Creado en: septiembre 15, 2021 a las 08:24 am.

Lesbia Vent Dumois: vivir en arte(+Video)

La artista de la plástica y fundadora de la UNEAC, Lesbia Vent Dumois fue galardonada en 2019 con el Premio Nacional de su gremio.

Lesbia Vent Dumois es parte de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba desde sus inicios. Ha sido merecedora de los Premios Nacionales de Artes Plásticas y  Curaduría. Su carrera ha transcurrido de forma paralela entre la creación y la promoción de las artes plásticas. Es muy respetada y querida por su dedicación a la nuevas generaciones desde la UNEAC.  

Expone por primera vez en 1954 en Galería Habana, Arte y Cinema La Rampa con la muestra «Grabados». Formó parte de grandes muestras colectivas como la primera y segunda Bienales Interamericanas de Pintura y Grabado, que se desarrollaron en el Museo Nacional de Artes Plásticas de México, durante 1958 y 1960. En 1961 participa en la VI Bienal del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo. Durante  1963 y 1965 asiste a las dos primeras Bienales Americanas de Grabado del Museo de Arte Contemporáneo en la Universidad de Chile. Posteriormente, en 1983, expone en la Primera Bienal de La Habana, desarrollada en el Museo Nacional de Bellas Artes.

El grabado fue la expresión de las Artes Plásticas que primero desarrolló, por ende, llega a la UNEAC como miembro de la Asociación de Grabadores de Cuba. Antes del primer Congreso de la organización existía un Comité Gestor, al que perteneció.

«Yo era de Cruces, pero vivía en Santa Clara, allí conocí a Guillén en un recital de poesía y más adelante me invitaron a formar parte de los preparativos para fundar la organización. Fui de los artistas convocados a firmar el manifiesto que fue el Llamado para el Congreso, después de Palabras a los Intelectuales”.

“Fue un privilegio para mí estar incluida en la lista de los artistas que constituyeron la UNEAC. Participé en aquellos debates y recuerdo mucho a Retamar que entonces era joven y dio su opinión sobre cómo íbamos a funcionar. Finalmente quedé dentro del ejecutivo de la Asociación de Artistas de la Plástica».

Mucho tiempo después, comenzó a trabajar en la Galería de la UNEAC, gracias a la invitación de Villa Soberón. Era una etapa en la que quería dedicarse a su obra, pero dicho colega le pidió que asumiera la plaza vacante de dirección de Villa Manuela. En el Congreso de 2008, terminó al frente de la Asociación de Artes Plásticas.

Curadora en la Casa de las Américas

«Colaboré en los inicios de la Casa de las Américas para incorporar artistas y miembros de la UNEAC en sus ficheros. Llevo 40 años como curadora haciendo exposiciones allí. Usábamos todas las galerías e incluso los pasillos de la Casa para mostrar los fondos de las colecciones y diferentes exposiciones de arte popular, entre otras. La colección de esa institución es muy prestigiosa desde el punto de vista de géneros, pues posee esculturas, carteles, diseño gráfico, grabados y pinturas, gracias a la generosidad de los artistas que han donado sus obras».

En esos trabajos de curaduría la investigación era muy rigurosa. Actualmente existen otras tecnologías de la comunicación que facilitan el proceso, pero Lesbia cuenta que en aquella época había que rastrear todo el material asociado a la vida y obra de los artistas. Con esa información y gracias al estrecho vínculo con la Biblioteca de la Casa, se nutría de qué pasaba en cada país, qué artistas tenían más prestigio y reconocimiento, para convocarlos a exponer en la Galería Latinoamericana.

La artista afirma que la colección gráfica de esa institución es la representatividad de un período del arte latinoamericano, pues contiene todo lo que fue valioso en la década del 60. 

Lesbia no se parece a nadie

Miguel Barnet asevera que la crítica cataloga la obra de Lesbia como afín a la nueva figuración, no obstante, afirma que su expresionismo no se parece a nadie. La propia autora asume que su creación parte de esa convención estética cuyos afluentes europeos influyeron mucho en la nueva figuración latinoamericana, que hace de lo cotidiano un tema.

«Yo trabajo con lo cotidiano, con el mundo que me rodea. Transformo mis vivencias en arte. En la muestra que estoy preparando con motivo del Premio Nacional de Artes Plásticas, intento mostrar eso que ha sido la vida cotidiana en la impresión estética. En esa exposición retomo por donde comencé: el grabado en madera que es lo que más he practicado. También me di cuenta que en casi todos los periodos de mi obra ha estado presente el tratamiento a la mujer», confesó.

Vivir en arte

Lesbia está segura de que Palabras a los Intelectuales es un documento al que siempre hay que volver.

«La vida te va demostrando eso. Se hizo buscando unidad entre los creadores del país. La polémica que se generó allí parte también del criterio de libertad. ¿Qué es la libertad de expresión? y ¿cómo el creador la asume en el desarrollo de su obra? ¿es una libertad condicionada? ¿la condiciona el estado? ¿Es tu responsabilidad social como artista el uso o no de esa libertad? Ese principio de que en la UNEAC estuviéramos todos: lo mismo el pintor abstracto que el figurativo. Todo eso se debe a los planteamientos de Palabras a los Intelectuales, porque esta manera de vivir en arte a eso se debe. Ese discurso es el testimonio en un hecho de lo que Fidel venía planteando desde el Moncada, es la consecuencia de un pensamiento y una idea que evoluciona, es un documento que debemos mantener vivo”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.