Ernesto Che Guevara: más vigente que nunca en el Aniversario 90 de su Natalicio

Ernesto Che Guevara: más vigente que nunca en el Aniversario 90 de su Natalicio

  • Este año se celebra el Aniversario 90 del Natalicio de Ernesto Che Guevara. Foto tomada de Cubadebate
    Este año se celebra el Aniversario 90 del Natalicio de Ernesto Che Guevara. Foto tomada de Cubadebate

Nuevamente la Casa del Alba Cultural de La Habana vuelve a ser sede de grandes acontecimientos y, en esta ocasión, con motivo del Aniversario 90 del Natalicio de Ernesto Che Guevara, oportunidad que contó con la presencia de un panel de  connotados economistas cubanos quienes disertaron sobre El Pensamiento económico del Che. Asimismo, se realizó la presentación del libro El diario del Che en Bolivia, de Ernesto Guevara de la Serna, que, aunque coincide con la publicación que en 1968 realizó por primera vez el Instituto Cubano del Libro, “en el caso de éste, por su relevancia histórica, se han añadido las páginas que no aparecieron en aquella primera edición, las cuales fueron retiradas por los Servicios de Inteligencia del gobierno boliviano como medida de seguridad (…) El texto de la primera edición fue cotejado y revisado con los facsimilares por la compañera Aleida March, pudiendo aclararse algunos términos y palabras que aparecieron como ilegibles”.

El diario del Che en Bolivia en esta, su sexta edición (Editorial de Ciencias Sociales, 2017), cuenta con un Glosario de nombres, pseudónimos y apelativos aportado por la edición publicada por Ocean Sur y el Centro de Estudios Che Guevara, referenciados en el texto.

Panel: Aniversario 90 del Natalicio del Che. Su Pensamiento económico.

Un panel de lujo conformado por los prestigiosos economistas cubanos Jacinto Valdés Dapena, Orlando Borrego, José Luis Rodríguez y la doctora Gladys Hernández Pedraza, como moderadora, abordó el tema referido al Pensamiento económico de Ernesto Che Guevara, el que rememoró algunos capítulos trascendentales de su vida como fueron, entre otros, los primeros contactos de aquel joven argentino conocedor de la cruda realidad de algunos países de este continente, autor además de un texto sobre Filosofía y avezado estudioso del marxismo-leninismo; su contacto ulterior con Fidel en México, días antes de partir como expedicionario del yate Granma; su postura valiente y digna como combatiente en la Sierra Maestra y su satisfacción al serle otorgado los grados de Comandante (el primero que los recibe), por parte del Líder de la Revolución cubana; sus continuas lecciones de ética, disciplina y abnegación revolucionaria a todos aquellos que le conocieron y trataron, en especial, trabajadores del Banco Nacional de Cuba, del Ministerio de Industrias; obreros y portuarios, cortadores de caña, junto a quienes laboró —dejando su inolvidable y sencilla impronta—, durante las jornadas dominicales de trabajo voluntario; su vasta cultura en relación con saberes que podían partir desde conocimientos filosóficos, sociológicos y políticos, hasta aquellos ligados con disciplinas como las Matemáticas o el ejercicio de la contabilidad; su profundo análisis y asimilación de los estudios de Marx y Engels; el humanismo que siempre le caracterizó acorde a sus principios; su valentía y estoicismo, a toda prueba, durante los momentos más difíciles de la lucha revolucionaria…

En suma, un panel de lujo reunido alrededor de un tema excepcional y movido por un anecdotario evocador de un hombre que continúa cumpliendo sus vaticinios en el mundo actual, y un ejemplo a seguir de que es posible construir un mundo más justo para el ser humano.

Resumen de intervenciones destacadas durante el panel

Dr. Jacinto Valdés Dapena:  “Con motivo del XX Aniversario de la Caída en combarte del Guerrillero Heroico y en un texto titulado Imagen del Hombre Nuevo, del ocho de octubre de 1967, el Comandante en Jefe Fidel Castro destacó que “(…) Pido modestamente, en medio de este proceso de rectificación, que el Pensamiento económico del Che se conozca aquí, en América Latina, en el mundo capitalista desarrollado, en el Tercer mundo, y en el mundo socialista”.

