Creado en: septiembre 6, 2021 a las 02:10 pm.

Abrazo eterno a Enrique Molina

Homenaje en la Uneac al primer actor Enrique Molina

Enrique Molina ha pasado a la inmortalidad. En la madrugada del pasado 3 de septiembre la Covid 19 apagó sus ganas de luchar por la vida. No obstante, permanece vivo en el recuerdo, el aplauso y el respeto del pueblo que le admiró siempre.

Ofrendas florales a nombre del Primer Secretario del Comité Central Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acompañaron sus cenizas, en un sentido homenaje realizado este lunes en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Ofrendas florales del Primer Secretario del CC PCC y presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez

La velada contó con la presencia del Ministro de Cultura Alpidio Alonso y el presidente de la Uneac, Luis Morlote, además de familiares, colegas y personalidades de la escena cubana.

 “Hacerse amigo de Molina era muy fácil, pues su carácter desenfadado y jovial lo permitía. No venía de ninguna escuela de actuación, su escuela había sido la mismísima acerosa vida que le había tocado vivir. Risueño siempre, inquieto, bromista y ávido de aprenderlo todo. Te lo podías encontrar lo mismo en la tramoya, en la cabina de sonido, o en el taller de atrezo, no establecía fronteras entre una cosa y la otra”…

 Así le definió el trovador Augusto Blanca. Con él coincidieron en sus palabras el actor Patricio Wood, el pianista Frank Fernández y varios de los presentes esta mañana en la ceremonia póstuma.

El titular de Cultura, Alpidio Alonso, el presidente de la Uneac, Luis Morlote Rivas y otras personalidades de la cultura

Pese al dolor que supone su partida, no hay mejor manera para recordar a Enrique Molina que con la alegría que le caracterizó siempre, así como no hay cercanía más certera a su persona que a través de cada una de sus actuaciones. 

Películas como «El hombre de Maisinicú», «Contigo pan y cebolla», «Esther en alguna parte», «Una novia para David», «El Benny» o «Páginas del diario de Mauricio»; telenovelas como «La cara oculta de la luna» y «Bajo el mismo sol», y seriales como «En silencio ha tenido que ser» o la inolvidable «Tierra Brava», le permitieron calar en el corazón de la familia cubana a través de la pantalla.

Silvestre Cañizo llegó a la televisión como un personaje aparentemente pequeño que Molina hizo grande, y lo hizo también tan suyo que para toda una generación de cubanos será ese siempre su segundo nombre.

El pianista Frank Fernández y el violinista Irvinf Frontela interpretaron el tema de Amor, de la novela cubana Tierra Brava

Precisamente el Tema de Amor que compusiera el pianista Frank Fernández para Tierra Brava resonó hoy en la explanada de la sala Villena de la Uneac. La melodía evocó entonces al Enrique Molina optimista, jocoso, transparente, sencillo, apasionado, luchador, excepcional.

Como expresó el actor Patricio Wood, “El arte escénico cubano tiene el compromiso de atesorar el recuerdo de un hombre valioso, grande. Quizás sea fácil añorarlo, pero nunca será fácil igualar su pasión”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.