Celebra la reina de las charangas insulares su cumpleaños 79

Celebra la reina de las charangas insulares su cumpleaños 79

  • El programa estuvo integrado por danzones, chachachás y demás géneros musicales que la Orquesta Aragón cultiva desde hace casi ocho décadas. Foto tomada de Internet
    El programa estuvo integrado por danzones, chachachás y demás géneros musicales que la Orquesta Aragón cultiva desde hace casi ocho décadas. Foto tomada de Internet

“Aragón, Aragón […], si tú escuchas un son sabrosón, ponle el cuño es Aragón […], si tú escuchas un rico danzón, ponle el cuño es Aragón”. Los acordes musicales del tema que, compuesto por el maestro Enrique Jorrín (1926-1987), creador del chachachá, identifica —en el pentagrama sonoro caribeño y universal— a la emblemática Orquesta Aragón, llenaron de música, poesía, luz y color el legendario Teatro América, otro de los escenarios de los grandes éxitos de la Charanga Eterna, la cual festejara —con un concierto de lujo— el aniversario 79 de su fundación, acaecida el 30 de septiembre de 1939, en la sureña ciudad de Cienfuegos.

La conducción estuvo a cargo del carismático locutor Víctor González Medina, una de las voces insignia de Radio Progreso, quien destacó —en apretada síntesis— la fecunda trayectoria histórica y artístico-profesional de los estilistas del chachachá, quienes hicieron vibrar de emoción a un público que los sigue a todas partes, ya que le fascina la forma sui generis en que la agrupación cienfueguera interpreta los ritmos cubanos, los legítimos, los verdaderos.

Por otra parte, señaló que, en 2019, coincidirán los aniversarios 80 de la Orquesta Aragón y 90 de la Onda de la Alegría, y consecuentemente, serán festejados tal y como tan solemnes efemérides lo requieren.

La invitada especial a ese concierto dominical fue la soprano Bárbara Llanes, quien —con la excelencia artístico-profesional que la distingue en cualquier escenario lírico local o foráneo, y con el acompañamiento musical de la Orquesta Aragón— interpretó Noche Azul y Siboney, dos clásicos de todos los tiempos, que el auditorio premió con una cerrada ovación.

Los “aragonísimos” —como los califica la maestra Carmen Solar, Premio Nacional de Radio— incursionaron durante casi dos horas en el repertorio clásico de la nave insignia de la música popular cubana. En ese contexto,  habría que destacar —entre otros no menos relevantes— los respectivos solos de piano y violín que estuvieron a cargo del tecladista Orlando (Landy) Pérez y el maestro Lázaro Dagoberto González, quienes demostraron —con creces— que son verdaderos virtuosos de esos instrumentos, y que suscitaron prolongados aplausos por parte de los fieles admiradores de la orquesta ícono de la música bailable en el archipiélago cubano y fuera de nuestras fronteras geográficas.

El programa estuvo integrado por danzones (no obstante ser nuestro baile nacional está invisibilizado en la radio y la televisión nacionales, con honrosas excepciones, que las hay), chachachás y demás géneros musicales que la Orquesta Aragón cultiva desde hace casi ocho décadas. Agrupación con formato charanguero, al que no renuncia ni renunciará jamás, y que ha exaltado a planos estelares la música cubana de todos los tiempos, en los cinco continentes, a donde ha llevado el dulce sabor del trópico.

El timbre sonoro del teclado y la flauta de sistema se fusiona en cálido abrazo con la contagiosa melodía que emana del bajo y los cinco violines,  que cuentan con el respaldo de la percusión (tumbadora, güiro y pailas). Perfecto acople instrumental, que les facilita a los cantantes la vocalización de las letras para poder imprimirles a los tumbaos ese gracejo criollo, que caracteriza los estribillos únicos e irrepetibles de “la que llegó y triunfó”.

Como suele suceder en los conciertos que ofrece la Orquesta Aragón, los espectadores no pudieron resistir los deseos de echar un pie con los números incluidos en el programa, y concretamente, con el popular Pare cochero, que cerró con broche de oro su memorable actuación en el septuagenario Coliseo de Centro Habana.