Creado en: octubre 11, 2021 a las 08:44 am.

Teatro de los Elementos, una fe profesada entre montañas

La agrupación durante una de sus representaciones callejeras para la comunidad/Foto del autor.

Ya, desde hace tiempo, el Macizo de Guamuhaya reconoce el andar de sus integrantes, pues son tres décadas entre lomas, con el propósito de llevar el arte y la cultura a la serranía, en orgánica relación con la comunidad.

Teatro de los Elementos, el flamante Premio Nacional de Cultura Comunitaria 2021 en la categoría de Agrupación/Institución, profesa la fe inmarchitable de abrir sendas a la expansión del espíritu, a través de la creación artística y la interacción con los públicos: de la montaña esencialmente, pero además de todas partes de Cuba y del exterior, que asisten a la comunidad de El Jovero, cuartel general de la agrupación en el municipio cienfueguero de Cumanayagua.

Dirigida desde su surgimiento por el maestro e integrante de la UNEAC, José Oriol González, la institución escénica es -a la vez- una comunidad cultural cuyos miembros rentabilizan el espacio natural mediante anfiteatros, galerías como la del Premio Nacional de Artes Plásticas Nelson Domínguez, sitios artísticos e históricos, biblioteca, casa-taller, bosque, jardín martiano, áreas de sembradío/ganadería y contacto permanente con las entidades locales; sobre todo con las escuelas de la zona y los habitantes de la cordillera.

El miembro de la UNEAC y director general del colectivo, José Oriol González/Foto del autor.

Posibilitar parte de lo anterior les ha sido posible en primer lugar gracias al fervor de José Oriol y su troupe, pero asimismo en virtud del vínculo de Teatro de los Elementos con el Ministerio de Cultura; el Centro de Investigación, Iniciativa y Referencia Comunitaria (CIERIC); la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre y el Programa de Desarrollo Sostenible del Consejo de Iglesias de Cuba, entre otras instituciones nacionales.

Hace cuatro lustros tienen lugar, a su cargo, en El Jovero, varios talleres comunitarios de desarrollo sostenible, así como la gestión de proyectos y cursos de capacitación. Resaltan entre los referidos proyectos los denominados El Jovero, comunidad verde: una experiencia concreta para preservar nuestra Naturaleza y Minas, hoy sin diamante, luz ni carbón, vivirá mañana en armonía con su entorno. También el taller de intercambio de experiencias del Programa de Iniciativas sostenibles Nuestra mirada, nuestra acción; e igualmente otros talleres como Proyectos novedosos, participativos y sustentables, Energía renovable y diversificación agropecuaria en la finca El Jovero.

Al quehacer de Teatro de los Elementos en el proceso de transformación, gestión y beneficio a la población en el Macizo de Gumuhaya, se sumó, desde el inicio mismo de la epidemia, la participación de sus actores en la repartición de alimentos, fumigación y asistencias a centros de aislamiento de Cumanayagua.

De igual forma, se vincularon a la vacunación, a la cual respaldaron desde el plano artístico, toda vez que, mientras las personas esperaban, ellos realizaban

declamaciones, pequeñas acciones de danza, relatos orales…

En virtud de sus obras teatrales, el colectivo escénico ha obtenido distintos reconocimientos, como el Premio Terry a la Mejor puesta en Escena por la obra Inmigrantes en 1996; el Villanueva de la Asociación de Críticos Cubanos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en el 2004, en razón de la puesta en escena de Una casa en la frontera, y en 2016 por la pieza titulada Montañeses.

A las referidas se añaden otras obras reconocidas dentro de la escena nacional, a la manera de Tres brujas, una compañía y un barrio con nombre de flor e Historias de Jacksonville, la cual hace referencia al inicio de la agrupación en Isla de la Juventud, a inicios de la década de los noventas del pasado siglo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.