Creado en: mayo 14, 2022 a las 09:38 am.

Para Barbara Dane siempre hay cosas por venir

Barbara Dane y Pablo Menéndez, durante un concierto en Casa de las Américas. Foto: Yander Zamora

El cumpleaños 95 de Barbara Dane y el homenaje que Cubadisco en los próximos días tributará a su obra deben marcar, para los cubanos de hoy, la diferencia entre la cita referencial y el conocimiento de primera mano, entre saber que ha estado aquí y contar con ella para siempre como un valor imprescindible.

En otro orden, como en el caso del gran artista de la vecina nación al que el festival de la industria fonográfica cubana enaltecerá, Harry Belafonte, pudiera ser una nueva oportunidad para acceder a una de las tantas valiosas alternativas que contravienen la hegemonía de un modelo que se vende como único y obligatorio desde los circuitos de promoción y consumo de la música popular estadounidense.

Lo primero pasa por entender la luminosa huella de Barbara más allá de los encasillamientos convencionales. Más allá del folclor, del blues, de la canción protesta, porque ha sido y es todo eso, pero muchísimo más. Su voz impacta la conciencia y el corazón. Tan auténtica en la complicidad con la trompeta de Louis Armstrong en una memorable sesión de 1959 como cuando en los años 60, comprometida con el movimiento por los derechos civiles, coprotagonizó un disco de gospels de carga política con las fabulosas voces negras de The Chambers Brothers (hoy día un álbum de culto), o rompió esquemas y se lanzó a fondo en 1973 con una canción incómoda y desafiante titulada Yo odio el sistema capitalista.

Antes de esto ya los ojos de los gendarmes del sistema estaban puestos sobre ella. El expediente del FBI sobre la artista tiene un grosor de más de cuatro pulgadas. Por ser como es, tuvo que emigrar en su momento de una de las grandes disqueras, Capitol Records, a sellos independientes como Folkways, World Pacific y Tradition, hasta que se dio el gusto de concebir, junto a Irwin Silber, una plataforma de lanzamiento radicalmente antihegemónica como Paredon Records.

El jueves en la noche, a última hora, el canal Clave transmitió el concierto que ofreció en Casa de las Américas en compañía de su hijo Pablo, la pianista Tammy Hall y otros instrumentistas cubanos y estadounidenses.

Nonagenaria, sorteando sus posibilidades vocales, entregó intactas sus convicciones estéticas y humanas. Cantante sin fronteras, latió con cada línea de In my life, de Lennon y McCartney, y American tune, de Paul Simon. Lo que dijo acerca de por qué encaja tanto con el talante musical de Tammy Hall, vale para ella: «Hay que entregarse a la canción, no importa lo bien que cantes o lo lindo que seas. Las canciones contienen tanta emoción viva. Tammy sabe cómo dejar que la canción marque el camino».

La máxima de Barbara es servir, comunicar: «Tienes una sensación en la boca del estómago cuando haces las cosas mal. Y tienes otra cuando haces las cosas bien. Me gusta ese sentimiento que te invade cuando sabes que has hecho algo que significará algo valioso para otra persona».

Bajo ese precepto ha crecido la carrera de la joven procedente de Detroit que se instaló desde 1949 en la costa pacífica de la nación, y pronto se hizo notar en la escena de San Francisco, donde compartió en los clubes del área de la bahía con George Lewis, Burt Bales, Bob Mielke y Turk Murphy, y llegó a abrir un espacio propio en 1961, Sugar Hill: Home of de Blues. De su amplitud de miras habla su colaboración con el gran compositor griego Mikis Theodorakis, en las versiones en inglés de tres canciones de su ciclo sobre la poesía de Iannis Ritsos.

El próximo septiembre debe ver la luz su autobiografía This bell still rings (Esta campana suena todavía). Su hijo Pablo Menéndez asegura que es un repaso entretenido y divertido, con notas de humor y agudeza, sobre su vida.

Con ella dará fe de algo que siempre la anima: «A mi edad miras mucho hacia atrás, pero si quieres seguir adelante, no puedes detenerte en el pasado. Siempre hay más cosas por venir».

Tomado de: https://www.granma.cu/cultura/2022-05-13/para-barbara-dane-siempre-hay-cosas-por-venir-13-05-2022-23-05-49

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.