Creado en: noviembre 6, 2022 a las 10:48 am.

Cuba-España-África

La Televisión Cubana nos hizo un regalo especial este sábado de noche, con la presentación del cantaor español  Miguel Poveda, Premio Nacional de Música de España. El artista catalán mostró lo mejor de su arte de fuerte inspiración y alegrías, desde el Teatro Martí. Lo acompañó el cantante y músico Alaín Pérez. Anteriormente brindó un concierto gratuito junto al reconocido instrumentista y cantante cubano Alain Pérez, en el Anfiteatro del Centro Histórico de La Habana. “Hemos cedido nuestros derechos para que ese concierto pueda retransmitirse en toda Cuba a través de la Televisión Nacional”, afirmó el artista español sobre.

Por problemas de pandemia, crisis de la economía mundial y muchos factores, Cuba se ha visto impedido de recibís a muchos artistas que, anualmente venían en masa a ofrecer su arte y su amistad en diversos eventos musicales.

Esos encuentros entre España y África en La Habana han ayudado a través de los tiempos, a comprobar la interrelación entre la música cubana, España y África.

Dos mundos bien distantes de Cuba a centenas de millas de aquí; pero con una herencia ancestral. Las raíces de la música cubana se hunden entre España y África; algo de China y otras nacionalidades también.

A partir del siglo XV, Cuba recibió, en esa etapa colonial, influencias de medio mundo. Ahí está ese ajiaco del que hablaba Fernando Ortiz. Y, no es ocioso estudiar esas influencias para conocernos mejor; para saber de dónde venimos y qué somos.

De España llegó su rica música ya permeada de influencias de muchas raíces milenarias. También nos vino la comida, no faltara más. Las costumbres, la idiosincrasia. A veces no entendemos muchos de los comportamientos de nuestra nación y, tenemos que buscarlos en la vieja Europa.

Igual sucede con el África ¿cuánta memoria y mitología épica, cuántos recitativos, fabulas, cantos litúrgicos, cuentos y mitologías llegaron de África en tantos años?   

Muchas de las construcciones que hoy mostramos como Patrimonio de la Humanidad, contó con la mano de obra de los africanos, al igual que de chinos, mexicanos, hindúes, etc.

De España nos llega mucha de la cultura cotidiana: la lengua, la alimentación, las relaciones sociales, instrumentos de trabajo, animales (el mulo, aves), platas como la caña de azúcar, arroz, trigo, café, frutales, aves, animales domésticos, vestuario, viviendas, creencias religiosas, organización, técnica y hábitos familiares y la estructura socioeconómica.

En la esfera del arte, especialmente en la música, esa unión afortunada, con  el toque nacional, criollo, propicio una de las músicas más ricas, vivas y universales. Muchos le llaman el “oro de Cuba”.

La música no solamente es un aporte cultural, también es un aporte de la alegría que Cuba repartió por todo el mundo.

Se sabe que lo que España y África no lograron en su propia tierra, se logra en Cuba, fruto de una sabiduría popular y un clima muy apropiado como país de servicio que debimos ser durante muchos años.

Los cubanos tenemos de muchos pueblos, a veces vemos muchos de sus pobladores que tienen rasgos asiáticos, africanos, Europeos y hasta del Oriente lejano.

Esa riqueza ancestral y milenaria que llevamos dentro, nos ayuda en muchas facetas de la vida. Quizás habría que hacer un estudio socio antropológico de la cubanía, en un momento en que debemos buscar nuestros orígenes y nuestras influencias que son muchas y muy enriquecedoras. Debemos saber de dónde venimos y, hacia dónde vamos. Lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. “Hay que buscar la raíz y la forja de nuestra cultura”, como pidió hace poco el Presidente Miguel Díaz Canel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *