Un paseo gallego por La Habana

Un paseo gallego por La Habana

  • El punto inicial del Centro Gallego es hoy Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso.
    El punto inicial del Centro Gallego es hoy Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso.

Hasta 1960 la inmigración número uno en Cuba fue la gallega, allá, en Galicia, un poema de Rosalía de Castro, refleja la importancia de ese destino caribeño para emigrar:

                                       Galicia está pobre
                                       y a La Habana me voy.
                                       ¡Adiós, adiós prendas
                                       de mi corazón!  

El punto inicial tiene que ser el Centro Gallego (hoy Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso) ubicado en Prado y San Rafael, donde radican todas las cociedades gallegas y cuya sede primero estuvo en Prado y Dragones, donde actualmente está la escuela Concepción Arenal. Volviendo atrás, por Prado, tenemos el Teatro Payret, donde el gran músico Xosé Castro Chané hace su presentación acompañado del orfeón Ecos de Galicia.

Más abajo, por el mismo Prado y esquina con Colón, el precioso Teatro Fausto (hoy abandonado) acogió en 1938 al relevante intelectual y artista plástico Alfonso Castelao con varias conferencias.

Adentrados ya en la Habana Vieja, en la Plaza de San Francisco, topamos con el cruceiro de piedra obra de la Escola de Canteiros de Poio y la escultura del muy célebre Caballero de París (José María López Lleidín) tan amado por los habaneros. En la muy animada calle Obispo, el viejo Café Europa fundado por los hermanos José Luis y José Cacheiro en 1925.

Obispo arriba, esquina a Bernaza, frente a la Plaza de Albear, gran librería La Moderna Poesía, fundada por José López Rodríguez, Pote.

Frente al Capitolio, Prado y Brasil, tenemos el sólido edificio del ex Diario de la Marina, (hasta 1960) fundado en 1844 por Isidro Araújo de Lira y otros gallegos. Más allá, en el municipio Diez de Octubre, fuera del centro de la ciudad, en la Calzada de Concha, todavía están algunos de los edificios originales del que fuera el más popular de los hospitales cubanos: La Benéfica (hoy Miguel Enríquez), inaugurado en 1906 con patrocinio del Centro Gallego de La Habana. Y, no muy lejos, en Luyanó (Regla y Remedios), Hijas de Galicia, abierto en 1917 para asistir a niños y mujeres gallegas.

Al sur de la ciudad, en Calzada de Puentes Grandes, un lugar que pervive en el imaginario de los habaneros mayores con honda recordación: los jardines de las antiguas cervecerías Tropical y Polar, donde fines de semana y fechas festivas gallegos y cubanos bailaban con las mejores orquestas de Cuba.

Cementerio de Colón (Zapata y 12), donde descansan los restos de miles de gallegos y gallegas, con un riquísimo patrimonio artístico de panteones como los panteones de la Sociedad de Naturales de Galicia y Naturales de Ortigueira.