Homenaje audiovisual a Salvador Wood y Yolanda Pujols

Homenaje audiovisual a Salvador Wood y Yolanda Pujols

  • Salvador Wood y Yolanda Pujols eran seres humanos sencillos, humildes, con una facilidad innata para establecer una sólida relación emocional con los radioescuchas. Fotograma del documental
    Salvador Wood y Yolanda Pujols eran seres humanos sencillos, humildes, con una facilidad innata para establecer una sólida relación emocional con los radioescuchas. Fotograma del documental

Una leyenda costeña, con guión y dirección del carismático actor y realizador Patricio Wood, es el título del documental, exhibido —en horario estelar— por el Canal CubaVisión, para honrar la memoria de los primerísimos actores Salvador Wood (1928-2019) y Yolanda Pujols (1924-2015).

Este cronista tuvo el inmenso privilegio de cubrir para el Sitio Web de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el estreno de ese audiovisual, efectuado en la sala Villena de la cincuentenaria organización, y dedicado a evocar la vida y la obra de dos glorias de la cultura cubana e iberoamericana.

Con apoyo en imágenes de archivo y en fotos captadas por una cámara inquieta, el televidente pudo seguir la fecunda trayectoria artístico-profesional de esa pareja unida por el amor y el arte durante más de seis décadas.

El despegue de esos dos pilares del teatro, la radio, la televisión y el cine insulares comenzó en Santiago de Cuba, en la Cadena Oriental de Radio, donde dieron los primeros pasos en el mundo mágico de ese medio masivo de comunicación, que los cautivara y atrapara para siempre.

Con posterioridad, el matrimonio integrado por Salvador y Yolanda se trasladó a la capital cubana, y continuaron con éxito de público y de crítica su carrera en Radio Progreso, la Onda de la Alegría, RHC Cadena Azul, en el circuito CMQ Radio y Televisión, así como en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), y en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), hasta que su edad y salud corporal se lo permitieron.

Durante el desarrollo de ese homenaje audiovisual a dos eminentes y cubanísimos artistas, los agasajados relataron anécdotas, vivencias, experiencias relacionadas con su fructífero quehacer en los medios; impecable labor artística que percibieran como fuente nutricia de ética, estética, patriotismo, humanismo y espiritualidad.

Salvador Wood y Yolanda Pujols eran seres humanos sencillos, humildes, con una facilidad innata para establecer una sólida relación emocional con los radioescuchas, tele-espectadores y cinéfilos, quienes disfrutaran al máximo sus estelares actuaciones en la radio, en la televisión y en la pantalla grande, porque tenían duende, al jocoso decir del poeta, escritor y dramaturgo granadino, Federico García Lorca (1898-1936) o eran poseedores del Ángel de la Jiribilla, según el novelista, crítico y periodista José Lezama Lima (1910-1976).

En Cojimar, comunidad marina donde se establecieron desde que llegaron a La Habana, concibieron a sus dos encantadores retoños: la doctora Yolanda y el versátil actor Patricio Wood Pujols, quienes les fueron tan necesarios como la luz a las plantas, el aire a las aves y el agua a los peces. Además del arte, su otra razón de ser en la vida que compartieron juntos durante más de 60 años, eran sus vástagos, a quienes amaban con todas las fuerzas de su ser.

Solo un señalamiento a ese documental, signado —básicamente— por su excelente concepción estético-artística y proyección ético-humanista: mucho me hubiera agradado que entrevistaran a más colegas y amigos que conocieron y trataron a esa pareja única e irrepetible que, lamentablemente, ya no esté entre nosotros.