Creado en: septiembre 7, 2021 a las 07:42 am.

Arte, refugio y esperanzas

Galeria de Arte Internacional donde exponen varios cubanos

La Galería de Arte Internacional en París exhibe hasta el 19 de septiembre obras de artistas del mundo entre los que se encuentran dos piezas del granmense Amaury de Jesús Palacio Puebla, junto a otros cubanos, como una muestra del valor del Arte en tiempos de pandemia, que sirve de refugio y esperanzas a creadores y públicos.

La convocatoria librada por vía digital solicitó dos obras a cada creador, en las modalidades presencial y digital, esta última considerando fotografías de obras de diversos formatos y técnicas.

Palacio Puebla ( Manzanillo 1996) participa en la galería francesa The artist’ granmother, un retrato familiar impresionante donde el artista capta la dureza de la situación de salud que atravezó en un momento su anciana abuela, envuelta en las cobijas y sentada en el lecho, la obra es una de las más realistas y conmovedoras al balancear la ternura y el ocaso de una vida, que sin dudas impactó en la propia.

También mostrará ese ímpetu inenarrable de la danza en la figura de Anet Delgado, ambas piezas de distintas motivaciones y momentos, pero con igual estilo hiperhumano que no pasan inadvertidas para el espectador más neófito.

Si bien la exposición es variada en temáticas, técnicas y estilos, resalta el deseo de los creadores de aliviar, dar refugio en tiempos de amenazas a la vida no solo por la pandemia sino por los conflictos bélicos y económicos, religiosos y de intereses hegemónicos que prevalecen en el orbe.

Amaury Palacio, exponente del retrato, atrapará la atención por las características de su obra, donde tras la aparente perfección si se observa a cierta distancia, se descubre a los seres humanos que palpitan en cada obra, con sus angustias y esperanzas, virtudes y desafueros.

El artista usa como principal técnica el óleo sobre lienzo, y emplea las metodologías pictóricas de los grandes maestros retratistas de la humanidad tanto de la escuela rusa, española, como cubana, en la que destacan en esta última Menocal y los hermanos Tejada.

Con tres decenas de exposiciones personales y piezas emplazadas en las principales instituciones patrimoniales de Granma, colecciones privadas, el Museo Nacional de la Danza y fuera de Cuba, Palacio Puebla se labra un camino de respeto y admiración en el retrato, amén de los avances tecnológicos y de la postmodernidad que erige como paradigmas otras manifestaciones más digitalizadas y efímeras.

Impresionar con la similitud del referente no es la única virtud de Palacio Puebla, lo es lograr esa perfección sin dejar de hacernos saborear cada pincelada y juego de texturas y matices creadas con estas.

Alejado del preciosismo en el acabado de cada pieza, Palacio descubre sus secretos: el estudio minucioso de la anatomía y la psicología humana y las técnicas del retrato que por siglos están ahí, plasmadas en grandes obras, en las que al sumergirse el ser humano descubre la grandeza del arte y su valor más allá de la belleza y la armonía.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.