Creado en: agosto 12, 2021 a las 08:35 am.

Fidel Castro: el arte y la cultura patrimonio del pueblo

Retrato de Fidel, inspiración de Roberto Estrada Alonso

La obra y legado del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz (1926-2016), está presente en zonas rurales, comunidades, poblados y ciudades del verde Caimán. La tradición cultural de país está marcada por la impronta de un hombre que se consagró a la nación, y que vio en la unidad de los cubanos la mayor fortaleza para alcanzar una sociedad más plena.

Constituyó columna en la fundación de instituciones fundamentales como el ICAIC, Casa de las Américas, el Ballet Nacional de Cuba, el sistema de escuelas de arte y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

El Comandante en Jefe distinguió, además, por su extraordinaria capacidad de diálogo en torno a la cultural, entre otras ramas del saber y demostrado en el histórico documento conocido como «Palabras a los Intelectuales», memorable discurso pronunciado el 30 de junio de 1961, el cual devino plataforma de pensamiento de la política cultural de la Revolución.

En ese diálogo Fidel precisó con elocuencia: «la Revolución no puede pretender asfixiar el arte o la cultura, cuando una de las metas y uno de los propósitos fundamentales de la Revolución es desarrollar el arte y la cultura, precisamente para que el arte y la cultura lleguen a ser un verdadero patrimonio del pueblo».

Específicamente el desarrollo educacional de la otra ciudad de Santa María del Puerto del Príncipe, (Patrimonio Cultural de la Humanidad), Fidel, prestó gran apoyo para convertir en realidad el sueño dorado de los agramontinos, quienes desde el siglo XVII abogaban por una verdadera universidad.

Ese afán se fecundó, el 6 de noviembre de 1967, con la apertura de la Universidad de Camagüey, primera creada por la Revolución en Cuba, porque los vínculos del Comandante en Jefe con la Enseñanza Superior comenzaron en esta región en los primeros años del triunfo.

En el acto por el 26 de Julio en Camagüey, Fidel precisaba: «En la universidad camagüeyana hay hoy casi el doble del total de estudiantes que había en todo el país al triunfo de la Revolución (APLAUSOS). Se gradúan por año más estudiantes de nivel superior que el total de graduados universitarios en todo el país al triunfo de la Revolución».

Para muchos intelectuales camagüeyanos, entre ellos el Premio Nacional de Literatura Luis Álvarez, la Revolución transformó el sentido de la universidad al darle un carácter científico, introducir las especialidades y abrirse a convenios internacionales.

.El nuevo sistema social en la isla puso al alcance de estudiantes, campesinos y trabajadores sin distinción de clases, creencias y orientación política, la enseñanza superior, la que posteriormente se universalizó hasta llegar a los municipios.

Se reconocen entre los grandes logros del proceso revolucionario en la mayor de las Antillas, el restablecimiento de un sistema de enseñanzas de las artes a todos los niveles, junto a la creación de instituciones culturales.

Fidel puso mucho énfasis en la formación de instructores de arte como antesala de la Escuela Nacional de Arte, devenida posteriormente Universidad de las Artes, una de las maravillas de la arquitectura civil en la ínsula.

Esa luz de Fidel en el Camagüey se irradia en el relieve con su imagen que refleja su entrada a la provincia, el 4 de enero de 1959 en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte, la cual fue inaugurada el 26 de julio de 1989, durante la conmemoración del aniversario 36 del asalto a los cuarteles Moncada, De Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo.

Retumban sus palabras: «(…) los camagüeyanos pueden sentirse satisfechos de lo que han creado con sus brazos, con su espíritu revolucionario en los pasados 30 años de Revolución, pienso que mucho más satisfechos han de sentirse por lo que están creando ahora mismo y por las perspectivas del futuro».[1]

El artista agramontino de la plástica Roberto Estrada Alonso, se inspiró en el líder histórico y su mirada profunda y visionaria, expresas en un retrato que realizó en vida al brillante estadista y que se muestra permanentemente en la sede de la filial camagüeyana de la UNEAC.

En el ámbito musical, Cabalgando con Fidel de Raúl Torres, sintetiza en una hermosa melodía la obra, el legado y la presencia que tiene el líder histórico de la Revolución en cada cubano, en las actuales y futuras generaciones.

Hombre, los agradecidos te acompañan

Como anhelaremos tus hazañas

Ni la muerte cree que se apoderó de ti.

Hombre aprendimos a saberte eterno

Así como lo vi en Jesús Cristo

No hay un solo altar sin una luz por ti.


[1] Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en el acto conmemorativo por el XXXVI Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, celebrado en la plaza mayor general «Ignacio Agramonte, Camagüey, el día 26 de julio de 1989, «Año 31 de la Revolución» http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1989/esp/f260789e.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.