Producción artística contemporánea desde una óptica individual y social

Producción artística contemporánea desde una óptica individual y social

  • La exposición Puentes ha sido exhibida desde febrero en la Fototeca de Cuba.
    La exposición Puentes ha sido exhibida desde febrero en la Fototeca de Cuba.

La promoción de las artes visuales converge en el espíritu renovador del contexto actual. Tal es el caso de la muestra bipersonal Puentes, de los artistas René Rodríguez y Carlos Fernández-Vega, que desde el mes de febrero tuvo como espacio expositivo a la Fototeca de Cuba, en La Habana Vieja. Yanet Oviedo Matos, curadora de la muestra plantea, que desde los predios de la fotografía y el video, Puente, constituye una propuesta ontológica en el contexto cubano actual, y a su vez, es un preámbulo para el cuestionamiento. Dicha concepción se relaciona con la correspondencia del arte al conjunto de acciones de la vida social y espiritual del sujeto.

En nuestro contexto es válida la aplicación de nuevos puntos de vista acerca de la creación artística, ya que esto habla a favor de un método inclusivo y plural, algo que tributa a una visión integral de las problemáticas contemporáneas. En este proyecto curatorial se evidencia la función cognoscitiva del arte, el arte asumido como un camino al conocimiento, aunque también está presente la función social esta, la cual se aprecia en la relación establecida entre el artista y el medio circundante, la sociedad es el referente cultural y el destinatario de la obra artística. El arte es entonces, la expresión de la personalidad del individuo-artista, que también responde a circunstancias específicas y a una determinada época. Cada época tiene sus propias necesidades expresivas y sus rasgos distintivos, lo que equivale a la norma. En el caso de la obra Nuestra señora de las tentaciones, de la serie Ni tú, ni yo, ni nadie, 2015, René Rodríguez partiendo de una composición espacial asimétrica logra organizar la puesta en escena, de modo que las líneas empleadas convergen en el objeto fotográfico e influyen psicológicamente en el individuo-espectador. El eficaz uso de los colores, la claridad y síntesis predominante en la dinámica escénica fundamenta la exposición fotográfica.

Por su parte, Carlos Fernández-Vega, con una obra perteneciente a la serie The Hollywood Game VI, 2015, apoya la imagen visual con textos, algo que la contextualiza, debido a que es conocido por todos, que la imagen estética tiene carácter polisémico. Armonía, equilibrio y efectividad en la organización del espacio escénico caracterizan la pieza de Fernández-Vega.

Después de asistir a la exposición Puentes nos percatamos de que en la misma, el arte está presente en consonancia con nuestra época, donde se re-significa los vínculos entre la vida personal del sujeto y el medio circundante. También, es sabido que el arte debe ser comprendido a través de las categorías actividad y comunicación, sin embargo vale señalar, que producción artística implica la construcción de un pensamiento social y un compromiso vital, contexto en el que la praxis se vincula a la acción transformadora.

En estas circunstancias la cultura se coloca en el centro de nuestras vidas. Como consecuencia la obra de arte como documento de la cultura se reelabora con matices de cuestionamientos, la premisa de hacer se impone la premisa de pensar y re-pensar. El entorno actual concede a René Rodríguez y Fernández-Vega un rol protagónico. Las interrogantes requieren una búsqueda en fuentes diversas y este constituye un logro de la exposición bipersonal y del grupo de trabajo de la Fototeca de Cuba. De lo anterior se deriva la idea de que debemos continuar aportando a la construcción de un pensamiento social, comprometido con su tiempo y un historia, una memoria caracterizada por tensiones, desacuerdos y convergencias.