Creado en: abril 28, 2023 a las 05:56 pm.

La música cubana pierde a uno de sus más fervientes defensores

Por Briant Delbert

Ha muerto Jesús Gómez Cairo: un hombre de la música. Desde sus estudios de Piano y Musicología en la Escuela Nacional de Arte, donde posteriormente se desempeñó como profesor de las asignaturas de Apreciación Musical e Historia de la Música, hasta la dirección del Museo Nacional de la Música, al que pudo dedicar todo el tiempo que la vida le permitió. Su nombre será siempre un referente cuando se hable de la labor de la preservación, estudio y difusión del patrimonio musical cubano.

Gómez Cairo también fue un hombre de la UNEAC. Durante la entrega del Premio Anual de Reconocimiento por la Obra de la Vida que otorga la Asociación de Músicos correspondiente al 2022, dijo sentirse muy agradecido con una organización que según su criterio “tiene una relevancia e importancia enorme en la cultura cubana y en estos tiempos”.

En ese momento estuvo particularmente emocionado “por poder compartir con amigos, compañeros, discípulos y hermanos de la UNEAC…entonces el premio tiene una significación en sí mismo, pero tiene una significación mucho mayor, mucho más grande, porque es la expresión no solamente de un reconocimiento sino también de un cariño entrañable, de compartir ideas, de sentir por lo mismo y luchar por lo mismo”.

El maestro Gómez Cairo, nacido en Jagüey Grande, Matanzas, en octubre de 1949, recibió los Premios Nacionales de Música y Patrimonio Cultural en reconocimiento a su extensa y destacada labor como investigador, promotor, productor discográfico, y a su consagración y entrega a la preservación y difusión de nuestro patrimonio musical. 

Dedicó su vida al estudio de la musicología cubana; libros, ensayos y otras publicaciones resaltan la creación de Ernesto Lecuona, Benny Moré y Leo Brouwer; también ha enfatizado en la obra de Alejo Carpentier, expresada en las investigaciones Mozart en Alejo Carpentier, El Pensamiento Musicológico de Alejo Carpentier –por el que mereció el Premio Razón de Ser que otorga la Fundación que lleva su nombre– y Alejo Carpentier, musicólogo cubano y universal.

Entre sus obras más significativas, figuran los libros El arte musical de Ernesto Lecuona; Música Cubana: algunos procesos, creaciones y figuras paradigmáticas; y Creación, realización y desarrollo de La Bayamesa, Himno de Bayamo, Himno Nacional de Cuba.

Gómez Cairo laboró también en el Consejo Nacional de Cultura y como profesor en la Escuela Provincial de Arte de Holguín y en el Instituto Superior de Arte. Fue director del Centro de Información y Documentación Musical Odilio Urfé y Vicepresidente del Instituto Cubano de la Música.

Se desempeñaba actualmente como director del Museo Nacional de la Música, cargo que ocupaba desde 1997.

Al momento de su deceso era miembro del Consejo Nacional de la UNEAC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *