Homenaje literario al Teatro América por su cumpleaños 75

Homenaje literario al Teatro América por su cumpleaños 75

  • Según Urbezo, por América han desfilado —desde 1978 hasta el 2010— 346 actores y actrices nacionales.
    Según Urbezo, por América han desfilado —desde 1978 hasta el 2010— 346 actores y actrices nacionales.

Para festejar el aniversario 75 de la fundación del Coloso de Centro Habana, he decidido reseñar el libro El Teatro América y su entorno mágico, del escritor e investigador Pedro Urbezo, publicado por la editorial colombiana Artes Gráficas Industriales Ltda., y dedicado a ese templo de la cultura cubana, donde se proyectó lo mejor de la filmografía insular y foránea, y actualmente figuras cubanas y foráneas de talla excepcional se presentan en este sitio.

En sus más de doscientas páginas, el lector percibe —con meridiana claridad— los resultados de la exhaustiva investigación histórica y periodística llevada a cabo por el también miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y basada —fundamentalmente— en los hallazgos de la prensa plana de la época, en los programas cinematográficos y artísticos, que el guionista de la teleserie Los tres Villalobos conserva cual gemas de incalculable valor, así como en testimonios orales y en textos publicados durante la República (1902-1958) y posterior al triunfo revolucionario (1959).

El autor reseña los antecedentes históricos del Teatro América desde que la actual calle Galiano (o Avenida de Italia), «una de las más céntricas de La Habana hacia la década de los años cuarenta del siglo diecinueve, época [en que] surgió al extenderse la población y construirse nuevos caminos y calzadas desde la Plaza de Armas hasta las zonas suburbanas aledañas a la ciudad».

En dichas áreas, «se levantaron rústicas edificaciones que le dieron tamaño y forma a esa calle»,  la cual después de la construcción por la empresa Valcarce del circuito (luego cine-teatro) América devendría el punto focal o eje central de la cultura cinematográfica y artística en la popular arteria capitalina.

Con el discurrir del tiempo surgió la comercialización, y con ella, las grandes tiendas de departamentos y fue así cómo se erigió, en la primera década de los años cuarenta del pasado siglo, el colosal edificio América, que albergara en los bajos de esa joya de la arquitectura cubana contemporánea, al cine-teatro del mismo nombre, y posteriormente, al desaparecido cine Jigüe (antes Radio Cine y hoy Casa de la Música Habana).

En El Teatro América… se describe —con lujo de detalles— la evolución de esa edificación, desde el momento mismo de su apertura, en 1941, hasta que desapareciera como sala oscura y se convirtiera en el teatro de variedades que hoy es.

De acuerdo con los datos registrados en el archivo de Urbezo, por el escenario del América han desfilado —desde 1978 hasta el 2010— 346 actores y actrices nacionales, 16 dúos, 12 tríos, 18 cuartetos, 162 compañías artísticas, orquestas, conjuntos y agrupaciones musicales, así como veinte compañías humorísticas de todo el archipiélago cubano. En ese mismo período actuaron 101 artistas extranjeros, dos dúos, dos tríos y 46 agrupaciones y compañías del exterior.

Finalizo con una invitación a quienes deseen conocer el «secreto» que rodea al «fantasma», que se oculta en los sótanos del Teatro América, el cual es un motivo más para conocer su enriquecedora historia. Una cita de Pedro Urbezo, explica se explica por sí sola:

«El vetusto Teatro América (…), y la joven Casa de la Música Habana son el presente y el futuro; dignifican la cuadra de Galiano, entre Neptuno y Concordia, que el tiempo, gran destructor, gran constructor, hizo famosa al convertirla en boulevard del Arte y la Cultura, [que mantiene] su vigencia en el siglo XXI […] y en los años venideros, para conquistar un sitial en el Olimpo de los Inmortales. Así fue ayer, hoy, mañana y siempre […]».