Creado en: julio 4, 2022 a las 09:04 am.

En Bauta: masivo último adiós a Cachirulo

La Cultura cubana volvió a lamentar la partida hacia la eternidad de otro de sus más destacados exponentes: Israel Roque García (Cachirulo),  compositor, cantante y director del grupo Kachiván, cuyo sepelio se produjo durante la tarde del domingo en la necrópolis de Bauta, capital del municipio de igual nombre perteneciente a la provincia de Artemisa.

En señal de pena por la partida de Cachirulo, quien falleció en horas de la madrugada debido a complicaciones respiratorias, fueron suspendidos todos los  espectáculos y actividades culturales. Las honras fúnebres se efectuaron en el teatro de esa localidad, donde el Intendente del municipio, Disbel Pedro Díaz Domínguez, y la presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, Lourdes Lorenzo Castro, así como Ivón Álvarez González, directora provincial de Cultura, junto a familiares, integrantes del grupo Kachiván, artistas y dirigentes del territorio bautense, realizaron guardias  de honor.

Por los altavoces instalados en el lobby del coliseo se escuchaban temas de la banda e infinidad de pobladores daban el último adiós a quien tanta  alegría y bondad espiritual les ofreció durante toda su vida. Estos lo acompañaron, a pie, hasta su última morada, donde a petición de  Cachy se escuchó el internacionalmente popular tema Alfonsina y el mar,  de los argentinos  Ariel Ramírez (pianista)  y Félix Luna (escritor).

La fatídica noticia fue recibida con consternación y una multitud acompañó al querido trovador y guitarrista hasta su  última morada, donde el destacado museólogo del Museo municipal y gran amigo de Israel, tuvo a su  cargo  la despedida del duelo, ocasión en que destacó los extraordinarios valores artísticos y humanísticos de quien dejó profundas huellas en la cultura  cubana desde su querida ciudad.

Popularmente conocido como Cachirulo (para  muchos Cachy), el también popular trovador y propulsor de la cultura en Bauta, fundó  Kachiván hacia finales del año 1999, y su primera actuación se produjo en la comunidad de Hoyo Colora’o, aunque oficialmente se reconoce como fundacional la realizada el 14 de Febrero del 2000 en el centro recreativo La Mariposa, de la cadena Rumbos en Bauta. Allí era muy concurrida la peña del grupo bautizada como La Descarga.

Prontamente la banda  ganó preferencia entre el publico artemiseño, sobre todo en los bailadores, hasta convertirse en un septeto imprescindible en el pentagrama musical del territorio, ampliamente reconocido, asimismo, como uno  de los exponentes más significativos dentro del catálogo de la Empresa provincial comercializadora de la Música y los espectáculos Antonio  María Romeu.

Mimbro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, este excelente amigo, padre y  formador de varias generaciones de músicos, se caracterizó por  una ética personal que trascendió   su condición de director,  permeándole a sus  colegas amor hacia la cultura insular, de la que fue uno de sus más destacados promotores. En tal sentido se recuerdan sus habituales presentaciones en actos públicos y patrióticos en plazas, teatros y otros lugares, tanto de la provincia de Artemisa, como en la capital y otras regiones del país.

Nacido en Camagüey, el 16 de agosto 1959, Cachy es graduado  de la Escuela Nacional de Instructores de Arte (ENIA) y creó Kachiván luego de desintegrarse el Quinteto Cubano,  agrupación a la cual pertenecía. “Tenía necesidad de crear mi propio proyecto, el cual es concebido con el apoyo familiar, no solo en el plano afectivo sino profesional, de                              mi esposa Libertad Villazán, mis hijos Isbel y Braulio,  graduados de la Escuela Nacional de Arte”. El primero falleció tempranamente, a los  35 años de edad, en septiembre de 2020, dejando  una extensa hoja de servicios a la cultura cubana como  vocalista, compositor, bailarín, coreógrafo y director de la Compañía Danza Unidos,  lamentable  pérdida que también conmocionó a  la cultura bautense y  al mundo de la danza insular y de la que Israel no  logró reponerse.

Conformado por laúd, contrabajo, dos tumbadoras, bongoes, campana, caja flamenca, platillo y otros instrumentos de percusión (claves, maracas, güiro…),  el mote  de Kachiván surge de la fusión                                                           de los nombres Cachy (Israel) y el de su hermano Iván, bailarín y coreógrafo. “En tanto nombre, Kachiván sugiere simpatía, deseos de guarachear, respeto por lo mejor de nuestras tradiciones musicales. Si tuviera que incluir esta palabra en el diccionario la definiría como ‘ ‘acción de gozo,  en su sentido más amplio, al son del talento y el virtuosismo contenidos en la sencillez y la entrega de este grupo’”.

Además de realizar dos giras a Holanda, donde  la casa  disquera Eurosound le grabó  el CD Cachivaneando, este septeto participó  en infinidad  de programas de la radio y la televisión, en  tanto  la  prensa  local  y nacional se hizo eco de sus recurrentes éxitos. En el año 2019, la Central de Trabajadores de Cuba, el Sindicato de la Cultura y el Centro Cultural Palacio de los Torcedores organizaron  un espectáculo en homenaje a Israel  en ocasión del aniversario 20 de la  creación de su grupo.

Recientemente,  Cachy participó en el evento Bohemia Mía Filin Festival, diseñado con el propósito de vindicar el valor del filin dentro del patrimonio musical cubano y dirigido por la cantante y compositora Osdalgia Lesmes, ocasión en que resultó finalista en el concurso de composición incluido en el programa de esta cita.

La agrupación que  dirigió este prestigioso músico rescató,  “con aire de frescura y una sazón propia” —al decir de su director—, géneros como la guaracha, el son, el bolero y el chachachá; a la vez que mezcló el cancionero tradicional cubano con el blues y la bachata.  “Este es  un proyecto que fusiona varias propuestas, para regresar a lo tradicional, a la raíz, al son primordial, y es, estamos convencidos, en esa capacidad donde está el alma y la originalidad de Cachiván”.

Asimismo  apuntó que “en los inicios pretendíamos presentar una propuesta  en la que temas inéditos de compositores desconocidos, como El Son del mareo,  de Iván Pastrana, Así no te quiero, texto del barbero compositor Santiago Sánchez con música de este servidor, son temas que han coexistido con otros que forman parte del patrimonio musical cubano, entre los que podemos mencionar La gloría eres tú, de José A. Méndez, y Yolanda, de Pablo Milanés, sin dejar de citar piezas de  autores de la talla de Pedro Luis Ferrer, Chico Novarro, Juan L. Guerra, Alejandro Sanz y otros”.

Vale destacar que buena parte del  extenso repertorio  de la banda la integran números de la autoría de Israel,  con pegajosos títulos como Guitarra mía, Escóndeme en tus brazos, Tierra divina, Por favor amor  y  Adorable mujer, este último finalista del concurso OTI 93, y muchos más.

Con extraordinaria entrega  a su arte, bajo  condiciones adversas, entre las grandes conquistas de Cachy —y su  mayor legado a la cultura nacional—, se encuentra haber contribuido al enriquecimiento espiritual de  los cubanos, y establecer, a través de  Kachiván, una identidad propia que descansa sobre un repertorio y una sonoridad muy distinguibles entre el vasto pentagrama insular. Asimismo logró  que este grupo deviniera escuela para músicos jóvenes,  sobre todo en el aprendizaje y reconocimiento del patrimonio musical de Cuba; interés que asimismo se hizo evidente a través de cada una de las presentaciones que ganaron  palmas de las nuevas generaciones de bailadores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.