Creado en: agosto 12, 2021 a las 08:01 am.

La Uneac en la Casa

Por Tania Rendón Portelles

El devenir de la cultura cubana en Revolución no pudiera escribirse sin la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), organización que desde su propio inicio se ha caracterizado por dar cabida a la más amplia diversidad de estéticas y estilos de los creadores cubanos. La búsqueda constante de esa unión entre pensamiento y arte, del proceso de creación total, está en la génesis de la Uneac que nació precisamente para dar voz a la heterogeneidad de escritores y artistas del país.

¿Cuáles son los desafíos que tiene hoy la Uneac como organización? ¿Qué puede hacer aun para continuar siendo vanguardia en los artistas cubanos? Para transitar hacia el futuro y autoexaminar el presente, la Uneac conoce sobre la necesidad de volver a su historia, de analizar el pasado. Estas y otras interrogantes fueron temas de diálogo en la Casa de las Américas, un encuentro entre intelectuales de las dos instituciones; homenaje a la organización de creadores por sus próximos 60 cumpleaños y también a Fidel en vísperas de su 95 aniversario.

En presencia de Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas y Luis Morlote, presidente de la Uneac, entre otros creadores, el investigador Jorge Fornet, director del Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas y la revista Casa; volvió al contexto de  Palabras a los intelectuales, ese texto trascendental considerado plataforma de la política cultural de la mayor de las Antillas y que, sin dudas, es el mejor ejemplo de la importancia del debate como ejercicio permanente y de la necesidad de encontrar el consenso. Fornet recordó además momentos cumbres de la historia de la Uneac y su incidencia en el proceso cultural cubano y se refirió los primeros congresos de la organización, las polémicas entre intelectuales que se recogen en La Gaceta de Cuba y que constituyen textos valiosísimos.

Asimismo, Luis Morlote hizo referencia al proceso de digitalización y recopilación de documentos y fotos para conformar la memoria de la Uneac, y el añorado proyecto de la publicación de discursos inéditos del Comandante en Jefe en diálogo con los escritores y artistas, los cuales aportan elementos interesantísimos a su historia y a la razón de ser de la organización diversa, de vanguardia artística y comprometida.

Abel Prieto, quien fuera presidente de la organización, se refirió a momentos fundamentales de su devenir y a la necesidad de fortalecer las alianzas y el diálogo con los creadores en este momento de profunda crisis cultural global.

Jaime Gómez Triana, vicepresidente de la Casa de las Américas, comentó acerca de la exposición que se exhibe en la Biblioteca José Antonio Echevarría de la institución –que sirvió de sede de este encuentro entre amigos–, y detalló que era imposible hacer un recorrido en la cultura cubana en tiempos de Revolución sin detenerse en la Uneac; de ahí que esta tenga un lugar relevante en la muestra bibliográfica titulada Diálogos: Fidel y los intelectuales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.