Prof. Orlando Borrego: “Todo el pensamiento del Che está vigente totalmente en la actualidad y, en especial, en lo que respecta a su aporte extraordinario a la planificación dentro de los planos económico y sociológico (…) Llegó a hacer del Ministerio de Industrias, el más eficiente del país (…) Era increíble el sacrificio que hacía el Che para estudiar, la organización sistemática para hacerlo durante su mandato como Ministro de Industrias. Dormía entre dos y cuatro horas; nunca olvido que, en un día del año 1964, me dijo: —Borrego, vamos a trabajar a partir de hoy, hasta la una de la mañana (…) Estudió contabilidad, disciplina que, a los cinco meses de concluirla, logró asimilar cada uno de sus detalles, al igual que pasó un curso de Matemáticas con el profesor Vilaseca. No obstante su poco tiempo, ¡jamás faltó a un trabajo voluntario dominical!, que calificaba como elemento formador de la conciencia”.

Dr. José Luis Rodríguez : “El Che realizó un aporte trascendental al entender que ‘había que llevar a cabo un pacto político-social junto a las transformaciones económicas. En nuestra posición, dijo, el comunismo es un proceso de conciencia, y no solamente un fenómeno de producción, no se puede llegar al comunismo por la simple acumulación mecánica de cantidad de productos (…) Para llevar a cabo una labor consciente estuvo siempre y, en primer lugar, su criterio referido a la participación popular en la toma de decisiones, el obrero tiene que ser capaz de medir hasta la proporción del PIB, de discutir todo esto; el internacionalismo, como parte integral de la educación del pueblo y de nuestra influencia en el mundo; la emulación fue un instrumento vital para el Che con el objetivo de sustituir la competencia del mercado por la competencia fraternal, y sus aportes al trabajo voluntario (…) Debemos y tenemos que enfatizar en la identidad de criterios entre el Che y Fidel, incluso si recordamos aquel discurso del Comandante en Jefe de 1987, cuando plantea que “hay ideas del Che que son de una vigencia absoluta y total; ideas sin las cuales estoy absolutamente convencido de que no se puede construir el comunismo, como aquella idea de que el hombre no debe ser corrompido o enajenado. Como aquella otra idea de que sin la conciencia, y sólo construyendo riquezas, no se podrá construir el socialismo como sociedad superior, no se podrá construir jamás el comunismo (…) Y es que ningún sistema de dirección podrá sustituir la ideología, el trabajo político…estos son aportes socialistas que no vienen del capitalismo. No hay economía sin política, ni política sin economía”.

Dra. Gladys Hernández Pedraza: “Otro de los grandes debates presentes en toda la trayectoria y obra del Che es el papel central que tiene del hombre en la impartición de justicia, en la participación diaria en la toma de decisiones, en la creación de esta riqueza. Nosotros formamos parte de los optimistas, cada uno desde su visión y participación histórica (…) No estamos en una Cuba aislada, sino en una Cuba que participa dinámicamente de un componente internacional que nos es inherente como al Che, dado por la solidaridad y la participación de la gente en su crecimiento y desarrollo (…) Con el legado del Che todos aprendemos. Se aprende a transmitir su legado a la joven generación para que continúe con el paso, por la vía de grandes hombres como él”

Presentación del libro: El diario del Che en Bolivia, de Ernesto Che Guevara.

“El Diario del Che en Bolivia, sin lugar a dudas, representa un documento histórico de alto valor político incluso para estos momentos, al permitir dilucidar las inconsecuencias teóricas y políticas de la mayoría de los partidos comunistas latinoamericanos que no se planteaba (ni plantea), la lucha por la toma del poder”, así resaltó la doctora Delia Luisa López, de la Editorial Nuevo Milenio, durante su intervención para agregar que igualmente, es una demostración orgánica de ética revolucionaria, o de vínculos entre política y ética que deben presidir las acciones de los revolucionarios y de la cual el Che fue genuino ejemplo (…) Es un documento histórico que afirma el más alto sentido del compromiso internacionalista de los revolucionarios decididos a contribuir a la destrucción del capitalismo como sistema mundial y a la creación de la nueva sociedad de transición socialista; ratifica también lo que Fidel siempre nos enseñó (nos enseña), y es que la unidad constituye una de las estrategias políticas imprescindibles de los revolucionarios, antes y después de la toma del poder”.

Finalmente precisó que “no se puede hablar del Che tan sólo como guerrillero heroico o como estratega militar, porque en todas sus acciones y actuación y estatura moral se yergue como político y teórico del comunismo cubano y latinoamericano”.