Creado en: junio 12, 2024 a las 11:09 am.

Todo Retamar I

Por Cira Romero

Ediciones Bachiller, sello perteneciente a la Biblioteca Nacional José Martí —merecido homenaje a Antonio Bachiller y Morales, fundador de nuestra bibliografía— acaba de colocar una pica en Flandes: el tomo I, de los siete que constituirán Todo Retamar.

Al ofrecer en «Noticia sobre esta edición» una información sobre el carácter de estos volúmenes,  se precisa que en ellos se podrán encontrar «la totalidad de las obras cuya presencia en estas páginas contaba con la aprobación del poeta. Centenares de textos —en especial cartas y poemas— permanecerán inéditos. Incluso algunos publicados en vida del autor cargaron luego con su desaprobación explícita, razón por la cual no se les hallará tampoco aquí».  

Editado y corregido por Yamil Díaz Torres, junto a un equipo integrado por Pepe Menéndez (diseño de cubierta), Malcolm Baró Munder (ilustración que la acompaña), la del frontispicio (Sigfredo Ariel Pérez Guedes y Eloy Enrique Rondón Valdés) y el diseño interior y diagramación (Edelmis Anoceto Vega) la obra, de 690 páginas, constituye en su conjunto exterior, un verdadero regalo para el lector.

El primero presentado, dedicado a su labor poética, abre con un excelente ensayo de Jesús David Curbelo, «Querida, necesaria, constante: la poesía de Roberto Fernández Retamar», al que volveré más adelante, seguido de dos textos que antecedieron su Poesía reunida (1965) y Poesía nuevamente reunida (2009), y a seguidas los poemas incluidos en los libros, presentados cronológicamente pero, antecediéndolos, con el título «Del principio» [1948-1949], cuatro de aquellos pertenecientes a lejanos días: «Le digo a mi corazón», «Mi flecha voz», «Llama» y «España», soneto donde leemos:

España amada, fuente de las voces,

Vaso que vuelca sobre nuestras venas

Duros caballos, de aceradas coces,

Piedras creciendo, luces y azucenas.

¿Adónde ha ido tu caballo herido,

Qué fue de tu azucena desleída,

Y la de vida en muerte, qué has sabido,

Y qué has sabido de la muerte en vida?

¡Qué dolor cuando el hijo de tu idioma

Pregunte al aire dónde vive España,

Pregunte por tu tierra y tu paloma,

Y halle hurtado tu nombre, y solo encuentre

Que el hierro que en tu nombre hirió su entraña

Hoy en tu nombre te destroce el vientre!

Prosigue con Elegía como un himno (A Rubén Martínez Villena),   [1950], Patrias [1949-1951], Alabanzas, conversaciones [1951-1955], Sí a la Revolución [1958-1962], Cortesía, como Reyes [1953-1965], Buena suerte viviendo [1962-1965], Que veremos arder [1966-1969], Cuaderno paralelo [1970], Circunstancia de poesía [1971-1974], Juana y otros poemas personales [1975-1979], Hacia la nueva [1980-1989], Aquí [1990-1999], más «Versos no recogidos en libro independiente» [1999-2015) y Décimas por un tomeguín.

Continúa el tomo con «Traducciones del poeta», una verdadera novedad, pues nunca se habían reunido en libro como una totalidad, la denominada «Papelería», que incluye «Diálogos en verso con Samuel Feijoo» —recordar que Fernández Retamar no acentuó el apellido de su gran amigo, así como tampoco el de su siempre admirada Haydee —, «Epístola a Mario Benedetti», «A mi señor y maestro don Manuel Galich, agradeciéndole el mapa — y el viaje», completado con textos relacionados con su itinerario poético.

Cierra el tomo con unas «Notas finales», donde se ofrecen informaciones bibliográficas, mientras «Otras notas» funciona como explicaciones  reunidas por el editor sobre el origen y carácter de algunos de los libros. La contracubierta cuenta con cinco fragmentos de diversos autores, todos dueños de diferentes estéticas, donde se encomia la labor lírica del poeta: Mario Benedetti, Alejo Carpentier, Julio Cortázar, Roque Dalton y José Lezama Lima.

Del autor de Paradiso se seleccionó una frase que define plenamente a Roberto Fernández Retamar: … «… es muy cubano, curtido por el árbol que golpea el árbol universal del conocimiento. Se esboza en él una alegría que marcha acompañada del destino opulento del cubano, que es universalmente sencillo».

El mencionado prólogo de Curbelo, a quien considero, en la actualidad, uno de los más relevantes críticos de poesía de nuestra Isla, está escrito con limpieza y sencillez, sin esos aparatajes academicistas que tanto entorpecen la lectura, y se disfruta porque cala sin aspavientos conceptuales, permitiendo que el lector, sobre todo el menos avisado, se adentre en la poesía y en la poética de este genuino hacedor de palabras.  Situado por el prologuista entre aquellos creadores que fueron «partidarios irrebatibles del poder revolucionario […] que cerraron filas alrededor de un arte comprometido y militante políticamente dentro de la Revolución», su adelantado civismo precedió su «precoz elección estética», lo cual comprometió su quehacer al lado de la nueva Cuba surgida en 1959.  

En su propuesta, Curbelo no intentó llevar hasta  la última precisión sus valoraciones sobre la poesía de Fernández Retamar, sino que apunta hitos, sin dejar de dialogar con los críticos precedentes, pero sin imponer sus propias consideraciones, dejando abiertas las posibilidades para, también, otras viables interpretaciones, de modo que no convierte el arte del poeta en una especie de fetiche intocable, sino en un todo lírico cerrado ya, pero abierto a nuevos acercamientos, con lo cual se afirma que en sus creaciones permanece un juego de destrezas que hacen posibles otros tanteos.

Estas líneas no son más que un asomo a todo los que nos puede ofrecer Todo Retamar I, a la espera de Todo Retamar II, que contiene Todo Calibán, Algunos usos de civilización y barbarie, Alternativas de Ariel y «Papelería», y el tomo 3, titulado Introducción a José Martí, una de las grandes pasiones de Retamar, y «Papelería», que, al parecer, será una constante en todos. Mientras, Todo Retamar I, en breve, podrá estar disponible en nuestras bibliotecas al alcance de todos.

                                                                                                          

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *