Creado en: julio 26, 2022 a las 10:00 am.

Buena Fe a los venezolanos: «Latinoamérica va con ustedes»

Otro momento exquisito unió las voces de Buena Fe con las de las hermanas, Mune y Adriana Moreno. / Foto: José Llamos Camejo

Por José Llamos Camejo

«Si ustedes salen adelante, Latinoamérica lo hará con ustedes, y así les darán un buen “mandarriazo” a quienes han hablado tanta mierda del pueblo venezolano; el que nos quiere joder que se vaya al carajo».   

Israel Rojas, líder de Buena Fe, lo dijo de esa manera frente a una multitud que, a fuerza de corear melodías, y de simpáticas incursiones en el escenario, le dio al espectáculo ese «algo mágico», citado por Yoel Martínez, integrante del dúo, al calificar el concierto gratuito realizado recientemente en la Casona Cultural Aquiles Nazoa.

Seis presentaciones –cuatro de ellas en Caracas, uno en Lara y otro en Falcón– permitieron el reencuentro del dúo con un público fiel; «que abraza nuestras canciones y se queda con ellas, pese a que llevábamos seis años sin venir», comentó Yoel.  

El de la Aquiles Nazoa, hecho a cielo y corazones abiertos, cerró la gira de la agrupación en este país. Durante casi dos horas y media Buena Fe interpretó más de 20 canciones; algunas «añosas», según Israel, quien explicó que el repertorio incluyó composiciones nacidas en distintas etapas de su trayectoria, y otras más recientes; el público, en cambio, a todas las acogió con deleite.

Mujer Ciudad, regalo «para los que raspan la piel de esta urbe, tan hermosa y tan dura», abrió la presentación. Después sobrevino Corazonero, Bolero sangriento, No juegues con mi soledad, … También Ni una más, inspirada en esos «amores tóxicos, duros y complicados a veces, con un hijo, una madre, o alguien de quien no te puedes despegar».

De las suyas hicieron Martina, Laura, Dieguito, Matías, … niñas, niños, que en segmentos distintos de la velada subieron al escenario; un dibujo este; aquel un mensaje escrito; una bandera venezolana la otra; regalos que Buena Fe agradeció; «para nosotros son premios más importante que el Grammy», sostuvo Israel, «prefiero ser el eterno odiado, antes que ser amado por cinco minutos a cambio de ideas que yo no comparto», dejó claro en diálogo con la prensa.

Al auditorio le explicó el contexto y razones de una melodía devenida himno de salvación, pensada para los cubanos, cuyo enemigo mayor pretendió convertir la COVID-19 en su aliada, en busca de lo que no ha podido lograr contra Cuba en 63 años; por eso «decidieron arreciar el bloqueo». En contraposición, Cuba y sus vacunas; «después de vacunados los niños no ha muerto ni un “chamaquito» en la Isla», dijo, y cantó La Fuerza de un país, con tal emoción que hubo pausa no deseada; entre aplauso secó sus lágrimas el artista.

Colaboradores cubanos, de misiones aquí, asistieron a la velada; «ojalá que nuestras canciones les hayan traído un trocito de Cuba; gracias por representarnos como lo hacen», dijo Israel. Anunció la próxima salida de un nuevo disco, y la intención de hacer un lanzamiento en Venezuela el próximo año.

Dieguito, de seis años, quien con su madre viajo más de 120 km, desde Maracay, para ver a Israel, presentó Cuatro Cuentos, y la tarareó con su ídolo.
 /Foto: José Llamos Camejo
Pequeño resultó, para el concierto de Buena Fe, el amplio espacio interior de la Aquiles Nazoa.
 / Foto: José Llamos Camejo

(Tomado de Granma)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *