Fuegos que arman la luz VII

León Estrada

Fuegos que arman la luz VII

  • León Estrada tiene publicado un texto como Santiago Literario, casi una enciclopedia de la literatura de su región.
    León Estrada tiene publicado un texto como Santiago Literario, casi una enciclopedia de la literatura de su región.

Su estampa quijotesca le acentúa dondequiera que va como un auténtico personaje sin pose ni montajes. Editor y de los buenos, se ha echado a sus hombros junto a ese otro excelente historiador y escritor Julio Corbea la revista Del Caribe que se edita en Santiago de Cuba y que es hoy día la publicación periódica de corte antropológico más antigua de Cuba. Es quizás el más entendido de los poetas en materia histórico-literaria sobre todo de su ciudad natal y ha escrito el único Diccionario de Escritores Santiagueros que existe, obra por demás colosal y que tendrán que agradecerle unas cuantas generaciones. Y por si fuera poco ha publicado Santiago Literario, casi una enciclopedia de la literatura de su región.

Misántropo irreverente, no hace esa vida social, farandulesca, tan común en artistas y escritores, a menos que le interese demasiado el asunto. Trabaja y trabaja, esa es ahora su religión: el trabajo.

En los años duros, esos del llamado quinquenio o decenio gris en Cuba fue blanco alguna vez de  atrocidades perpetradas por mediocridades intelectuales de las que se defendió con donaire e hidalguía. Pero nada melló su fe en tiempos mejores. Ahí está, mejor entre los mejores, merecedor de una buena decena de premios, y un envidiable dossier de publicaciones. Incansable en esa noble tarea de dar a conocer a los demás.

“…No tienes por qué escapar ni descender.

Tus pasos diligentes dejan un rastro de sangre

como si de flores de tratara.

Dios no te ve.

Bajo el sol de febrero hay sangre. Sangre luminosa.

Si despiertas significas olvido y desnudez.

La imagen de dios no se refleja en ti.

Derramada la cera de los cirios en la liturgia añosa.

Él no te observa ni se convence de tu pureza.

Tú y él la irrealidad. La noche interminable.

No te defiende y te deja caer.

Para ti sólo existe el Deseo.

Dios no te escucha. Dios no te dice:

“Por tus palabras hablaré.

Tus manos serán mi instrumento.

Tu nombre el mío. Serás yo”.

El poeta Francisco José León Estrada nace en Santiago de Cuba el 29 de junio de 1962. Es autor de compilaciones valorativas de la obra de varios poetas cubanos. Ha obtenido numerosos premios por su obra entre los cuales destacan el Regino Boti, el Navarro Luna, el Heredia y el José Manuel Poveda de la Editorial Oriente.

Merecedor también de, entre otras, de la Distinción Majadahonda y la Distinción por la Cultura Nacional.

Tiene publicados los poemarios Circo de barro; El tiempo de los fieles; En la soberbia de un nosotros lúcido; Fábula del ascensor y la nodriza; Los ignorados duelos; Desnudo de memoria; Libro de la duda y el deseo y Los conjuros del lirio, algunos de ellos reeditados.

Es miembro de la UNEAC