Atrapado

Atrapado

Etiquetas: 
Festival del Nuevo Cine Latinoamericano
  • El elenco actoral está integrado por Carlos Luis González (Roldán), Aramís Delgado (el cliente que fallece) Patricio Wood (el dueño de la pizzería), y Alicia Hechavarría (la esposa de Roldán). Foto tomada de Portal AHS
    El elenco actoral está integrado por Carlos Luis González (Roldán), Aramís Delgado (el cliente que fallece) Patricio Wood (el dueño de la pizzería), y Alicia Hechavarría (la esposa de Roldán). Foto tomada de Portal AHS

La conciencia: el juez más severo […]

Proverbio oriental

 

Atrapado, con guión de Daniel Chile González y Amílcar Salatti, es el título del cortometraje incluido en el programa de la trigésimo novena edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana 2017.

La trama de dicho audiovisual gira alrededor de un joven que labora como repartidor de pizzas a domicilio. En una entrega, el cliente, que padece de trastornos cardiovasculares,  presenta un infarto agudo del miocardio. En medio de un dolor lacerante, le pide a Roldán (así se nombra el chico) que le alcance los medicamentos que se hallan en el primer cuarto del lujoso apartamento, donde reside el cliente. El repartir de pizzas, que tiene su hogar en un estado deplorable, con peligro real de derrumbe, encuentra en una gaveta dinero en CUC y en dólares, descuida la tarea a él encomendada, y cuando llega con los fármacos, el paciente acaba de fallecer.

Esa situación lo aboca a un grave problema ético, pero las necesidades materiales que experimenta, lo hacen violar cualquier norma moral que pudiera detenerlo; en consecuencia, se apodera del efectivo, y va a ver a la esposa, quien acaba de tener un hermoso bebé en un hospital materno infantil, y le promete que dejará la casa como una mansión.

El elenco actoral está integrado por Carlos Luis González (Roldán), Aramís Delgado (el cliente que fallece) Patricio Wood (el dueño de la pizzería), y Alicia Hechavarría (la esposa de Roldán).

Las actuaciones son —sin duda alguna— estelares y no hacen más que demostrar —con creces— la excelencia artístico-profesional que caracteriza a ese trío de ases: Carlos Luis-Aramís-Patricio, aunque la participación de este último en ese audiovisual fue tan fugaz como un relámpago en una noche de verano.

Por otra parte, Chile convenció a los espectadores, que abarrotaban la sala oscura, que sabe atrapar en un guión la esencia de la historia que narra, y que convierte en imágenes, caracterizadas —básicamente— por la agilidad y el dinamismo que signan ese género cinematográfico, cultivado por él con amor, pasión, disciplina y rigor, adquiridos no solo en la academia, sino también en la práctica de una profesión, devenida fuente nutricia de ética, humanismo y espiritualidad.

Solo me resta agregar que si Daniel Chile González ejerciera el periodismo, diría que ha transitado por Radio Reloj, escuela de locutores y periodistas, porque en las secuencias fílmicas que lleva a la pantalla grande dice mucho… con pocos recursos audiovisuales.