Creado en: octubre 20, 2022 a las 08:51 am.

Una vieja amiga de la Nueva Trova

Es imposible hablar del Movimiento de la Nueva Trova cubana sin hablar de San Antonio de los Baños. No puede promoverse un acercamiento a este medio siglo tocando la sensibilidad, retratando la realidad desde la canción sin una mirada a esa villa casi mística de Artemisa en la que se habla a través de las canciones de Silvio y se vive en una eterna embriaguez de poesía.  

Quizás por eso fue la peña del Río Ariguanabo la que asumió el homenaje en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana y regalaron a los asistentes un espectáculo con curaduría magistral de los yawares. Quizás por eso en esta peña se sintió menos la ausencia del poeta y periodista Sandalio Camblor, autor del credo de la peña y hombre ligado profundamente a las melodías con mensajes profundos. Quizás también por eso los amigos de siempre asistieron disciplinados aunque el encuentro no respondiera a la fecha habitual.

El homenaje llegó a través de la música con temas de Vicente Feliú, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, la poesía de Rubén Martínez Villena  musicalizada y el recuerdo a una de sus apasionadas estudiosas, Ana Núñez Machín, desaparecida recientemente para tristeza de las letras artemiseñas y cubanas. La sección del bel canto acercó al auditorio a la obra del enorme Sindo Garay y Yaremy Verde interpretó magistralmente Perla Marina.

En la peña se habló de historia. Giraldo Alayón, presidente de la Fundación Ariguanabo habló de su relación con nuestro trovador mayor, de su vida en San Antonio d los Baños, sus inicios en la música y su entusiasta participación  entre los Amigos del Río Ariguanabo. Se habló también de poesía,  de la expresión de este movimiento musical en la radio local y se disfrutó del humor más criollo en la voz de Ángel Valiente Junior, que deleitó a la audiencia con décimas de su padre.

La trova salió del recinto habitual de la peña para contaminar a toda la villa.  Sabia la decisión de dedicar esta jornada a un acontecimiento imprescindible si quiere contarse el camino recorrido por esta nación y su aporte a la música universal. Juan Carlos Muñoz Alfonso, presidente del Comité Provincial de la Uneac en Artemisa se refirió a las actividades desarrolladas por el gremio durante estos días y valoró el vínculo de a Nueva Trova con otras disciplinas artísticas desde lo ideoestético.

Arián Ramos Gutiérrez, conductor del espacio, extendió como siempre la invitación a un nuevo encuentro donde siempre hay espacio para el arte, la belleza y el talento. Donde siempre hay espacio para la trova, desde el respeto, aunque no se trate de aniversarios cerrados o fechas señaladas. De alguna forma la peña del Río Ariguanabo es en sí misma una  canción que se canta con todo el cuerpo y con el corazón. Por ella han desfilado los máximos exponentes de ese movimiento musical y el escenario está siempre preparado para recibir a nuevos amigos.       

No fue una peña más. Fue el escenario asaltado por los fieles para el tributo genuino. Fue la plataforma para que hablaran desde el alma los artistas de Artemisa. La Nueva Trova floreció en el orgullo de los asistentes que corearon, a manera de cierre Venga la esperanza. La pieza dejó de ser una canción para volverse himno y deseo general en tiempos en los que, verde, roja o negra, se hace más necesaria que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *