Creado en: junio 27, 2021 a las 09:47 am.

Resaltan desde Camagüey impronta del escritor estadounidense Ernest Hemingway

Foto del autor

La impronta del notable escritor estadounidense Ernest Hemingway vuelve a una luz en tiempos tan sombríos como los que corren en el mundo hoy, aseguró el escritor e investigador camagüeyano Jorge Santos Caballero.

Lo anterior lo expresó el también presidente de la sección agramontina de escritores de la UNEAC en su disertación La impronta de Hemingway sobre las crisis y los seres humanos, en el contexto del Coloquio Internacional Ernest Hemingway, 2021, que transcurrió desde La Habana, de manera online, del 24 al 26 de junio.

Parafraseó al poeta Vicente Huidobro, quien consideró que “el verdadero poeta es el que sabe vibrar con su época o adelantarse a ella […]”.  Así fue, en esencia, Hemingway, por cuanto su disposición periodística e intelectual se manifestaba después del contacto con el componente real de los sucesos del mundo.

Santos Caballero puntualizó que en “el entorno socio-político fue siempre el marco referencial de su interpretación, sin caer en las banalidades de estar alerta ante ideologías de contexto, lo cual hace que su desempeño haya sido, en lo fundamental, una dimensión de su nivel de pensamiento en cuanto a lo que trascendía”.

Añadió que Hemingway “nunca pretendió adaptar ese medio que le rodeaba a una manera de paráfrasis subjetiva; por ello, trataba de no perder de vista los puntos esenciales del contexto de ese momento al que se iba a referir después desde cualquier ámbito, ya fuera literario o periodístico”.

Preciso que en tal sentido el autor de la novela El viejo y el mar, “siempre tuvo claridad en cuanto a la fijación del tiempo transcurrido y a las circunstancias que determinaban una acción u otra”.

El investigador Jorge Santos Caballero opinó que, en consecuencia, Hemingway “hurgaba en todo lo acontecido, en las rupturas que se establecían, en las promiscuidades propias de las sociedades del tiempo vivido y analizado por él, en las bajas pasiones y malas acciones de los individuos, en las ansiedades, los quebrantos y las reprobaciones sociales”.

“No tenía como propósito hacer obras que dejaran una especie de épica, sino ventilar el drama existencial, cotidiano, muchas veces sórdido, en el que sobresalía por momentos la soledad del ser humano, los intríngulis deshumanizadores de las guerras, las auto-ficciones que cada uno se traza en el devenir como proyecto de vida, y una especie de crítica a la política, a los conflictos, partiendo del criterio de que el suceso telúrico en las condiciones históricas define rasgos de personalidades y conductas”.

Dijo que Hemingway, en toda su obra, “no intentó construir un proyecto de vida para la sociedad que lo circundaba… y, por ende, se limitó a observarlos, a incorporar esa realidad a la que le prestó atención desde un punto de vista como conexión con el origen de los problemas que impedían un desarrollo lógico”.

Sintetizó que todos los textos del escritor estadounidense Ernest Hemingway parten de un trabajo en el que ha mirado lo ocurrido por vías y métodos de una auto ficción creada por él.

“Y eso lo hace interesante sumamente, porque tenía implícito una especie de narcisismo peculiar en lo planteado. Hemingway merece el respeto, porque fue un hombre dedicado a la cultura, aunque roce con otros elementos”, enfatizó Jorge Santos Caballero.    

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.