Creado en: noviembre 17, 2021 a las 10:39 am.

Arte, cultura, identidad en la gala artística por los 502 años de La Habana

Palabras de Eusebio Leal inscritas en placa conmemorativa en La Habana Vieja



Arte, cultura, identidad y pasión por La Habana caracterizaron la gala artística por el aniversario 502 de la fundación de la Villa de San Cristóbal, colorido espectáculo que tuvo como sede la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba, y que contó con la actuación de destacadas figuras de la música, la danza y el teatro insulares.


La jazzista, cantante, percusionista, compositora y bailarina, Brenda Navarrete, junto con el coro Vocal Renacer abrieron la velada con la interpretación del tema Hermosa Habana, una de las más bellas y difundidas canciones dedicadas a La Habana compuesta en 1963 por Rolando Valdés y popularizada por Los Zafiros; segmento seguido por la presencia del experimentado actor Bárbaro Marín, quien dramatizó un poema dedicado a la Ciudad Maravilla, para proseguir la fiesta con otra emblemática pieza del pentagrama nacional: Sábanas blancas, de Gerardo Alfonso, a la vez que trascendía el estilo de la emblemática agrupación del Septeto Nacional Ignacio Piñeiro, y la voz de la virtuosa cantante cubana Ivette Cepeda.


Raúl Paz, una de las figuras más destacadas de la música tecno-pop, rock, trova, pop y fusión, igualmente ganó palmas del público en otra composición inspirada en la añeja urbe, tras lo cual se proyectó un video clip de Omara Portuondo, dedicado a Eusebio Leal, y un documental con palabras del querido Historiador de La Habana, figura a la que en esta ocasión está consagrada la efemérides.


Momento de solemnidad y homenaje que fue secundado por un toque de alegría llevado a la Avellaneda por una de las grandes exponentes del Son, Haila María Mompié, quien acompañada de la Charanga Latina, removió los cimientos de la sala con el incontenible movimiento de los pies y las manos de los asistentes sentados en sus butacas.


Posteriormente, el auditorio, evidentemente emocionado, acompañó con un gigante coro— a Buena Fe en la canción Valientes, dedicada a los médicos, enfermeras y técnicos cubanos de la salud, entregados al duro enfrentamiento de la Covid-19, en nuestro país, y en otros muchos lugares del mundo.


También estuvieron las dinámica compañías Tiempos Sabás, que dirige Efraín Sabás; así como Danzas tradicionales, especializada en bailes folclóricos y en todos los que conforman el amplio espectro de la cultura cubana, a cargo de su Director artístico-general, Johannes García Fernández; amén del aplaudido desempeño de jóvenes integrantes del Circo Nacional de Cuba.


El cierre fue de gran altura con una de las agrupaciones más populares y prestigiosas del panorama musical cubano, Paulo FG y su Élite, quien igualmente llenó de alegría y buena música la sala de la Avellaneda, al incluir en su actuación uno de sus más sonados temas, «La especulación de La Habana», el cual, según ha dicho su creador, ha dejado una gran huella en su repertorio.
Asistieron a la gala, entre otros dirigentes, Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; el Viceprimer Ministro y Comandante de la Revolución, Ramiro Valdés Menéndez y la también Viceministra Primera, Inés María Chapman Waugh; el Primer Secretario del Comité Provincial del Partido en la capital, Luis Antonio Torres Iríbar, y el Gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata; además de numerosas y distinguidas personalidades y funcionarios de la Cultura.

Por estos días, La Habana ha evocado el legado del inolvidable orador, político, ensayista e investigador cubano, Eusebio Leal Spengler, para celebrar en grande el aniversario 502 de su fundación bajo disimiles presupuestos artísticos y cultuales, a través de proyectos e iniciativas que colmaron parques, calles, plazas y numerosas instituciones para desde la capital enviar a la nación y al mundo un mensaje de amor y paz.


Entre las principales actividades en homenaje al, Historiador de La Habana durante varias décadas, se destaca la develación; por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acompañado de Javier, hijo de Leal; de una escultura recreada en la figura de destacado intelectual con varios documentos y libros en la mano, realizada por el prestigioso artista José Villa Soberón con su ayudante Gabriel Cisneros Báez, la cual fue ubicada en la entrada del Palacio de los Capitanes Generales.


La obra, de tamaño natural, fue ejecutada en un año y para tal fin tuvo la cooperación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana y la Fundación Caguayo, que dirige Alberto Lescay. En su diseño, el autor concibió el tradicional gesto del historiador a su paso por las calles de La Habana Vieja, cuando levantaba su mano para saludar a los vecinos que lo aclamaban a su paso.
A continuación, el Presidente cubano se dirigió hacia el interior del museo para igualmente inaugurar una tarja en memoria de Eusebio, la cual fue realizada por el escultor, dibujante y pintor Leo D´ Lázaro, a través de una idea proyectada junto con Argel Calcines, editor de la revista Opus Habana. La placa fue instalada encima del banco donde el artífice que hizo renacer a La Habana Vieja solía sentarse durante su breve descanso al recorrer la añeja urbe.


Por último, el mandatario se trasladó hacia El Templete, donde acompañado de los principales dirigentes de la capital y funcionarios de la OHCH dio las tres tradicionales vueltas alrededor de la ceiba.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.