Creado en: octubre 12, 2021 a las 09:14 am.

Corina Mestre: virtuosa de la escena cubana

Fue la poesía, el arte que le abrió los telones de la escena a Corina Mestre, uno de los rostros más conocidos del teatro, la televisión y el cine cubanos. Con tan solo cinco años, les ponía voz y sentimientos a versos de Raúl Ferrer y de José Martí. Así, envuelta en la magia de la lírica, la protagonista de La casa de Bernarda Alba comenzó a interpretar su vida actoral.  

Recuerda con nitidez y cariño su primera vez en las tablas. Fue Don Gil de las calzas verdes, la obra que prendió las luces del escenario de Teatro Estudio, dirigido por Raquel Revuelta. Ese día trazó su destino.

El movimiento de la Nueva Trova ya había musicalizado sus días, cuando apenas rebasaba los 10 años. A él llegó de la mano de Noel Nicola, quien, junto con Silvio, Vicente, Lázaro García, le mostró un nuevo lenguaje. A la Nueva Trova- dijo en entrevista a la Jiribilla– le debe la influencia mayor de lo que ella es hoy.

La alumna de Vladimir Pieshkin, pedagogo de la Taganka bajo la dirección de Liubimov, abrazó- en 1981- su título de Licenciatura en Artes Escénicas, expedido por el Instituto Superior de Arte de Cuba. Desde entonces ha impregnado su savia a cada personaje; predilectos todos, porque ella siente que, en cada uno, ha puesto un poco de ella, de todo ese mundo que le rodea.

«Me paso la vida observando para llevar a escena a cada uno de los hombres y mujeres que viven con uno, que necesitan ayudarnos a reflexionar para transformar nuestra realidad. Les otorgo ese valor a los personajes que he interpretado durante mi carrera», le confesó a Ada Oramas, en una oportunidad.

A la actriz habanera, que cuando ejerce hace que se disparen los corazones en cualquier rincón del archipiélago cubano, le gustan los personajes «que dejen algo en la gente, que les digan algo y los hagan pensar; quizá así se reconozcan en lo que ven y traten de cambiar». Así lo expresó al Portal de la Televisión Cubana. 

En la pequeña pantalla, ha irradiado fortaleza, y al mismo tiempo ternura. Bien lo recuerdan los consumidores de Pasión y prejuicio, y Doble juego. En la serie de aventuras Los papaloteros, también, disfrutamos del arte de la vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, quien nos ha hecho soñar a través de la radio, porque con su verso y con su alma, cautiva y convence.

Esta cubana auténtica, que lo mismo canta, que baila, que nos roba sonrisas o lágrimas, siente una pasión sin límites por el teatro, pero- según ha declarado en varias oportunidades- más que a la actuación, ha dedicado la mayor parte de su vida a la enseñanza artística. Bajo su puntero, hoy muchos de los jóvenes graduados, o todavía estudiantes de la academia, logran llegar a la televisión.  

La Premio Nacional de Enseñanza Artística (2015) cree que «enseñar es una manera de trascender, cuando una ve a sus estudiantes trabajando. Para mí es más importante que actuar yo misma», dijo.     

«Se trata de multiplicar todo lo que invirtieron en mí para que estudiara, aprendiera y fuera lo que soy hoy. Sigo el precepto martiano de que una viene a la tierra a que se le eduque, y después está obligada a contribuir a la educación de los demás», acotó.

La Barrusa de la primera película de animación cubana en 3D, Meñique, y que este 12 de octubre celebra un nuevo aniversario de vida, considera que no hubiera podido ser actriz si no fuera cubana.

«Lo esencial que debe tener un actor es conocerse a sí mismo, conocer la sociedad y el país en que le tocó vivir, y ayudar a transformarlos para que quienes forman parte de ambos tengan un mundo mejor en el mañana», comentó para la revista digital Cubahora.

«Y eso es lo que he hecho, en definitiva, en los medios donde he trabajado, porque cada una de mis palabras, de mis acciones, refleja mi modo de ser y de actuar. Me siento muy orgullosa de ser cubana y de estar aquí, en mi país, con todo el amor que siento por la Revolución», sentenció la Premio Maestro de Juventudes (2017), la acreedora de la Medalla Alejo Carpentier (2021), una mujer, que cuando aparece en la escena, llega arropada por la poesía y la luz.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.