además de participar en más de 100 exposiciones colectivas. Sus obras aparecen en colecciones del Museo de Bellas Artes de La Habana, en España y en colecciones privadas en Portugal, Brasil, Colombia, Canadá, Francia, Alemania, Argentina, Estados Unidos y Costa Rica.
A la inauguración asistió el excelentísimo señor Juan Manuel Corso, embajador de la República de Colombia en Cuba.
Hasta el 30 de agosto próximo podrá disfrutarse esta virtuosa exposición en la martiana institución de la Plaza de la Revolución.