Creado en: octubre 3, 2021 a las 08:33 am.

La intolerancia ilustrada

Telenovela cubana «Vuelve a mirar»/Foto: Tomada de Internet

Tiene VUELVE A MIRAR muchas aristas sobre las cuales reflexionar, pero una de las mas potentes, a mi modo de ver son los obstáculos que ponen los prejuicios a la voluntad de cambio, evidentes y bien reflejados dramaúrgicamente en la narrativa de la jinetera.

La nueva producción televisiva, bajo la dirección general de ERNESTO FIALLO, muestra las habilidades de partir de un tema «novelero» como la historia de los amores pasados de dos adultos mayores para «encajar» varias subtramas sobre realidades  que vale la pena llamar la atención.

Ese es un mérito de los guionistas AMILCAR SALATTI Y JOEL INFANTE que ya han demostrado en realizaciones anteriores la capacidad de usar los recursos tradicionales de la telenovela para visibilizar asuntos y problemas de la vida cotidiana a partir de personajes bien estructurados y conflictos sostenidos en la credibilidad representativa en una obra de ficción.

El drama de la prostituta empeñada en dejar atrás su pasado, debatiéndose entre la persecusión del proxeneta que quiere mantenerla anclada en su pantano y los ilustres moralistas que le niegan la oportunifad de redimirse, es el más significativo, a mi modo de ver, y confirma aquella idea martiana de que » los malos» avanzan cuando los buenos retroceden  o son indiferentes.

YUNY BOLAÑOS, -conocida por su labor en  el humorístico «A otro con ese cuento» , y los policíacos Tras la huella y UNO, entre otros espacios televisivos-, tiene en la prostituta Yoandra un personaje lleno de matices, contradicciones, de contrastes entre la fiereza del maltratado y la ternura de los afectos, que la actriz está logrando trasmitir con la intensidad dramática que requieren, marcando con eficacia las trasiciones de un estado anímico al otro.

Con la  negativa de la familia del novio universitario de Yoandra a la relación de la pareja, los guionistas ponen de manifiesto la fuerza de los prejuicios aun en personas ilustradas, la crueldad que puede ejercer las llamadas personas de bien para defender sus zonas de confort ante las diferencias económicas y sociales y como se tambalea el humanismo a la hora de ser inclusivo, respetar y dar oportunidad al que está en desventaja.

Hay otras llamadas de atención en VUELVE A MIRAR sobre los efectos nefastos de las intolerancias, el no respetar los derechos de los más frágiles, la relación con los hijos y todo ello trasmitido desde los presupuestos de la representación dramática, con aciertos y desaciertos , desde mi punto de vista, en el ritmo entre psisajes, canciones y escenas, pero con eficacia comunicacional, sólidamente apoyada por un elenco notable de actores consagrados y otros que despuntan por su buen hacer.

A seguir mirando, entonces, para para conocer los desenlaces.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.